Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Ensayos
Secciones
Publicaciones
 
Novela de la mujer obrera
Manuela Sáenz, Generala de América
Sombras sobre Isla Negra, La misteriosa muerte de Pablo Neruda, de Mario Amorós
Escritoras rebeldes y olvidadas
Habitar la pampa en la palabra. La creación poética del salitre
Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en Chile *
Santiago, la contraciudad (1)
Las personas y los árboles
White, el músico cubano autor de “Zamacueca”
Memoria desterrada y reescritura en Oscura palabra, de Oliver Welden

Publicaciones : Ensayos

Versión impresora


El Libro de la Mitología de Chiloé
Renato Cárdenas Álvarez

EL LIBRO

DE LA

MITOLOGÍA

historias, leyendas y creencias mágicas

obtenidas de la tradición oral.

 

Textos, notas y recopilación

de

RENATO CÁRDENAS ALVAREZ

 

1997

 

Esta segunda edición de

El libro de la Mitología

 ha sido preparada

 en Ia Isla Grande de Chiloé

durante 1977

y publicada en Punta Arenas

por editoril ATELÍ y Cía. Ltda.,

Vicente Reyes Nº 1290. Fono 225164.

§

La reproducción de este material,

por medios mecánicos o electrónicos,

está penada por la ley.

Sólo se autoriza el uso de estos textos

como referencias

en trabajos académicos.

También puede ser multiplicado

con fines educativos y de divulgación,

siempre y cuando cuenten

con la expresa licencia del autor.

 

EL MITO: UNA VISIÓN DE MUNDO.

 

Los habitantes de este pequeño planeta chilote han ido configurando una realidad que emerge de sus particulares experiencias como individuos y culturas muy diversas.  Por enclaves históricos los europeos y los naturales de estas tierras debieron habitar un espacio geográfico común y compartir los recursos que este medio les prodigaba.

            La vida se ordenó a partir de las perspectivas de mundo y los proyectos de sociedad del con­quistador, pero incorporando también parte im­portante de la cosmovisión mapuche-veliche del sector. En algunos casos hay sincretismos de ambas culturas; en otros, es la voz española la que pre­domina, como en el lenguaje, la música y la reli­gión.

            La magia y el mito nos llevan a la intimidad del mundo mapuche-veliche. Empero, esta realidad no es sólo india. El europeo colonial y la sociedad chilota naciente de estos encuentros y desencuen­tros se introdujeron a estas estructuras de pen­samiento. En algunos casos las incorporaron como propias y cuando esto no ocurre las influyen pro­fundamente con sus creencias religiosas, mágicas y míticas acarreadas desde Europa.

            La raíz fundamental del mito chilote es ma-puche, pero fuertemente determinado por la ideología del cristianismo y las culturas occidenta­les.

            La mentalidad de la gente de este archipié­lago es compleja. En ciertas circunstancias el chi­lote es fríamente racionalista y práctico. En otras, sus decisiones son emotivas o determinadas por los consejos de su tradición, donde lo religioso, mágico y mítico ocupan roles determinantes. En su refle­xión cotidiana y en su acción está utilizando las diversas dimensiones  de su realidad.

 

VIGENCIA DEL MITO

En las comunidades rurales, donde vive la mayoría de la población, la gente sigue hablando y creyendo, en alguna medida, en la fauna mítica y en sus historias. Los mitos chilotes acarrean miedo. Los relatos o casos  de brujos son los más frecuentes de escuchar.

            Los personajes de este mundo son extraor­dinarios o poderosos  para la gente, pero no son sobrenaturales. Por eso los pueden enfrentar. Con el mismo temor y osadía encaran a su Santo Patrono local cuando no les ha cumplido su manda, o per­siguen con un tizón al Coo que llegó a aposentarse en su arboleda y que nada bueno trae con sus gutu­rales cantos nocturnos. Son controlables, anulados en su acción e incluso vencidos.

            Los mitos y creencias no son lo mismo para el chilote y para un afuerino. El visitante valora como fabulación y fantasía los ingenuos relatos que escucha de los chilotes. Para el isleño son cosas sucedidas, en algún rincón del tiempo o en cir­cunstancias no muy lejanas. Pertenecen y deter-minan sus vidas.

            Introducirse hoy al mito es vagar por terrenos confusos, desvinculados, muchas veces in-coherentes, al no estar presente la matriz que los contenía originalmente. Hoy podemos observar el mito como ar­queólogos o argonautas, en un cosmos donde éste aparece desintegrado, erosionado y adherido fragmentariamente a una realidad, dentro de otras culturas y otros tiempos.

            Cuando uno recorre las distintas versiones del mito, advierte que en los tiempos primordiales debió existir una narración más elaborada. La gente re­cuerda fragmentariamente el mundo inicial, como una versión de segunda mano. Sin duda que ese prototipo -si existió- es irrecuperable y se refirió a otra naturaleza y a otra sociedad.             

Aunque el mito externamente aparece difuso y  erosionado, en lo más profundo de la población se ovilla y reaparece en la cotidianidad como una categoría importante en la cosmovisión chilota.

Así y todo el mito chilote es una suerte de epífito que como el vegetal sin raíz, se adhiere a una cultura y sociedad contemporánea tratando de sobrevivir, pero guardando su autonomía.

Hace dos décadas, una encuesta elaborada por la carrera de Educación Básica de la Universidad Austral les hace concluir que: "Los mitos, le-yendas y supersticiones propios del ambiente de Chiloé dis­torsionan en una medida interesante       -39%- la interpretación científica de la realidad natural que persigue sistemáticamente la escuela básica."

El pretendido desarrollo de una sociedad y una cultura sobre la base hegemónica de la ciencia y la razón, no sólo arremete desde la educación desautorizando o invalidando otras aproximaciones a la realidad. Esta actitud defensiva se advierte desde todas las instituciones, en una reacción sistémica.

            El mito y los componentes tradicionales de las culturas sólo son admitidos como un paisaje local al cual el mercado del turismo puede sacarle algún provecho.

            La sociedad mercantil que se ha establecido en el archipiélago tiende a asimilar esta dimensión de nuestra realidad tradicional como mercancía. Comenzó a aparecer una variada ima­ginería, espe-cialmente de dibujos poco afortunados, y diversos otros souvenires muchos de los cuales representan aberraciones, tales como brujas volando en escobas o pincoyas que son sirenas. Se van ge­nerando así imágenes de los mitos que, en este caso, pasan a ser arquetipos o modelos que tienden a imponerse.

            Tradicionalmente el mito mapuche-veliche no tuvo representación ni gráfica ni escultural. La transmisión siempre fue oral, lo que daba lugar a la conformación de un modelo muy general, que se iba renovando permanentemente en cada individuo de la cultura quien incorporaba a la versión sus parti­culares formas de ver.

 

ESPACIO FÍSICOS DEL MITO

El mito, la leyenda y los casos no han surgido como justificaciones o explicaciones científicas o instan-cias de moralización. Por el contrario, el mito es lo que su historia cuenta; y ese relato no es ni fábula ni tampoco simboliza realidades. El mito no media-tiza. El mito es la realidad primordial, es la crea-ción. Por eso decimos que la Pincoya no simboliza la fertilidad de mares y playas; ella es en si misma la fertilidad de ese hábitat marino.

            "El Archipiélago es, durante siglos, el libro básico que enseña al indígena a deletrear la realidad del mundo circundante y de la vida en sociedad". Así lo concibe el profesor Jaime Blume [Cultura Mítica de Chiloé, Dpto. de Estética de la U. Católica de Chile, Santiago, 1985], Y continúa su observación: "Por ser anterior al hombre, la naturaleza aparece como algo ya hecho, inmovible y divino, y su estructura como paradigma del modo-de-ser-en-el-mundo. La naturaleza es, al mismo tiempo, cifra de conoci-mientos por adquirir y mo­delo de comportamientos sociales. Todo está en la naturaleza y sólo lo que está en la naturaleza es. De ahí que no exista la posiblidad de escaparse de ella, por cuanto vida, familia, clan, ritos, trabajos, me­morias, proyectos, misterios y revelaciones no son sino lecturas distintas que el huilliche hace de ese libro sagrado que es la naturaleza. /.../Noche y día, invierno y verano, sol y lluvia, creciente y men­guante, baja mar y pleamar marcan el ritmo binario de la naturaleza y proclaman el orden polar al cual el hombre debe ajustarse [Jensen. Mito y Culto...,F:C:E:, México, 1975 ]. De acuerdo a ello y a través de pruebas y enmiendas el huilliche diseña un modo de vida que reproduce, en términos de convivencia y estructura social, lo que la naturaleza le muestra como mode­lo."

            Estos espacios constituyen la geografía con­quistada y domeñada por el isleño, los mapas mentales que lo ubican en el cosmos y que deter­minan su economía cotidiana y  su acción. En estos ambientes y climas logra su experiencia, diseña sus utopías, integrándolas a las dinámicas exigidas por esta naturaleza. Y el profesor Blume resume:  "Codifica un rito social y religioso, estructurado sobre bases análogas, y articula un corpus de narraciones míticas que cuentan, en símbolo e imagen,  la na­turaleza y la historia del hombre que la vive."

