Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Memorial
Secciones
Publicaciones
 
Margot Loyola, o el canto de la chilenidad profunda
La esquina de Lemebel que habita mi corazón
Pensamientos (en torno a Pedro Lemebel)
Luchar más allá del color de la piel
Llevaré siempre sobre mi cara la cara de mi padre
José Emilio se fue a caminar por ahí
Chavela Vargas: “No vengo a ver si puedo, sino porque puedo vengo”
Alfonso Alcalde hombre de la vida
Andrés Pérez o el asombro feliz
Libertad es abrir el cubo y encontrar la vida
Mi amiga Patricia Bravo
Feliz retorno, maestro Varas
El Tote
Condolencias por la muerte de José Miguel Varas
Raúl Ruiz maestro de visiones
Aristóteles España el poeta que no pudo escapar del hielo
El prisionero número 44.904
Adiós a Guennady Spersky
Isidora Aguirre: la misma, la otra
Isidora Rebelde

Memorial

Versión impresora


José Emilio se fue a caminar por ahí
Mempo Giardinelli


A los 74 años murió José Emilio Pacheco, ganador del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2004 y del Premio Cervantes 2009. Escribió las últimas palabras para la revista Proceso: “Argentino hasta la muerte, Juan Gelman por sus veinte años de vida y de trabajo aquí deja también en la poesía mexicana una huella radiante que no se borrará”, homenaje a su colega y amigo fallecido el 15 de enero en el Distrito Federal, a los 83 años, quien había ganado el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2005 y el Premio Cervantes en 2007. El 26 de enero, José Emilio se cayó, se golpeó la cabeza, después se fue a dormir y no despertó. Las vidas de estos poetas seguirán enriqueciendo las nuestras, Leerlos es el mejor homenaje que podemos rendirles.

Mempo Giardinelli nos ofrece un vital evocación de José Emilio Pacheco:


Ha muerto el poeta mexicano José Emilio Pacheco. Como acaba de escribir mi amigo Catire Hernández D’Jesús, también poeta y venezolano: “Salió ayer domingo 26 de enero a buscarnos por esas calles silenciosas y oscuras y luminosas”.

Fue un gran poeta y basta leer sus poemarios más poderosos, entre ellos "No me preguntes cómo pasa el tiempo" (1970), "Islas a la deriva" (1976), "Los trabajos del mar" (1984), "El silencio de la luna" (1996) y "La arena errante" (1999). "La edad de las tinieblas", de 2008, fue uno de sus últimos trabajos. También escribió cuentos y un par de novelas, entre ellas una joya breve: "Las batallas en el desierto", de 1981, para mí una de las mejores narraciones latinoamericanas del llamado rito de pasaje.

Miembro de una enorme generación de literatos mexicanos (contemporáneo de Carlos Monsiváis, Sergio Pitol, Elena Poniatowska, Eduardo Lizalde y Vicente Leñero, entre otros), Pacheco fue un poeta siempre preocupado por la síntesis y la precisión, y con una mirada fija en la ironía, la significación y el sentido ético de la vida. En la suya personal fueron, de hecho, sus características, y eso era parte de su encanto. Su permanente distracción, fuera pose o naturaleza, formaba parte de personalidad, así como su buen humor y sus puntadas y chascarrillos siempre oportunos.

En la única foto en la que estamos juntos, en Sevilla y hace ya muchos años, estamos orinando una pared con otros colegas. De aquella experiencia me nació la idea de escribir un minirrelato que publiqué en 2008, en mi libro Soñario, y con este título: “El pretencioso Bonfanti, el Rey y orinar en Sevilla”. Helo aquí:

En el sueño platico con José Emilio Pacheco en Sevilla, mientras orinamos suavemente contra una pared de la judería, en el Barrio de San Bartolomé. Con nosotros están dos poetas: Fernando Operé y otro de cuyo nombre no quiero acordarme y aquí llamaré Bonfanti. Es una madrugada caliente, hemos bebido como esponjas y no hay polis a la vista. Los cuatro alardeamos de las dudosas punterías de nuestros pises hasta que Bonfanti suelta que la primera vez que viajó a España, cuando el peso argentino nos permitía turismo barato, en Madrid se alojó una noche en el Hotel Ritz y después de la cena se encontró en el baño nada menos que con el rey Juan Carlos. Con el estúpido orgullo de los ignorantes, cuenta que orinaron democráticamente uno al lado del otro, y que al terminar de sacudirse, a la par, no tuvo mejor idea que saludar a Su Majestad en nombre del pueblo argentino mientras se subía el cierre de la bragueta. Por supuesto no le creemos ni una palabra, y la discusión que sigue es perfectamente olvidable.
Estoy de acuerdo en que éste es un sueño inútil, si no fuera porque una noche de 1998 los mismos cuatro sí orinamos una pared en Sevilla, bajo un cartel pintado que rezaba: “Por favor no orinen aquí”. Por eso mismo lo hicimos, como cuatro viejos muchachos traviesos y al amparo de estos versos de Pacheco:

Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.
Toda la noche estaba en esa humedad sombría
que de repente
iluminó la luna.

Ahora que ando advirtiendo que he entrado en la edad de escribir obituarios, al menos hasta que alguien escriba uno mío, sugiero fuertemente a los lectores que, si no han leído a Pacheco, no se lo pierdan. Vayan a leerlo y verán. Gugléenlo y descubrirán sus poemas, fáciles de encontrar en la web. Y piensen que el poeta, segundo Premio Cervantes que se nos muere en dos semanas, ha de andar por ahí, caminando y feliz de ser leído. Que es todo lo que quiere un poeta.

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-238668-2014-01-29.html






Subir
 Referencia
Mempo Giardinelli.  "José Emilio se fue a caminar por ahí."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.    2 de Febrero de 2014.
 <   >
© Derechos Reservados