Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Memorial
Secciones
Publicaciones
 
Margot Loyola, o el canto de la chilenidad profunda
La esquina de Lemebel que habita mi corazón
Pensamientos (en torno a Pedro Lemebel)
Luchar más allá del color de la piel
Llevaré siempre sobre mi cara la cara de mi padre
José Emilio se fue a caminar por ahí
Chavela Vargas: “No vengo a ver si puedo, sino porque puedo vengo”
Alfonso Alcalde hombre de la vida
Andrés Pérez o el asombro feliz
Libertad es abrir el cubo y encontrar la vida
Mi amiga Patricia Bravo
Feliz retorno, maestro Varas
El Tote
Condolencias por la muerte de José Miguel Varas
Raúl Ruiz maestro de visiones
Aristóteles España el poeta que no pudo escapar del hielo
El prisionero número 44.904
Adiós a Guennady Spersky
Isidora Aguirre: la misma, la otra
Isidora Rebelde

Memorial

Versión impresora


Adiós a Guennady Spersky
José Miguel Varas

 

 

Desde Santiago de Chile para la Voz de Rusia informa JMV.

 

Inesperada y dolorosa, la noticia que nos llega desde Moscú: ha muerto el periodista Guennadi Spersky. A estas horas lo recordamos y lamentamos su partida todos los periodistas y locutores chilenos que tuvimos la oportunidad y la suerte de trabajar junto a él en los programas de Radio Moscú dirigidos a Chile.

 

Guennadi pasó una temporada en Chile en los tiempos de la frustrada revolución chilena de la Unidad Popular, con el Presidente Salvador Allende. Desde entonces se enamoró profundamente de nuestra Patria, se identificó con las grandes causas y tradiciones del movimiento obrero chileno, con la historia y la acción del Partido Comunista de Chile. Hombre de cultura, fue también un conocedor y un admirador de la literatura chilena, lector apasionado de Pablo Neruda y otros escritores de nuestro país. Tuvo relaciones de estrecha amistad con Luis Corvalán, Orlando Millas, Julieta Campusano, Volodia Teitelboim y otros dirigentes.

 

Vivió el golpe militar de 1973 como una tragedia personal. Y luchó junto al pueblo chileno como periodista de trinchera.  Participó en las transmisiones del programa “Escucha Chile”, desde el primero hasta el último día. Desde el 11 de septiembre de 1973 hasta el 10 de marzo de 1990 como responsable, junto al equipo de periodistas, locutores y políticos chilenos de aquellos programas, que llevaron información y aliento a miles de chilenas y chilenos. Cada noche en torno a los receptores de onda corta que traían aquellas voces de “Escucha Chile” y “Radio Magallanes”, nuestros compatriotas recibían aquel mensaje cotidiano de solidaridad y esperanza, para muchos la única luz en medio de la dictadura militar. Las emisiones de Moscú eran escuchadas en todas las regiones de Chile y en más de 70 países del mundo en los que estaba repartido el exilio chileno. Eran escuchadas en las prisiones de la dictadura, en los barrios de las ciudades, en los barcos, en cada casa. Fueron factor de unidad entre los diversos partidos políticos del país, contribuyeron a unir a las fuerzas democráticas para enfrentar a la tiranía de Augusto Pinochet.

 

Han sido una de las más bellas expresiones de la solidaridad internacional del pueblo ruso y de todos los pueblos de la Unión Soviética en el siglo XX. Y en ese esfuerzo tuvo un papel eminente el gran periodista soviético que acaba de dejarnos.

 

Estuvimos año tras año a su lado. Serio, concentrado, tímido en la expresión de los sentimientos, siempre fraternal y cálido preocupado de nuestra salud y de la de nuestros niños y niñas, hijos trasplantados al clima frío de Moscú. Siempre el primero en llegar, devoto del trabajo, siempre al día de lo que pasaba a 15 mil kilómetros de distancia en esta delgada faja de tierra entre la cordillera y el océano, que se llama Chile y que llegó a ser tan entrañable para él.

 

Todos estos años hemos recordado a Guennadi Sperski, con sus bigotes de guerrillero, su energía permanente y su flacura y su mirada penetrante. Recordamos su emoción en su última visita a Chile en 1989, cuando la dictadura legaba a su fin y parecí que se materializaban todas las esperanzas forjadas a lo largo de la lucha en la que él también participó. Lo hemos recordado,  lo recordamos y seguiremos recordándolo siempre.

 

Desde Santiago de Chile les habló JMV.






Subir
 Referencia
José Miguel Varas.  "Adiós a Guennady Spersky."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   25 de Mayo de 2011.
 <   >
© Derechos Reservados