            Una sistematización del mito para su cono­cimiento y estudio nos lleva necesariamente a crear perfiles, a estereotiparlo, a generar una imagen de ellos. Empero, el mito en la vida real se expresa en boca de la gente, a través del caso. Es un género oral que re­lata un hecho ocurrido al narrador o a alguien identificable y cuyo motivo principal tiene trazas de ser extraordinario, explicable sólo a través de una realidad mágica o mítica. Este relato mítico, en cambio, es dinámico, cargado de versiones e inserto en la vida diaria de una comunidad y de la cual es testimonio.      

            Buscando conectar el mito con su entorno llegamos a la elaboración de este diccionario. Es una tentativa que esperamos sea de ayuda para avanzar hacia una mayor comprensión ética y estética de esta visión de realidad. Llegaremos a esa dimensión más profunda cuando asociemos a nuestra razón, los afectos, las emociones, los instintos y todos los sentidos que por alguna razón el ser humano mo­derno no quiere desbocar.

 

 

 

Abreviaturas Empleadas En Este Libro


arch.: archipiélago.

bot.: botánica

c.: como

cd.: complemento directo.

ch.: voz de origen chono.

com.: comuna, común.

Dpto.: departamento.

der.:derivado de.

despect.: despectivo

e.: voz de origen español,

edit.: editorial o editado por.

Etim.: etimología.

f.: sustantivo femenino.

fig.: figurado.

hist.: histórico.

i.: isla.

impr.: imprenta.

interj.: interjección.

m.: sustantivo masculino / metro / voz de origen mapuche, cuando va asociado a la etimología.

N.: norte.

O.: oeste.

 

Obs.: observaciones.

onomat.: onomatopeya.

p.: página.

p.ej.: por ejemplo.

pl.: plural.

pp.: páginas.

publ.: publicación.

reg.: regido por.

Rev.: revista.

S.: sur.

sing.: singular.

Stgo.: Santiago de Chile.

s.v.: el concepto se encuentra bajo la voz respectiva.

t.: tomo.

top.: topónimo, nombre de un lugar.

U.: universidad.

/Ú.t.c.../: úsese también como...

v.: verbo.

V.: véase.

Var.: variantes fonéticas o gráficas del concepto.

vol.: volumen.

zool.: zoología.


OTRAS SIMBOLOGÍAS GRÁFICAS

La letra cursiva  señala que esa palabra está tratada con mayor extensión en el libro. O bien ha sido usada para destacar una cita textual.

*: El uso de la voz traspasa los límites regionales.

Ü: Vocal de pronunciación altamente gutural.

Ë: Vocal sorda, casi muda indicando su presencia mínima entre consonantes.

TR: Grupo consonántico con influencia fonética del mapudungun lo que determina que sea asibilado. Se advierte la sustitución del grupo TR por el CH en voces como: Trauco/Chauco; Trapalele/Chapalele; Tropóm/Chopóm; Treputo/Chepulo; Tritrío/Chichío; Tragua/Chagua; Trel/Chel. Otros autores lo grafican como thr, chr, th y trr.

NG: fonema de articulación velar‑oclusiva‑sonora‑nasal. Suena como la ‑N‑ de gaNga, blaNco o loNja. Los hablantes castizos la han transformado en Ñ o simplemente N.

 

DICCIONARIO DE LA MITOLOGÍA

 

AIRE: vaho que lanza la Fiura y algún otro ente mítico para perjudicar a sus víctimas o, mejor dicho, para apoderarse de sus voluntades. Esta enfermedad puede ser contrarrestada sólo por un machi o curioso.

AIRE DE FIURA:fr.m. Aliento hediondo que despide la Fiura para torcer a los intrusos que se atreven a observarla, o para atrapar a sus víctimas.

            Véase: tomar los alientos.Error! Bookmark not defined.

AIRE DE TRAUCO:fr. m. El mismo Aire de Fiura, provocado por el Trauco.

ACHACHAO:m. Basilisco.

            Var.: atratrao.

ACHAGUANTI:m.Chao‑Dios. Chacha Dios. El Dios de los hui­lliche.

       Etim.:m. CHAU `Padre' + ANT, ANTÜ, ANTI `sol'.

TOMAR LOS ALIENTOS:fr.v. Tirar el vaho. Apoderarse de la voluntad de las personas, [más propiamente la Fiura y el Trauco], lanzando un vaho mágico o tomando el resuello de quien encuentra frente a frente.

AM:m. Espíritu del recién fallecido que siempre ha estado con él y que se mantiene durante un tiempo próximo a lugares y personas que frecuentaba en vida. Correspon-de, en algún grado, al'alma en pena'. En la cultura mapuche el Am deriva en pulli, si no es cap­turado por los calcus o brujos.

              Véase:alhue.

ÁMBAR:m. Compuesto para arreglar los corrales de pesca que se preparaba con apio silvestre, malva olor, chau-mán, agua florida [agua de colonia], queso y laurel. Este pre­parado se depositaba en el cercado cuando se hacía el treputo.

ANGUL: instrumento construído del mismo material (piello) con que se fabrican piedras de rallar. Al golpear intencionadamente este aparato se producen truenos y fuertes nortazos; cuando se le pone al fuego, llueve en abundancia. También usan ciertos hoyos que se forman en terrenos de esta conformación. [Cavada, Chiloé..., p.119],

LAS ÁNIMAS:f.pl. Día de los difuntos (2 de nov.).

¡ARREALHUÉ!:interj. Locución con que se arrean los ani­males. //2 Orden dada por el brujo a su macuñ, para echarse a volar.               

            Etim.:e. ¡ARRE! `voz que se emplea para estimular a las bestias', en hi­brida­ción con el m. ALHUÉ o más propiamente HUICHAL-ALHUÉ `el muerto, el ánima que ha sido enganchada por brujos para hacer daño a las personas'.

ARTE:m. Ciencia de los brujos.

ARTILLERO:m.Flechero. Brujo encargado de ejecutar las sentencias dictadas por la Mayoría.

ARTISTA:m. Quien ejerce la brujería o tiene el control de ese mundo.

ASAMBLEA DE LOS BRUJOS:. De acuerdo al Proceso a los Brujos de 1880, se puede concluir que la secta estaba conformada por un poder ejecutivo a cargo de un Rey , máxima autoridad de la Recta Provincia. Su equipo legislativo y consultor lo conformaba la asamblea, concejo o tribunal de los brujos. Esta instancia estaba representada por el Secretario de la Recta Provincia; el Visitador General o inspector de los diversos distritos (en 1880 son 18 estas parcialidades); el Comandante de la Recta Provincia, el Comandante de la Tierra y el Juez Componedor. [Marino, Proceso a los Brujos... 40-42 pp.],

AUCIÓN:m. Aume.

            Var.:abusión.

            Etim.:posible cruce semántico entre el e. ABUSION (DRAE,4a.acep.) + el m. AUME .

Hechos extraordinarios, generalmente acompaña-dos de ruidos y también de voces agudas. Las auciones pueden ser ocasionadas por mágicos, por ánimas en pena o por los guardianes de los entierros de oro o plata.  Cuando las auciones son muy frecuentes en una casa, los moradores se ven obligados a abandonarla. (Álvarez. Vocablos..., s.v.)

 

BALSEO DE LAS ÁNIMAS:fr.m.s. Se cuenta en el sector de Cucao que, una vez muerta la persona, el alma busca pasar al otro lado del océano. Para ello debe llamar a Tempilcahue  quien lo trasladará a su sitio definitivo.

           

            [Se relata también una conseja, relativa a un fo­rastero que trató de engañar al balsero, llamándolo en vida. Como Tempilcahue tiene muy buena memoria cada vez que escucha ese llamado no acude, a pesar de que el burlón ya está mu­erto y pena por los acanti­lados de Pirulil, desesperado al no poder pasar a su sitio de­finiti­vo].

BASILISCO:m. Gallo culebrón, atratrao. Culebrón, con cresta de gallo, originado de un huevo pequeñísimo puesto por una gallina vieja o un gallo colorado. Es temido porque se aposenta bajo las casas y desde allí sale, mientras duermen sus moradores,  a extraerle la flema ‑y con ello el aliento, la energía‑ hasta causarles la muerte. //2 fig. Insulto familiar equivalente a ¡condenado!, ¡diablillo! y también ¡Fiura !

            Var.:fasilisco.

            Ver: chauchao.

La creencia deriva del mundo europeo, donde se le conoce como un ser fabuloso que mataba con la sola mirada, característica que todavía conservan algunas versiones chilotas.

            Sin embargo, aquí generalmente se le conoce como un culebrón con cresta de gallo, originado de un huevo puesto por una gallina vieja o un gallo colorado.

