Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Crónicas
Secciones
Publicaciones
 
Guapos de verdad
El Ángel de Chile
Violeta Parra ya tiene museo
"1986: el martirio de Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas"
Conversación
Neruda, un poeta con siete vidas
De Santiago Waria a la Ciudad ajena
"La dura costra de la costura"
Patrimonio Nacional el mural de Julio Escámez
Gabriela Mistral fundó el Liceo N° 6 de Niñas

Publicaciones : Crónicas

Versión impresora


Guapos de verdad
Virginia Vidal “

"Estás muy guapa” me dijo una amiga que no veía hace tiempo. Me quedé desconcertada, porque yo le sonreía y la estaba saludando con cariño. Pensé entre mí que no se me había pasado por la mente ofenderla o demostrarle animadversión.

Me crié en esta ciudad, en este país, en este continente donde de norte a sur los guapos fueron siempre muy severos, rudos, tercos, capaces de imponerse por su carácter firme: los padres, por ejemplo. También eran guapos los trabajadores responsables, diligentes y aperrados. Y eran guapos los niños pequeñitos que hacían un gesto de enojo o disgusto, ahombrándose. Se les podía aplicar burlonamente el calificativo a quienes se molestaban por un quítame allá estas pajas o y a los pendencieros o de mal carácter.

No deja de asombrar que de un día para otro por obra y gracia de ciertos animadores de televisión que anduvieron de paseo por España, le cambiaran el sentido a las palabras a tal punto que a esos bizarros, valientes y corajudos varones los convirtieron en guapos y en guapa a toda mujer bella, a la cual también se le podría decir hermosa, linda, preciosa, agraciada, apuesta, atractiva, buena moza y, si se está obligado a reconocerlo con reticencias admitir que no es nada de fea, es de buen ver o pega su chirlo.

La guapeza es un valor de seres ávidos de justicia al margen de la justicia. ¿Qué diría de tanto irrespeto “El guapo” de Evaristo Carriego? Ese mismo a quien

“Le cruzan el rostro, de estigmas violentos,
hondas cicatrices, y quizás le halaga llevar
imborrables adornos sangrientos:
caprichos de hembra que tuvo la daga”.

Se trata nada menos de un hombre que “desprecia el peligro sereno y bizarro”. Imposible perder su imagen:

“Y allá va pasando con aire altanero,
luciendo las prendas de su gallardía,
procaz e insolente como un mosquetero
que tiene en su guardia la chusma bravía”.

Bizarro es decir altivo, garboso, gallardo, osado, audaz, intrépido, valiente, generoso, espléndido. Ahora, los mismos animadores de matinales que tradujeron a medias algo del francés o del inglés transformaron a los bizarros héroes que nos enseñaron a admirar el coraje, en “extravagantes”, “raros”, anormales, fastidiándonos al Cid Campeador, a Sandokán, a Don Quijote de la Mancha, a todos los héroes que nos impulsaban a mejorar el mundo.

Pese a todo, ha quedado inscrito para siempre en nuestra memoria ese “Hombre de la esquina rosada”: “¿Qué iba a salir de esa basura sino nosotros, gritones pero blandos para el castigo, boca y atropellada no más? Sentí después que no, que el barrio cuanto más aporriao, más obligación de ser guapo”.

Más adelante Borges afirma: “Añadí, medio desganado de guapo:
¿Quién iba a soñar que el finao, que asegún dicen, era malo en su barrio, juera a concluir de una manera tan bruta y en un lugar tan enteramente muerto como éste, ande no pasa nada, cuando no cae alguno de ajuera para distrairnos y queda para la escupida después?”

Pedro Lemebel en su Caupolicán (o la virilidad empalada del alma araucana), fragmento de “Nefando, Crónicas de un pecado”, acierta señalando la esencia machista absoluta:
“Pero este baile del guapo a guapo, tangueando la conquista y que nos enseñaron en el colegio, escribe solamente un tratado hombruno de la historia, un espejo de machos obcecados rivalizando un territorio, peleando la administración del mapa americano”.

Nicolás Rosa en su ensayo “El paisano ensimismado o la tenebrosa sexualidad del gaucho” afirma que “La multiplicidad de las muertes está organizada no por el "crimen gaucho" literalmente defensivo y justiciero, social y político, sino por la vendetta o camorra: son crímenes producidos por la alevosía y el fanfarroneo, desestimando el carácter "heroico" de la criminalidad gauchesca anarquista y celebratoria de un valor: la guapeza”.

No olvidemos a los guapos de la Vega, del Matadero, de San Miguel, la Estación Central: guapos de verdad que no andaban guapeando. Dárselas de guapo y “aniñarse” no servía de nada si no se afrontaba el peligro y se demostraba con hechos la valentía.


Revista Punto Final N° 845. 22.01.2016.






Subir
 Referencia
Virginia Vidal “.  "Guapos de verdad."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   24 de Enero de 2016.
 <   >
© Derechos Reservados