Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Memorial
Secciones
Publicaciones
 
Margot Loyola, o el canto de la chilenidad profunda
La esquina de Lemebel que habita mi corazón
Pensamientos (en torno a Pedro Lemebel)
Luchar más allá del color de la piel
Llevaré siempre sobre mi cara la cara de mi padre
José Emilio se fue a caminar por ahí
Chavela Vargas: “No vengo a ver si puedo, sino porque puedo vengo”
Alfonso Alcalde hombre de la vida
Andrés Pérez o el asombro feliz
Libertad es abrir el cubo y encontrar la vida
Mi amiga Patricia Bravo
Feliz retorno, maestro Varas
El Tote
Condolencias por la muerte de José Miguel Varas
Raúl Ruiz maestro de visiones
Aristóteles España el poeta que no pudo escapar del hielo
El prisionero número 44.904
Adiós a Guennady Spersky
Isidora Aguirre: la misma, la otra
Isidora Rebelde

Memorial

Versión impresora


Libertad es abrir el cubo y encontrar la vida
Virginia Vidal

 

  

El pintor surrealista Roberto Matta en Abrir el cubo y encontrar la vida prosigue la gran aventura que impulsó todo su trayecto existencial: demostrar lo inseparable del trío hombre-sociedad- cosmos.

 

Esta obra, propiedad del Museo Nacional de Bellas Artes, pintada en 1969, óleo en lienzo, de 300 cm. por 375 cm., es una invitación a romper el encierro entre cuatro paredes —la vida limitada por un volumen cerrado, que puede ser techo, suelo y muros de un cuarto—, para salir al mundo, sentir y ser parte de lo cósmico. Tal integración es libertad y alegría gozosa, representada en un dinámico hacer con la ingravidez y la transparencia.

 

En la planta del cubo abierto donde la inteligencia está en acción, se organizan los elementos substanciales. Un magma fuliginoso inferior sugiere un paisaje caótico, ruinas de una catástrofe. Lo sombrío de los ángulos superiores, se atenúa y disipa por la luminosidad dorada que emana de los ángulos superiores izquierdo y derecho del cubo desplegado. En el extremo superior izquierdo, emergen tres nítidas plataformas con formas de amplios conos invertidos como palacios de Brasilia, casi ingrávidos; en el más alejado se aprecia difusamente, emergiendo de las sombras, un edificio clásico de perfectas proporciones. Dentro del cubo abierto, además de los artefactos mecánicos, se advierten placas trasparentes, ángulos metálicos, quillas y otros elementos que crean una dinámica atmósfera de gran actividad. De este remolino de formas blandas y duras, naturales y artificiales, que se abre paso a través de la oscuridad, fluye la vida.

 

Un esferoide giratorio suspendido en el espacio sideral se instala en la proporción áurea, contiene muchos ojos. Se impone la mirada total pretendida por el artista que se llamó a sí mismo el Gran Veedor. Esta suerte de cápsula estructurada en una espiral dialéctica contiene aparatos destinados a proseguir el viaje sideral. Pero también semeja una cabeza, pudiera ser la de de un ser humano superior con gran visión, autonomía y capacidades, liberado de un cuerpo que lo estorbaría en su vuelo.

 

Es enorme la importancia del color. El azul cian y sus tonalidades iluminan el cubo abierto confiriéndole profundidad, serenidad atmósfera respirable y luminosidad. Fulgores amarillos anaranjados logran un esplendor de llamas donde se agitan elementos rojizos. El sepia ilumina objetos como el meccano y grúa que adquieren tenues tonos ferrosos.

 

Dentro del cerúleo cubo, a más de los artefactos mecánicos, se advierten placas trasparentes, ángulos metálicos, quillas y otros elementos que crean una dinámica atmósfera de gran actividad.

 

Matta busca representar el cosmos en todas sus posibles dimensiones, inseparable de los seres humanos, abarcando ese espacio con un ojo total. Con profunda concepción científica y poética percibe la energía del hombre inherente a la del cosmos. Sus signos y símbolos representan luz, movimiento, transparencia, proyección del pensamiento.

La humanidad se impone no por meras siluetas de seres sino por complejos y diversos mecanismos y dispositivos, fruto de la mano y el cerebro pensante del homo faber.

 

Es claro el significado el título de la obra, por cuanto Matta trabajó la palabra con imaginación y humor, a más del lenguaje visual, tratándola como materia plástica y poética. Encontrar la vida reconociéndose a sí mismo y reconociendo a los otros para alcanzar la libertad.

 

 






Subir
 Referencia
Virginia Vidal.  "Libertad es abrir el cubo y encontrar la vida."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   10 de Noviembre de 2011.
 <   >
© Derechos Reservados