            Por eso al encontrarse con esos huevos pequeños la gente siente pánico y los pone al fuego de inmediato. Dicen que de allí sale un gusanillo colorado que se aposenta bajo la casa y perma­nece hasta volverse balilisco,  antes de un año.

            En ese estado ingresa a los dormitorios por las noches emitiendo un monótono canto, parecido al del gallo, y comienza a comerles la flema a las personas y con ello el alien-to, la energía. La víctima enflaquece, tose, "se va ponendo maganta... se va secando" y, finalmente muere, si no se toman medidas para echar al culebrón.

 

     “El basilisco chilote, tanto por su nombre como por su morfología mixta entre gallo y reptil, en tal versión, es de indubitable ascendencia europea, la cual se mezcló al bestiario araucano al producirse un sincretisino con el colo- colo y el piguchén en el mestizaje de los mitos y culturas entre conquitadores y conquistados.

También, como en el basilisco del Vieio Mundo, nace el de Chiloé de un huevo pequeño y sin yema, proveniente de gallina vieja o cansada ponedora, que al ponerlo canta como gallo, el cual la gente sencilla e ignorante achaca a un gallo.  Este huevo es llamado "huevo de picaflor" o "huevo de piuchén", es decir, del mítico culebrón alado que, según Lenz, silba y da la muerte a quien lo mira /.../  Cuando ha sido un gallo el que ha puesto el huevo la gallina más vieja del corral se pone a cantar como gallo.  Se recomienda entonces matar en el acto al ave "aucionera", como también al gallo /.../.

Por desgracia, no hay manera de combatir al basilisco, ya que ni los brujos mas experimentados pueden destruir este flajelo: la manera tradicional de liberarse es incendiando la casa.  Existe una receta que aplican solamente algunos brujos muy expertos para desalojarlo: "Se colocan dos varillas de mechay /.../ en forma de cruz en las cuatro esquinas de la casa, A continuación se riega el piso con agua bendita hirviente".

La receta anterior se aplica cuando hay algún enfermo de "tos seca" en la vivienda y se presume que su mal es causado por la presencia de un basilisco. De tal modo, puede escu-charse el silbido del engendro y lograr desalojarlo. Empero, esta "machina" no mejora al paciente, pero se tiene así la certeza de que el día en que fallezca también morirá el basilisco, salvándose el resto de la familia de tan peligroso enemigo.

El basilisco no solamente seca a los moradores de una vivienda.  Por ej., cuando hay una madre que amamanta a una criatura la sorprende cuando duerme y le succiona la leche del seno, mientras entretiene al infante dándole a chupar su cola. En la región central de Chile existe igual creencia respecto a la culebra común. Quién mire al basilisco, muere, pero el bicho fallece si es visto primero.  En el caso de que el basilisco divise una parte del cuerpo la persona quedará con dicha región paralizada para el resto de su vida.

El monje alemán Teófilo en su tratado Schedula Diversarum Artium aconseja utilizar polvos de basilisco para fabricar "oro hispánico",en una mezcla con cobre rojo, vinagre y sangre de hombre pelirrojo: "En una cueva de piedra apenas iluminada, se encierran gallos viejos y se les deja una cantidad abundante de alimentos. Se aparean y ponen huevos, que se hacen incubar por sapos: de estos huevos nacen basiliscos bajo forma de pollos con cola de dragón.Al cabo de seis meses se queman los pollos y se trituran sus cenizas con un tercio de sangre de hombre pelirrojo, en un recipiente muy limpio. Se extiende esta mixtura sobre las dos caras de una delgada placa de cobre que, después de haber sido puesta al rojo blanco, se templa de nuevo en la mezcla, durante bastante tiempo para que esta penetre bien el cobre, el cual adquiere el peso y el color del oro. Este oro es empleado para toda clase de usos". (Isidoro El basilisco chilote, tanto por su nombre como por su morfología mixta entre gallo y reptil, en tal versión, es de indubitable ascendencia europea, la cual se mezcló al bestiario araucano al producirse un sincretisino con el colo - colo y el piguchén en el mestizaje de los mitos y culturas entre conquitadores y conquistados.

 

También, como en el basilisco del Vieio Mundo, nace el de Chiloé de un huevo pequeño y sin yema, proveniente de gallina vieja o cansada ponedora, que al ponerlo canta como gallo, el cual la gente sencilla e ignorante achaca a un gallo.  Este huevo es llamado "huevo de picaflor" o "huevo de piuchén" es decir del mítico culebrón alado que, según Lenz, silba y da la muerte a quien lo mira /.../  Cuando ha sido un gallo el que ha puesto el huevo la gallina más vieja del corral se pone a cantar como gallo.  Se recomienda entonces matar en el acto al ave "aucionera", como también al gallo /.../.

Por desgracia, no hay manera de combatir al basilisco, ya que ni los brujos mas experimentados pueden destruir este flajelo: la manera tradicional de liberarse es incendiando la casa.  Existe una receta que aplican solamente algunos brujos muy expertos para desalojarlo: "Se colocan dos varillas de mechay /.../ en forma de cruz en las cuatro esquinas de la casa, A continuación se riega el piso con agua bendita hirviente".

La receta anterior se aplica cuando hay algún enfermo de "tos seca" en la vivienda y se presume que su mal es causado por la presencia de un basilisco.  De tal modo, puede escucharse el silbido del engendro y lograr desalojarlo.  Empero, esta "machina" no mejora al paciente, pero se tiene así la certeza de que el día en que fallezca también morirá el basilisco, salvándose el resto de la familia de tan peligroso enemigo.

El basilisco no solamente seca a los moradores de una vivienda.  Por ej., cuando hay una madre que amamanta a una criatura la sorprende cuando duerme y le succiona la leche del seno, mientras entretiene al infante dándole a chupar su cola. En la región central de Chile existe igual creencia respecto a la culebra común.  Quién mire al basilisco, muere, pero el bicho fallece si es visto primero.  En el caso de que el basilisco divise una parte del cuerpo la persona quedará con dicha región paralizada para el resto de su vida.

El monje alemán Teófilo en su tratado Schedula Diversa-rum Artiumaconseja utilizar polvos de basilisco para fabricar "oro hispánico",en una mezcla con cobre rojo, vinagre sangre de hombre pelirrojo: "En una cueva de piedra apenas ilumina-da, se encierran gallos viejos y se les deja una cantidad abundante de alimentos.  Se aparean y ponen huevos, que se hacen incubar por sapos: de estos huevos nacen basiliscos bajo forma de pollos con cola de dragón. Al cabo de seis meses se queman los pollos y se trituran sus cenizas con un tercio de sangre de hombre pelirrojo, en un recipiente muy limpio.  Se extiende esta mixtura sobre las dos caras de una delgada placa de cobre que, después de haber sido puesta al rojo blanco, se templa de nuevo en la mezcla, durante bastante tiempo para que esta penetre bien el cobre, el cual adquiere el peso y el color del oro.  Este oro es empleado para toda clase de usos". (Isidoro Vázquez. Imitación...s/p.).

BAUDA:f.zool.(Nycticorax obscurus ). Vuedco; guairabo común al cual se le asocia con la Voladora.

             Var.:guauda, gauda.

            Etim.:onomatopeya del graznido: BAUD, HUAC, HUAC.

BAUTÚN:m. Mal digestivo que acarrea fuerte dolor de estó-mago o hígado y, en algunos casos, vómitos. Se supone es un mal de brujos y se recomienda beberse una cucharada de orines. //2 Acción de botar agua por la boca, por efecto del frío al estómago o por enfermedad al higado.

Var.:huatún, hueutún, huentún, guatún.

BORRAR EL BAUTISMO:fr.m. Raspar, limpiar, o sacar... mediante una acción simbólica, ritual o mágica el sacra­mento católico. Esta es práctica obligada de los brujos y condición inicial para poder retornar al siste-ma indígena.

            Var.:limpiar el bautismo; raspar el bautismo.

 

["La vasija estaba con sangre... y la nahue no se veía nada.

            -¿Con sangre?, pregunta alguien de la au­dien­cia.

            -Con sangre, confirma don José Antonio. La fe le sacaron, la dejaron dentro de la chunga y a ella la lleva­ron pal mar.

            -¿Mataron, entonces, a la nahue, abuelo?

            -¡Qué va a morir si la llevaron los dueños, los due­ños del mar. ¡Qué iba a mo­rir!

            -Ya no tenía fe como el cristiano, cuando la lleva­ron. Por eso decía yo que la fe quedó ahí en la sangre, en la chunga."   (José Antonio Panichini Cuyul. Cucao. 1992)].

BICHA:m.Invunche.

            Var.:bucha.     

Etim.:m. FÜCHA `el viejo, el grande'.

BOCADO:m. Pócima de brujos que produce un bautún.

            “...les hincha la barriga, les da mucha sed, muchos vómitos, sin que les permita parar nada en el estómago y que los aniquila por completo hasta que llegan a morir. Este remedio lo hacen de lagartijas y sapos que secan al sol y después de una pequeña narigada le ponen el polvo en alguna bebida.”

