Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Crónicas
Secciones
Publicaciones
 
Guapos de verdad
El Ángel de Chile
Violeta Parra ya tiene museo
"1986: el martirio de Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas"
Conversación
Neruda, un poeta con siete vidas
De Santiago Waria a la Ciudad ajena
"La dura costra de la costura"
Patrimonio Nacional el mural de Julio Escámez
Gabriela Mistral fundó el Liceo N° 6 de Niñas

Publicaciones : Crónicas

Versión impresora


"La dura costra de la costura"
Jorge Vega Gálvez-Rivas

 

 

 

Aquí la tenemos ahora, en el ojo de la aguja, desarmada de pinceles, después de recorrer la Matria coleccionando fragmentos abandonados, pedazos, retazos de la memoria, rescatando restos casi desaparecidos desde nuestro bello basural: Trozos del destrozo, telas, volantes, chapitas, servilletas, ropa usada, cubrecamas, muñecas sucias, platos quebrados, banderas, imágenes veladas, manteles de flores bordados.

 

¿Cómo hace Ana para rastrear en estos fragmentos aquel pequeño desgaste, ese roce antiguo, esas huellas digitales, las indelebles y mínimas marcas que dejó en ellos la vida cotidiana? ¿Cómo hace para encontrar el olor y dolor preciso en estos trozos olvidados de la vida chilena? ¿Cómo hace Ana para contar estas historias de nuestra historia sin perder el norte ni el hilo?

 

Ana Videla Lira, siempre dice que no sabe lo que hace ni como lo hace, pero cada cierto tiempo nos sorprende de nuevo, con ese descaro que tiene para transformar el mundo a mano. Tiene la talla de una chica chilena y un taller de pintura morena. Sin ni uno, ni medio, ni cuarto de costura, Ana teje, cose y tose sobre su cama. Pinta, raya y dibuja desde la sal del suelo, navegando por el mal de nuestro mar, de costra a costra. Brava, navegante temeraria, ni señora, ni señorita, ni costurera.

 

Ahora atraviesa nuestro inconsciente colectivo como quién cruza la plaza. Hace y deshace, como las bellas viejas arpilleristas de cuando el silencio de la dictadura, habla y nos dice cosas desde su casa, desde las calles de su costura. Una mujer más que escribe tremendas historias a punta de aguja, sin levantar sospecha.

 

La Videla comenta nuestros olvidos en este su nuevo libro de arpilleras, como si supiera el idioma de las manchas de vino en la mesa, o la cercana violencia de los platos rotos. Hace volar la animita del Compañero Presidente y nos invita a subir con ella al muy familiar árbol del reconocimiento.

 

Nos queda claro, Ana sabe cómo atar los cabos que van de la plena luz a la memoria oscura y de la gran belleza a la basura. 

 

Una arpillería de su arte…dejarnos con esta puntada al costado.

 

 






Subir
 Referencia
Jorge Vega Gálvez-Rivas .  ""La dura costra de la costura"."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   20 de Junio de 2015.
 <   >
© Derechos Reservados