Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Memorial
Secciones
Publicaciones
 
Margot Loyola, o el canto de la chilenidad profunda
La esquina de Lemebel que habita mi corazón
Pensamientos (en torno a Pedro Lemebel)
Luchar más allá del color de la piel
Llevaré siempre sobre mi cara la cara de mi padre
José Emilio se fue a caminar por ahí
Chavela Vargas: “No vengo a ver si puedo, sino porque puedo vengo”
Alfonso Alcalde hombre de la vida
Andrés Pérez o el asombro feliz
Libertad es abrir el cubo y encontrar la vida
Mi amiga Patricia Bravo
Feliz retorno, maestro Varas
El Tote
Condolencias por la muerte de José Miguel Varas
Raúl Ruiz maestro de visiones
Aristóteles España el poeta que no pudo escapar del hielo
El prisionero número 44.904
Adiós a Guennady Spersky
Isidora Aguirre: la misma, la otra
Isidora Rebelde

Memorial

Versión impresora


Pensamientos (en torno a Pedro Lemebel)
Lenka Moretic Vidal


Lamento la muerte de Pedro Lemebel, persona que conocí por azar en uno de los tantos oficios que desempeñé.

No sabía cómo llamarlo: ¿don? ¿señor?

He leído algunos poemas de su autoría, sin embargo, no empatizo con su escritura, empatizo con su protesta, que es otra cosa.

Valoro su lucha, tanto personal, como pública y aquí me detengo…

Los chilenos estamos mal de la cabeza, definitivamente… arribistas hasta el extremo, clasistas, racistas, sin ideología, sin ética, sin una pizca de dignidad, acomodándonos según lo que “estipule la conveniencia”, sin amor por el prójimo.

¿Cómo se atreven a llamarlo “compañero” los que apuntalan con el dedo a todos los que no conforman su “establishment”, caducos, retrógrados e ilusionistas de una demagogia sin posible utopía?

¿Cómo se atreven a hablar en su nombre? Los que rehuían de su “amaneramiento”, de su desfachatez, de su dolor… oportunistas sin nombre.

Personas que esperan su “oportunidad” para joder al que está “más abajo”, para “subir” según lo conveniente a lo llamado “éxito”.

“Personalidades” que “lideran” desde una tribuna “con guión”, cual Mahatma Gandhi, despersonalizados y manipuladores, títeres con educación “básica”, creyentes de ideologías mediocres.

“Pseudo intelectuales”, que más que intelectuales, tienen una lengua afilada y larga que bajo los estertores del alcohol o drogas “duras” largan sus consabidas palabras acomodándose al interés morboso generalizado. ¡Ay! Pobres ingenuos que atesoran su “rapidez mental” en “opinar o prejuzgar” situaciones de máxima notoriedad. Vasallos de su propia mediocridad.

Los homosexuales en este país de mierda han sido discriminados siempre y lo seguirán siendo. Si tienen “apellido” puede que en una de esas disimulen cierta pleitesía. (Para no ser grosera).

Hagan memoria… asesinados por “causas justas”, por “lascivia” por “lujuria”… ¿Recuerdan los nombres?

La educación pasa por enseñar las posibilidades de género, pero, ¡ja! No por lo que uno quiera, sino, simplemente, por lo que es.

Gays, homosexuales, transformistas, amanerados, diferentes, comunistas, terroristas, extremistas…

Falta mucho para comprender el interés de “cada cual”.

Lamento la muerte de Pedro Lemebel, pero, es repugnante el “colgarse” de una situación, sea cual fuere, llámese como se llame.
.
Es cuestión de DIGNIDAD, ¿dignidad?, chilenos todos, ¿DIGNIDAD? Busquen en el diccionario o en en algún buscador virtual, encontrarán el significado.

Es inconcebible que no AMEN su propio espacio, sus propias raíces, a sus propios hermanos.

Q. D. E. P.

Santiago, 23 de enero de 2015







Subir
 Referencia
Lenka Moretic Vidal.  "Pensamientos (en torno a Pedro Lemebel)."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   24 de Enero de 2015.
 <   >
© Derechos Reservados