            Pueden restablecerse “aplicando las mismas lagartijas y sapos tostados con sal también en una pequeña narigada y tomando esto con agua bendita.” (Proceso a los Brujos... p.135.)

 

BRUJO:m. Calcu, pelapecho, flechero, macuñero, mal cris­tiano, mágico, mentado. Hechicero que ejerce dominio sobre la naturaleza a través de prácticas mágicas. Estarían insertos en una organización mayor que los respalda. Entre 1880 y 1881 fueron procesados por in­tegrar una secta -la Recta Provincia- a nombre de la cual habrían cometidos diversos crímenes. Esta cofradía que, al parecer, ya tenía un siglo en esa fecha, surgió como resistencia organizada contra sus amos: el enco­mendero español y todo el sistema que lo respaldaba.

            [La facultad más extraordinaria es que pueden volar. Remontan los espacios gracias al poder de su chaleco o macuñ. Esta maquinita para volar ha sido confeccionada con la piel del pecho de un cristiano, de preferencia mujer. Por esta razón les llaman despectivamente pelapechos. Este virtuoso corpiño ad­quiere vida una vez colocado, advirtiendo la presencia del peligro con un gritito e iluminando el camino mediante una luz blan­quecina-azulada.

            Otro instrumento de los brujos, pero al alcance sólo de la mayoría  de Quicaví, es el challanco que viene a ser como un circuito cerrado de televisión o el equivalente a la bola de cristal de los adivinos y permite ver a distancia.

            Pero el brujo no sólo vuela; también tiene la facultad de transformarse en cualquier animal, pero de preferencia en perros negros y aves. Nadie sabe cómo lo logran, pero las historias más comunes nos hablan de ello. Los chilotes nos admiramos de estas cosas y les tememos a los maleficios que ellos provocan, a veces por cosas sin importancia. Al parecer son muy sensibles.

            La gente habla del mal malo, del flechazo, de largar un coigüae o un llancazo o simplemente de enyerbar. El daño lo provoca el brujo sajando, es decir, infiriéndole cortes o lacera­ciones superficiales a su víctima, sin que ésta ni quienes la acompañan adviertan la acción. Pero no siempre el brujo castiga con crueldad. A veces se burla de los limpios  confundiéndolos en un camino; haciendo que todo el día den vueltas en el mismo sitio; o bien visitan por las noches a quienes les han ofendido y los aplastan en sus camas, sin que éstos puedan moverse]. 

            Véase: macuñ.

 

LA NOVIA

Fredy había salido de su isla para venirse a vivir a la Costa. Con su abuelo había aprendido la carpintería de ribera, pero de nada le valía porque si hacían un bote al año no hacían dos. Con esto de la pesca, muchachos de Tenaún lo entusiasmaron para emigrar. Y mal no le esta­ba yendo. Más  aún, ya tenía palabreada a una chica de las vecindades para casarse. Los padres de ella lo habían aceptado de muy buenas maneras.

            Pero algo en la familia lo entró a preocupar. Había días que se pegaba la larga caminata a la casa de su prometida y la encontraba cerrada.

            _“Fuimos a visitar a unos compadres”, era la dis­culpa más común, o bien:

_“Aprovechamos la tarde para suplicar gente para la minguita de destronque que que­remos hacer”.

            Fredy se confundía con esta irregularidad en su relación y, en más de una oportunidad, sintió celos. Se había percatado que estas ausencias, si no eran los martes eran los viernes. Así que uno de esos días dejó temprano el trabajo y se las enveló donde los Chiguay. Sus compañeros burles­cos le dijeron:

            _”No olvides de llevar tu macuñ, chico, que lo puedes precisar”. Con  esto hacían alusión a cierta nom­brada de brujo que le corría al suegro futuro de Fredy. El salió riendo.

            _“Al menos están en su casa”, pensó el novio cuando observó que de la cocina-fo­gón salía abundante humo. Se acercó por atrás  y miró por las rejillas de la ventana. Su novia se movía de un lado a otro con distin­tos preparativos. Había un caldero al fuego, artesas con alimento, ollas... Abrió la hoja superior de la puerta, apa­reciendo en medio del humo del fogón.

            _Más vale llegar de colle que perderse la fiesta ...

            La sorprende Fredy, haciendo alusión a que lle­gaba sin ser invitado a lo que tenía trazas de ser una ce­lebración.

            _¡Y esta fiura, de dónde apareció!, exclama su novia.

            _Para que veas el olfato que me gasto, le agre­ga, deleitándose con los olores que salían de las ollas.

            En ese momento los dueños de casa se aproxi­man con su yunta. Se saludan cari­ñosamente, pero también algo sorprendi­dos.

            _¿Andaban rastreando?, indica el muchacho.

            _¡Idiae! Sacando unos palitos del roce. Y a ti, ¿te largaron temprano?

            _Por cierto don Remigio. Quería ha­blar con us­tedes por lo del casorio, miente piadosamente el mucha­cho.

            Se mira con su mujer y entran al otro cuerpo de la casa, no sin antes invitarlo a pasar. El continúa en la puerta de la coci­na, parloteando con su novia, quien se mueve acaloradamente atizando el fogón y destapando ollas. En eso, llaman a la chica. Ella se introduce a la casa por un pasillo interior.

             Vuelven los tres, sin dilatarse mucho, y es su suegro quien ceremoniosamente lo hace pasar a la sala, sirve un traguito de aguardiente y le expone:

            _Fredy: usted a cuenta ya es nuestro yerno, el hijo hombre que no hemos tenido, y queremos sincera-rnos enteramente con us­ted. Habrá reparado que hay prepa­rativos en la cocina y es porque un rato más nos dirigi­mos a una fiesta. A una fiesta muy es­pecial y quisiéra­mos que usted nos acompa­ñe. Le pedimos -si va con nosotros- completa reserva de lo que allí vea y oiga. Por ahora no queremos adelantarle nada más.

            La novia estaba en un rincón, algo amurrada y con cara de sumisa complici­dad. El se sentía tenso, atrapado, no sabía qué decir. El aguardiente le quema-ba la garganta, tanto como la curiosidad.

            _Yo le agradezco -titubeó- la confianza que tie­nen conmigo y no los voy a de­fraudar. ¡Vamos a esa fiesta!

            Entre dos luces se internaban en el monte carga­dos con la comida que habían preparado. Nadie más habló del asunto, ex­cepto su novia que le recomendó al oído:

            _No vayas a nombrar ni a Dios ni a sus santos cuando estemos adentro. Ni se te ocu­rra codiciar algu­na cosa de las que hay adonde vamos... y te la vayas a llevar.

            Tomaron unos caminitos angostos y maltrechos. Los árboles se fueron agrandando. Lo que Fredy sí con­diciaba eran las hermosas cuadernas y palos chuecos que tanto apreciaban los constructores de em­barcacio­nes marinas. Le comentaba al sue­gro, pero éste lo eva­día.

            _Difícil entrar a estos montes... y más difícil salir, le agregó, cuanto éste insistió mucho.

            Iniciaron un descenso hacia una que­brada. A esas horas ya prácticamente era de noche, pero el sen­dero mantenía una ilu­minación suficiente como para caminar. Atravesaron un bullicioso río, sobre un puente de un palo, un cui-cui. Sin darse cuenta avanzaban por una especie de pasi­llo que las ramas cubrían en la parte supe­rior. Escucharon música y su senda era un verda­dero túnel que no ascendía la otra falda de la quebrada, sino que se introdu­cía en la montaña. De tramo en tramo ha­bía mecheros alimentados por una grasa muy hedionda. A Fredy le parecía irse in­troduciendo en una pesadilla, con candiles nauseabundos. Se detuvieron. Chiguay se adelantó y a unos metros gesticulaba, en una extraña lengua, con una silueta gro­tesca que, al parecer era el portero.

            A un seña de Chiguay el grupo se acer­có y el portero comenzó a dar unos saltitos, mientras entreabría la puerta. Era una persona muy deforme, con una pierna que se le doblaba hacia atrás, contra el espina­zo. Tenía el pelo y la barba muy larga y su cuerpo cubierto de una especie de cerda. No vestía ropas.

            _“Este es el invunche”, le secreteó su novia, luego que pasaron a su lado, y le dijo algo a la creatura en esa lengua ininteli­gible y gutural que sonaba a cata­cumba. En este nuevo túnel había mejor iluminación y la música  de javidea y cultrunca llegaba fuerte a sus oídos. Se aproximaron a una gran sala, remedando  con inge­nuidad, la suntuosidad de una corte o un palacio. Al pa­recer, nadie reparó de su presencia allí. Las mujeres se separaron por un momento para entregar sus comesti­bles. Las mesas es­taban repletas de comida y bebida. Fredy trató de encontrar rostros conocidos, pero no halló vecinos. Parecía gente de otro mundo.

            Volvió su novia y le tomó el brazo. Bailaron. Se pasearon entre los comensales que conversaban, reían y los saludaban con agrado cuando sus miradas se encon­tra­ban.

            Llevaban no sabía cuántas horas allí dentro. Las luces, el bullicio, la muchedum­bre yendo y viniendo lo mareaban como en una borrachera.

            _Voy a salir un rato a tomar aire, le dijo a su novia.

            _Hay una salida más corta, le indicó. No te demo­res que ya la fiesta se termina y tenemos que bailar toda­vía.

            Sintió el aire húmedo del bosque. Por entre el fo­llaje de los enormes coigües en­traban las primeras luces del amanecer y se apagaban las pequeñas estrellas de la no­che. Su cuerpo sintió un escalofrío. Su cere­bro co­menzó a despejarse. Ahora estaba despierto. Pero tras esa puerta -con ese monstruo y esa gente feliz- también estuvo despierto. Tomó el anillo de oro que su no­via le regalara, “como compromiso y re­cuerdo de esta vela­da”, le había dicho.

            Estaba muy confundido. ¿Qué hacía él en medio de los brujos ?. Se tomó la cabeza con las dos manos y con gran sentimiento exclamó:

 

            _ ¡Dios mío, Dios mío...! ¿qué es esto?

 

            La sonajera de monte quebrado, de ruidos subte­rráneos, de chillidos... duraron los segundos suficientes para darse cuenta de su desinteligencia. Al mentar a Dios, todo se vino abajo, de un golpe seco. La tie­rra se había tragado el aquelarre.

            Instintivamente se tomó el anillo que le había rega­lado su novia, pero ahora no era más que una pequeña lagartija que se desenredaba de entre sus dedos y se perdía entre el follaje del bosque.

 

 

BUQUE DE ARTE:m.s. El Caleuche.

BUQUE DE FUEGO:m.s. El Caleuche.

BUTALO:m. Buta.

BUTAMACHO:m. Buta. Chivato de la cueva. Machucho. //2 Invunche,

            Var.:buta,, butalo, butamachu, gutamacho, futamacho, vutamacho.

            Etim.:m.FUCHÁ `grande, viejo'. Y del e.MACHO apócope de MACHOCABRÍO.

BUTRA:m. Buta.

CABALLERO DE LATA:fr.m. Una suerte de fantasma que cabalga con armaduras a la usanza de los antiguos soldados españoles que custodiaron los fuertes y destacamentos de Chiloé. Referido en el área de Chacao y Linao.

CABALLO MARINO:m. Caballo descomunal utilizado por la brujería para transportar a todos los miembros de la mayoría, de una sola vez.

 

 “Su alimento son las algas marinas, de modo especial el luche y el cochayuyo que le transmiten su obscuro color verdoso amarillento, parecido a ciertos jades en los reverberos de sus brillos. Despide una fosforescencia que algunos confunden con el resplandor de una lámpara o con el del "macuñ" de los brujos que transporta, ya que su aparición suele ser nocturna.  Los caballos marinos viven sólo cuatro años y sus despojos se transforman en una especie de gelatina, que rápidamente se disuelve en las aguas del mar, idéntica a la de las jibias y medusas, que suelen encontrarse en las playas.

     /.../ sirve de correo a los brujos y es su vehículo exclusivo para llegar al Caleuche. Curiosamente los hechiceros del sur no pueden abordar o dejar el barco fantas-ma con sus "macuñes".

Cuando un brujo desea emplear un caballo marino, basta que silbe cuatro veces a orillas del mar de una manera carac-terística y misteriosa “que recorre la superficie del agua semejante al movimiento de un cardumen de truchas".  Para guiarlo es imprescindible el uso de unas bridas de sargazo, con las cuales el hechicero lo enlaza apenas emerge de las aguas con cierta desconfianza.  Cuando el ejemplar empleado es de los monstruosos, los trece brujos lo montan dando todos un enorme brinco, caen sobre los lomos suavemente "tal como si fuesen sombras posándose sobre un tejado".  Estos caballos "tienen más de doce varas (= 10.02 m) de largo y una altura superior a las cuatro varas" (= 3.34 m).  Una vez concluido el viaje se le quitan las riendas de sargazo, y se le despide con una palmada cariñosa en el anca izquierda; entonces el caballo se zambulle en el mar.

Los caballos marinos sólo son visibles -según ciertas versiones- por los brujos.  Habitan en gran cantidad en el fondo marino y nacen en la costa occidental de la Isla Grande, en los extensos dominios del Millalobo, el Poseidón austral. Cada brujo dispone de uno o más corceles marinos que ha seleccio-nado en las profundidades del mar durante sus incursiones en el Caleuche. El amo le coloca su marca personal, como se hace al herrar las reses terrestres, con lo que el animal queda permanentemente a su servicio, lo cual demuestra con una acrisolada fidelidad y pronta atención a sus llamados.

Aunque al servicio de la hechicería insular, el caballo marino no es maléfico, y constituye uno de los más hermosos ejemplos de transculturación mitológica, cuya prosapia, unida a los dioses del Olimpo, se conserva rediviva en el panteón mítico de Chiloé. (Isidoro Vázquez. Imitación...s/p.).

 

CACHÍN:m. Cachi. Canturi. Daño lanzado por los brujos que afecta especialmente  a la piel. La enfermedad la provocarían con unas hormigas recogidas de los troncos podridos; se cura lavando las heridas con agua salada y emplastos de ivircún, mehuellín y deo. //2 fig. La escrófula o ulceración. //3 Los polvos o sustancias venenosas utilizadas para provocar el mal. //4 Llapui.

            Etim.:m.CACHÍN `llagas en el cuerpo, generalmente en las piernas.

 

CACHO DE CAMAHUETO:fr.m. Cuerno obtenido de este unicornio, considerado la piedra filosofal de la farmacopea popular. Sus raspaduras son espolvoreadas en sitios pantano-sos o húmedos para que de ellas nazca un camahueto. En medicina, tales raspaduras son apropiadas para dar fuerza y vitalidad a los animales de trabajo y a las personas. La dosis, eso sí, debe ser muy medida, de no se puede encama-huetar.           

Para sacar de la provincia, o del lugar, un cacho de camahueto, con todos sus poderes latentes, y sin proble-mas, hay que transportarlo en harina tostada.

Var.:cacho e'camahueto.

Obs.: ver además: raspadura, pougtén.

 

“Esto lo cuentan muchos que venían una vez en una lancha desde Cucao. Una de las pasajeras traía un cacho e’ camahueto escondido porque se lo habían pedido en Castro.  Seguramente lo llevaba mal envuelto porque eso hay que ponerlo dentro de un tarro con harina tostada para que el camahueto no olfaté que le llevan su cacho.

La laguna estaba calmadita cuando de repente se levantó una inmensa tempestad, pero tan grande que casi naufragaron. Un entendido que iba con ellos es que dijo:

—¡Alguien de ustedes tiene que traer algo! Y el que lo tenga que lo bote porque esta tempestad no es de gusto. Es por algo.

En eso ella se dio cuenta que su cacho era el causante del problema y sin que nadie se diera cuenta lo botó al lago. Santo remedio, se calmó todo, casi al tiro. Lo que pasa que él reclama su propiedad.”

 (Cleofa González. Huillinco. 1993)

CACHUPAE:m. Palopae. Madera repelente para los brujos, de la que se hacía tranquillas para las puertas.

            Var.:catrupae.

CAGADA DE TRAUCO:fr.f.  Una suerte de hongo que aparenta una defecación de guagua. Aparece en los corredores, cercos  o cercanías de las casas, de inex-plicable origen, y que la gente interpreta como causa-da por el Trauco.

CAHUEL:m.zool. Tonina, delfín. Se le vincula estrechamente al Caleuche. Si andan en cardúmenes anuncian cercanía de este barco mágico. Si se les escucha llorar están anun­ciando la muerte de alguien.

            Var.:cagüel,cahuete.

            Etim.:m. CAHUEN `remar con algo'.

CAHUEL HUAIQUE:m.zool. Orca. (Orsinus orca ). [U.m.c.pl.]

            [El paso de estos enormes mamíferos marinos por el ar­chipiélago interior siempre concita interés y no menos recelo en­tre los habitantes de la costa quienes ven en estas manadas un retrato mítico que revoluciona las tranquilas aguas del mar interior y de sus conciencias.]

CAHUELCHE:m. Cahuella.

            Var.:cagüelche.

            Etim.:m.CAHUEN `remar' y CHE `gente'.

CAHUELLA:f. Cahuelche. Cahuel  mitológico. //2 Cebada.

            Etim.:m. CAHUEL `tonina'. También la voz CAHUELLU es una transfor-mación, en hablantes indios, del castellano caballo.

CAICAI VILU:m.sing. Coicoi vilu. Serpiente mítica, protectora del mar y de las especies marinas. En los tiempos primordiales se trabó en una lucha cósmica con Tentén.

            Var.:Caica vilu, Caicai vilú.

            Obs.:véase también:Caimalquén.

CAIMALQUEN:f. Mujer de Caicai Vilú. //2 top. Sector en la comuna de Puerto Montt.

            Var.:Caimalguén (top.).

            Etim.:m. CAI `ref. a Caicai Vilú' + MAILEN, MALEN `mujer soltera o             niña'.

CAITÚN:m. Acción de efectuar una ponchada  ante el fogón como contra, cuando la visita es un brujo.

Hacer ponchada es la acción y el efecto de alzar el poncho o la falda que se lleva puesta, ante el fogón, para coger calor.

CALAFATE (Berberis fuxifolia, Lam. var. B. Darwinii, Hook): Deñe. Nombre dado al fruto y arbusto. Las espinas sirven para eliminar verrugas atravesándolas con ellas; la corteza tiñe de amarillo y la madera se usa como leña o para mangos de herramientas pequeñas. Para destruir a un cuero mítico de las lagunas y ríos hay que lanzarle este matorral y al envolverlo muere. Se dice que el visitante que lo prueba volverá al lugar, creencia más bien patagónica.

CALCU:m.Pelapecho.

            Var.:callcu, calco.

            Etim.:m. CALCU `brujo, hechicero'.

CALEUCHANO:adj. Caleuche. Perteneciente o relativo al Buque de Arte. //2 m./f. Tripulante del barco.

            Var.:caleucheno, caleuchón.

CALEUCHE:m.pl. Caleuchanos. //2 m.s. El Marino, barcoiche, Buque de Arte, Buque de Fuego. Buque de características extraordinarias que puede hacerse invisible; transfor-marse en objetos animados o inertes; desplazarse a grandes ve­locidades. Su aspecto es el de un buque escuela, comple­tamente iluminado y con música que encanta. Sus tri­pulantes ‑rescatados de naufragios o raptados de la ri­bera chilota‑ alivianan su inmortalidad con fiestas y otras entretenciones humanas que le dispensan sus co­labo­radores de tierra. Su aparición ocurre preferente­mente de noche o cuando hay neblina. // 3. fr.v. HACER CALEUCHE:fr.v. Navegar en la noche con las luces pren­didas.

            Véase: cahueles huaiques..

            Etim.:m. CALEU[TüN] `mudarse, transformarse' + CHE `gente'.

            Obs.: Se ha pretendido buscar el origen de esta leyenda en la desa-parición del barco "El Calanche" del holandés  Vicente Van Eucht, en los mares australes.

 

EL CALEUCHE

El Marino, el Buque de Arte, el Buque de Fuego, el Barcoiche... son todos nombres tabueicos dados a El Caleuche, ese maravilloso barco que lleva música y luz a los sombríos canales chilotes.

            Ciertas condiciones, como los días de neblina, hacen posible verlo o sentirlo. Ruidos de cadenas, de fiesta y su magis-tral figura de buque-escuela, lo hacen inconfundible.

            Para algunos es una visión incorpórea y puede atravesar a otra embarcación. Empero, otros señalan que han estado hasta en fiestas en su interior, aunque ellos prefieren hacerlas en tie­rra, donde haya mujeres. Para eso se conciertan con comercian-tes que tengan hartas hijas y El Caleuche los aprovisiona de mercaderías como retribución. Así los lugareños explican el rá­pido surgimiento de algunos comerciantes a los que no se les ve comprar nada. Estos protegidos de El Marino generalmente tienen gallinas negras y botes alquitranados, con sogas de quilineja.

            El barcoiche puede desaparecer cuando lo desea y adoptar la forma de una piedra o de un palo y los marinos pueden ser lobos o cahueles (delfines). Otra cualidad es la ex­traordinaria velocidad que alcanza.

            Para observarlo y no ser visto hay que ponerse una champa en la boca, porque lo primero que ellos sienten es el aliento. También hay algunos árboles tras de los cuales uno se puede ocultar, entre ellos el maqui.y el tique La gente tiene el temor de ser llevada por el Buque de Arte, así que nunca está de más tomar precauciones.

            Muchos piensan que los marinos de este barco llevan una pierna pegada al espinazo, igual que el invunche. Sin embargo, otros los describen como personas muy bien presentadas, con ropas especiales y al saludarlos uno aprieta una mano muy fría. En general, son correctos en su trato y, con ayuda de sus colaboradores del mar, recogen a los náufragos. Algunos piensan que su puerto es la Ciudad de los Césares, lugar maravilloso en­clavado en algún punto de la Cordillera de Los Andes  y donde sus residentes viven eternamente, al igual que los caleuches.

            Al navegar hay que hacerlo con respeto recomiendan los marinos chilotes, no se debe ni cantar, ni silbar, ni armar desorden. Esto enoja a El Caleuche y quizás qué resultado puede acarrear.

 

 

 

LANCHA DE OCASIÓN

Hace treinta años era difícil viajar a Chiloé, desde el Continente. Los medios usados eran el barco que salía desde Puerto Montt y se iba recalando hasta Punta Arenas, o bien encontrar ocasión en una lancha de cabo­taje que nos pasa­ra a botar en algún punto del Archipiélago, no siempre tan próximo a nuestra casa.

            Y los chilotes necesitaban viajar, porque los pesi­tos siempre han estado esca­sos en nuestra tie­rra. Desde comienzos del siglo partían cuadrillas a trabajar por temporadas hacia el norte, llegando hasta las Salitreras, y por el sur el destino era las Patagonias.

            La historia que nos contaba don Armando Huenchur, para hacerla más corta, vamos a empe­zarla en Angelmó puerto chilote, a la entrada de Puerto Montt.

            El venía de regreso de Osorno; allá trabajaba con los alemanes. Llegó algo retrasado, ya todas las lanchas habían zarpado al Archipiélago. Matando la tarde y bus­cando un sitio fuera de la ciu­dad para pasar la noche, se encontrraba rumbeando hacia Chinquío. Iba ensimis­ma­do y con desaliento por el percance que había tenido. Por eso tal vez no advirtió el chapoteo en la playa barrosa de otro sujeto que trataba de alcanzar sus paso.

            _“Buenas, amigo...”, lo saludó desde la izquierda, un hombre algo menor que él y bien presentado.

            _“Buenas...” .Levantó con sorpresa la cabeza en dirección al mar.

            _“Parece que lo asusté”, se disculpó bromis­to.

            _“Sí, iba preocupado. Me quedé sin lancha para volver a mi tierra”.

            _“Pero todavía no es tiempo para apensionarse, amigo; todavía están sa­liendo lanchas con la brisa de la tarde, le levantó el ánimo. ...Y capaz que llevemos el mismo rumbo”, preguntó.

            _“Yo voy a Chiloé...hasta Tenaún”, respondió.

            _“ ¡No digo yo! . Me parecía chilote, por eso lo alcancé”. Se detiene y le anima con un palmoteo en el hombro derecho. “Si llevamos la misma ruta”. El rostro  de Huenchur se ilumina como si en ese mo­mento ya estuviera con su mujer y sus tres chicos medianos, en Tenaún.

            _“¿Y cómo van ustedes a viajar?”.

            _“Yo tengo mi lanchita más abajo. En este pre­ciso momento iba a buscarla por­que tenemos que car­gar unas cositas por acá”.

            _“¿Y ustedes me podían llevar a mí? Yo voy hasta la Punta de Tenaún”, recordó Armando Huenchur.

            _“Para esto estamos, amigo, para ayudar a la gente que nos precisa. Lo pa­samos a botar a su tierra”.

            _“Esto me devuelve el alma al cuerpo, don. No me lo esperaba “.

            _“Para que no nos agarre la noche en tierra yo voy por mi lanchita. Ahí hay un palo, como medio cuerpo en el agua. Espéreme en él. Así lo vemos más fácilmente desde el mar”.

            _“Hasta pronto y gracias”, se despidió Huenchur al tiempo que cargaba su saquito en  la dirección indicada por el lanchero.

            _“Descuide amigo -le dijo a lo lejos- antes que cante un gallo estará en su tierra”, y en tres zancadas se perdió tras unos matorrales de quila.

            Armando Huenchur colocó sus pilchas, de asiento, y montó sobre el madero que aparentaba estar enterrado en las arenas fangosas de la playa. “Con lo cansado que estaba y el hambre que tenía -cuenta nuestro personaje- me fui que­dando dormido profun­damente...”.

 

            _“Me desperté con un vientecito he­lado y húme­do que corre al amanecer. Estaba sentado sobre mis pilchas y era de noche. Recordé al imprevisto lanchero y lo maldije por haberme dejado plantado”.

            _“Pero mi privación duró poco cuando comencé a ver en esa oscuridad y a percatarme que no estaba en el mismo sitio. El palo había desaparecido y tam­bién la playa. Los cerros que estaban a mis espaldas y las islas de enfrente me eran familiares, al menos sus siluetas...”.

 

EL PIUCHE

              _“Estábamos poniéndole arpillera a esta pieza, para empapelarla, cuando se per­dió la lancha”.

            Es una casa de altas paredes, tan antigua como el siglo, a orilla de playa. En sus muros raídos, todavía hay jirones de “LA UNIÓN” de Valparaíso anunciando el fin de la Primera Guerra Mundial.

            _“Pero, para qué vamos a decir una cosa por otra, siendo que la lancha no se perdió. Este caso tiene que ver con la tri­pulación. Los Guaos de San Juan siempre los conocí construyendo embarcaciones. Hasta la fecha. Entonces habían hecho una lanchita nueva, y si no era la prime­ra navegación para Ancud, era la segun­da.

            A esa ciudad íbamos a vender las cositas de la agricultura y a comprar muestras faltas. Unas diez perso­nas ha­bilitaron viaje, y yo misma los vi cargan­do la lan­cha del Piuche, un hermano crianza de los lancheros.

            Parece que el clima ha cambiado porque antes ya era verano en diciembre.

Fue al otro día del zarpe de la lan­cha y disfrutábamos en este mismo corre­dor, de la tremenda calma que había. Es cuando se escucha el grito de las pachan­cas y hasta las conversaciones de la gente de la isla de enfrente. Entonces divisamos por la isla Meulín una lancha que venía con sus velas alzadas, a pesar de la calma.

 

            _“La ocurrencia -comentó mi marido- a no ser que las vengan oreando”. A mediodía, con la vaciante, la lan­cha es­taba casi frente a nosotros y antes que nos dié­ramos cuenta un botecito de los Paredes partía de la costa a interceptar a la embarcación.

 

            _“¿No es la lancha de los Guaos?” -le dije a mi marido-”

 

            _“Trazas tiene de ser -me respondió-. Habrán tenido algún percance”. Sacaron la lancha a la costa. Al rato habían ca­rreras para arriba y para abajo. Gritos. Comenzó a bajar gente a la playa. Entre nuestro queha­ceres nos íbamos enterando de lo que pasaba. Yo le dije a mi marido :

 

            _“No vaya a ser que precisen ayuda. Anda a ver”.

 

            Al rato volvió, agitado y con la cara ardiendo, como se delataba cuando algo andaba mal.

 

            _“No hay nadie. Se extravió toda la tri­bulación”, me dijo como soltando una carga.

 

            Los buscaron por toda la costa de su ruta. Muchos recordaban haber visto pa­sar la lancha rápida  como el viento. Al llegar al Canal de Chacao- contó gente de otra lancha -“entramos juntos, haciendo carrera, a cuenta íbamos, con el surcito que salió, pero a poco de andar se calmó la brisa y cayó una tupición de neblina que apenas nos divisábamos entre noso­tros -recorda­ban- . Cuando despejó, nues­tros acompañantes ya no estaban. Pasaron a hacer quercún, a recalar por ahí, pensamos”.

            Las familias inspeccionaron la lan­cha, varada en la playa de Calen. Las cosas que habían cargado el día anterior estaban todas intactas. Incluso los encargues.

 

            Cuando pasó un tiempo y nadie dio razón de esta tripulación los familiares comenzaron con rezos y nove­narios, dándolos por muertos. La comarca vistió de luto por muchos años y el tema salía a colación sólo cuando era necesario.

 

            Pasó el tiempo y un extraño volvía a su tierra. Era de pocas palabras y vestía ropas que sonaban al cami­nar. Sus manos eran frías e inexpresivas. Recorrió San Juan y un buen día llegó a la casa de nuestra relatora...

            _Una tarde de verano, como a las ocho sería, llegó un desconocido a la puerta. Llevaba un sombrero de fieltro ne­gro, caído hacia un costado. Quería saber si nuestro bote iba a la isla de en­frente ese día. Mis parien­tes vivían ahí, “hasta mañana iremos” -le dije- y le re­co­mendé la casa de una vecina para alojar.

 

            Ella, al igual que yo, encontró fami­liar esa cara. Pero mi vecina fue más atrevida porque esa mañana,al desayuno, lo enrostró y le dijo: _”¿Qué no eres el Piuche, vos?”

 

            El hombre -dice mi vecina- se sintió muy molesto y ahí mismo nomás dejó su taza de café. Pero ella le había levantado el ala de su sombrero y apareció patente la ci­catriz que tenía el Piuche, la crian­za de Los Guaos.

            Los que viajaron a la isla no cruza­ron palabra con él. Quedó amurrado en la proa, dándoles la

espalda. En la isla nadie dio razón de él. Ahí lo pasaría a levantar el Barcoiche, su  Barco de Arte, comentaba la gente.

 

LA YUNTA DE BUEYES

El Caleuche tiene muchas maneras de presentarse. No siempre es un barco, a ve­ces aparenta ser un trozo de madera, un bote cualquiera, un animal marino, cualquier cosa.

            Una vuelta sucedió que don Braulio -un vecino de Palqui- estaba juntando lamilla bien temprano. Eran los primeros sures de la primavera y ya tenía muchas rumas de esta alga que debía carretear hasta sus vegas para entangarlas, es de­cir, desparramarla como fertilizante so­bre la pampa.

            En eso vio que un tremendo palo es­taba que­dando en seco. Como lo que bota la mar no tiene dueño, se fue a buscar a sus animales, total más tarde tenía ne­ce­sariamente que enyugarlos para tirar la lamilla.

            En esta costa está ya muy escasa la leña, a cuenta crecen puros matorrales de arrayán, así que esta rastra de leña le caía del cielo, al menos así lo pensaba don Braulio mientras amarraba la cade­na al palo. No terminaba de unir el otro extremo al barzón, cuando el madero comienza a moverse hacia el mar, arras­trando a los animales y hudiéndose con ellos en la profundidad de los canales. Atolondrado como estaba no tuvo juicio para nada y tal vez habría sido en vano porque todo sucedió con una increíble ra­pidez. El pobre hombre quedó mi­rando las burbujas del mar, sin saber qué hacer, ni adón­de reclamar.

            Se fue para su casa y se puso a cebar el mate. Ni siquiera se atrevía a decirle nada a su mujer. Los perros ladraron y un desconocido atravesó el tranquero. Los dos salieron a  recibirlo. Iba bien vestido, con una pulsera bri­llante que parecía iluminar, con un diente de oro, terno y un cor­batín bien truche.

 

            _“Buenos días -dijo, saludando a ambos. ¿Es usted el mayor de la casa?”-preguntó.

            _“A sus órdenes”, respondió don Braulio.

            _“Quería saber -agregó el descono­cido- el pre­cio de su yunta”.

            _“Llega tarde amigo... -vaciló, mi­rando a su mu­jer- se me acaban de perder estoitito nomás en la playa”.

            _"¿ Qué cosas dices hombre? - agregó la mujer”.

            _“Mejor pasamos por casa”, invitó don Braulio, mirando a su mujer de sos­layo, sin poder explicarle de momento.

            _“Me van a disculpar, pero ando en una misión rápida, dijo el recién llega­do. ¿Y en cuánto tenía valo­rada su yunta, amigo? 

            _“Unos cien mil costarían -calculó- porque esta­ban bien talajeados y vieran qué tiradores que eran... pero ya no los tengo”.

            _“Aquí hay ciento veinte -le dijo el extraño, al tiempo que le alargaba un fajo de billetes nuevecitos. Nosotros le lle­vamos su yunta; a veces por necesidad uno provoca inconvenientes, trató de disculparse. Espero que con esto quede sal­dada la deuda. Trate de no comentarlo con la gente; después se arma mucha habladu­ría”.

            Y se despidió estrechándole formal­mente la mano a su esposa, que buscaba una explicación, y a él que quedaba bo­quiabierto como unas horas antes, cuando sus bueyes se sumergían en el mar.

            Por todo comentario le dijo entonces a su mujer:

            _“Voy a ir donde los Ulloa a pedirle su yunta si no esa lamilla se la va a llevar el mar. Después te con­taré un caso”.

 

CAMAHUETO:m. Especie de ternero unicornio, que se desarrolla en las quebradas y ciénagas, nacido de la raspadura del cacho de camahueto. Siendo adulto se desplaza al mar ‑su hábitat definitivo‑ causando gran destrozo por la fuerza descomunal que posee. En las orillas lo aguarda quien lo sembró para extraerle la huampa mágica. //2 top. Lugarejo en i. Alao. //3 top. Río que desagua en la ribera S. del lago Llanquihue, [al NE. de Puerto Varas]. //4 top. Río [también Vilcún] que desagua al S. de punta Chana,[en la com. de Chaitén] .

            Véase: cacho de camahueto, encamahuetado.

 

EL CAMAHUETO

Tiene la apariencia de un ternero de un año, de pelaje chavel o cabro, corto y muy brillante. Posee un solo cuero.

            Es un animal que emerge del fondo de las que­bradas, de terrenos pantanosos, donde una machi o pougtén ha sembrado raspadura de cacho de otro ca­mahueto. A la vuelta de un par de décadas  este animal -dotado de una fuerza descomunal- abandona el haulve para dirigirse al mar, causando gran destrozo a su paso.

            En la playa lo esperará su dueño o dueña  quien lo dominará con un frágil lazo de sargazo, única cuerda capaz de resistir su descomunal energía.

            Una vez sujeto le extraen el cacho -piedra filosofal de la medicina popular-. Con este cuerno,de propiedades mágicas, se frota el cuerpo o se ingiere sus raspaduras. El animal o la persona, a la cual se de administra para dotarlo de energía y fuerza, puede volverse agresiva o enloquecer si la dosis ha sido excesiva. En ese caso se habla de losencamahuetados.

            Para sacar de la provincia un cacho de cama-hueto, con todos sus poderes latentes, hay que trans-portarlo en harina tostada.

 

Los vecinos de Castro, del sector Gamboa, todavía recuerdan que el Camahueto se les aparecía en el sector. Si lo hacía saltando, como haciendo aúto, era buena señal para el pueblo. Empero, si lo hacía bramando enfurecido, alguna desgracia estaba anunciando.

 

LA CAMPANA SUMERGIDA: fr.f.  Leyenda de la ciudad de Ancud.

 

En los primeros años del siglo XX Ancud fue un activo centro comercial que abas­tecía a una parte significativa del Archipiélago. Los barcos necesariamente pasaban por esa ruta, así que el abasteci­miento del comercio era tanto desde eu­ropa como desde Chile.

            La leyenda de la campana sumergida, es un tes­timonio de esos días:

            El obispo Francisco de Paula Solar había en­car­gado a Alemania una cam­pana que resonara con la prestancia de la nueva catedral de cemento. El velero “Schiller” traía este nuevo orgullo de bronce para Ancud.

            Pero el día que se esperaba el buque se desen­cadenó un furioso temporal. A media tarde se logró avis­tar a una em­barcación que trataba de entrar a la ba­hía, despedazándose en la tempestad. La gente sospechó que se trataba del velero esperado y en compañía del obispo oraban  por su suerte. De pronto, entre el ruido ensordecedor de la tormenta, del agua y del viento, todos escucharon con nitidez el tañir de una campana. No ha­bía duda, era la nave esperada. Pero un instante des­pués una masa de agua hacía zozo­brar definitivamente al barco, mientras la noche caía con dolor sobre Ancud.

            Al día siguiente, al amanecer, la población fue despertada por el melodioso tañido de una campana que repicaba desde sus sueños. Fueron a la costanera, espe­ranzados en encontrar la fuente de esas melodías, pero nada, no se la halló, ni entonces ni nunca más.

            Antonio Bórquez Solar, a principio de siglo, es­cribe:

            Desde entonces, en las noches de temporal, cuando el mar irritado levan­ta sus olas como montañas, cuando ruge el viento y estremece la isla hasta sus cimientos, llueve torrencialmente, se oye, claro y distin­to, en medio de los truenos del mar, el largo tañido de la campana sumergida, y los toques rotundos, largos, dobles de agonía, ponen un temblor en el ánimo más robusto y valeroso”.

 

CANELO (Drymis winteri, J.R. et G. Forst.): Voigue. Árbol considerado ritual por los pueblos mapuche y huilliche; su madera es actualmente usada en estructuras para la construcción y en tejuelas, en especial de tingle. Múlti-ples usos medicinales.

CANTURI: m. Cachín.

CAPUCAS: f.pl. Quepucas, millahuillín.

            Var.:copucas,cupucas.

CARBUNCLO:m. Cuadrúpedo legen­dario, del tamaño de un gato, que lleva bajo la barbilla un mechón luminoso. Se le considera guardián de los metales y tesoros con cuyos colores se metamorfosea. Al ser visto hay que lanzarle un objeto de uso personal y la prenda quedará enterrada donde éste desaparece, es decir, en el sitio del tesoro. //2Luciérnaga. //3 Picada. 

            Var.:carbunco, carbúnculo.

            Etim.:e. CARBUNCLO `rubí, suponiendo que su brillo en la oscuridad es como un carbón encendido'.

CASA ABIERTA:fr.f. Familias o casas que están protegidas de los males nocturnos por haber pagado sus contribuciones a la brujería.

LA CASA GRANDE:fr.f. Cuartel  general de  la mayoría de los brujos, ubicada bajo tierra, en Quicaví. Su portero es el Invunche.. Allí se custodia celosamente el libro de la brujería y el challanco.

CAVICHO:m. Cadáver de niño exhumado por los brujos para sus prácticas secretas.

CENTELLA: f. Además de una planta (Centella triflora,  (R. et P.) Nann) /Var. Anemone decapetala, Ard.) es el nombre de una piedra de color con forma de punta de flecha que se usó antiguamente para ahuyentar a los truenos y relámpagos (Elena Quintana. Voces... p. 32).

CHACHA: Invunche.

CHACHACHIÑO:m. Invunche.

Etim.: CHACHA ‘tata, abuelo, mayor’ + CHIÑO ‘chiñiño, chico’, trato afectivo.

CHACHA GRANDE: Invunche.

CHACHAÑIEPE:m. Chacha. Invunche.  

            Etim.: chacha  ‘tata, abuelo, mayor’ + NGEPúN `encogerse una articulación; colocarse los fragmentos de la fractura uno sobre otro.'

CHAICUCUÍA:top. Lugarcito de la i. Alao.

            Véase:Trauco  y Huanilén.

            Etim.:m. CHAUCO `Trauco' + CUÍA `pedir clemencia'. Según el pro­fesor Carlos Ramírez [Onomástica... ] el nombre del lugar vendría de una leyenda referida al Trauco.

 

 

LA GUAGUA DEL TRAUCO.

"Los niños y los jóvenes son preferidos para rodear ove­jas porque éstas, pastando, pastando, se van por intrin-cados senderos y cuesta, a veces, encontrarlas.

La joven no hallaba el carnero por ningún lado. En eso escucha un balido en medio del monte. "Habrá pasado el cerco", pensó, y empezó a rastrear el balido que se adentraba más y más. Hasta que entonces se le atraviesa el Trauco y le dice:

            —Te hice lesa. Yo estaba remedando al carnero.

            —Tengo que volver por mis ovejas, dijo la chica asustada y apartándose del enano. Pero ya empezaba a oscurecer y en realidad no sabía cómo regresar.

            —Ven conmigo a mi casa mejor, in­vitó el hom­brecito, al tiempo que le tomaba los alientos.

            Fueron pasando por unas montañas, un bosque gigantesco; bajaron una que­brada y llegaron a una mata inmensa, como si fuera una casa. El se subía al ár­bol que era una luma y le tiraba caucha­hues, como para conquistarla. Ahí se quedaron.

            El Trauco salía a buscar alimentos. Eran puras raíces y palos podridos; al­gunas frutas cuando era la temporada. Ella no tenía voluntad de nada porque el Trauco le había tomado los alientos. Con el tiempo tuvie­ron un hijo, pero era mitad hombre y mitad palo podrido.

            Una vez, unos vecinos buscando bo­qui, se adentraron tanto en el monte que dieron con esta guarida del Trauco y se llevaron a la joven que estaba sola. Ella quería cargar con su guagua, pero no le permitieron lle­var tamaño monstruo.

            La muchacha estaba demacrada, vestida a cuen­tas con hilachas, sucia y flaca, pero su familia igual la re­cibió con gran emoción y cariño. Comió papitas al rescol­do y se quedó dormida. Pero por la noche el Trauco la volvió a raptar, llevándola de vuelta al bosque.

            La familia consultó con los curiosos que saben de estas cosas y le recomen­daron que la saquen de la isla y así el Trauco no la podrá seguir porque no es hombre de mar.

            Dicho y hecho. Ya conocían su guarida y espera­ron que saliera de ella y volvieron a recuperar a la joven. Cuando el Trauco regresó encontró a su guagua botada por ahí y nada de mujer. Principió a perseguirlos y como él conoce el monte mejor que nadie casi les dio alcance.

            Ellos ya estaban en el bote y cuando lo vieron bajar con su chico de palo po­drido, se hicieron a la mar. El hombrecillo llamaba a su mujer con vehemencia, cor­riendo de un lado a otro de la orilla, sin atreverse a mojar sus pies. Como la embar­cación se alejaba, en un acto de desesperación, empezó a meterse al agua, al tiempo que gritaba como si estuviera avanzando en aceite hir­viendo:

            —¡Quey tobillo!, ¡quey rodilla!, y seguía avan­zando, ¡quey cintura!, ¡quey cogote!... y finalmente se hundió comple­tamente porque, el Trauco siendo chilote, no sabe nadar. (Agenda Chiloé. 1992).

 

CHALECO DE LOS BRUJOS:fr.m. Macuñ, Challanco.

CHALLANCAZO:m. Mal tirado, especialmente si se hace a través del challanco.

            Var.:chayancazo, llancazo.

CHALLANCO:m. La mapa. Revisorio. El libro que posee el jefe de los brujos, existente en la Casa Grande a través del cual se puede observar a distancia. Se trataría de una especie de circuito cerrado de televisión, descrito como una piedra transparente, una fuente de vidrio o una bola de cristal con campanitas dentro. Se utiliza especialmente para detectar al causante de un maleficio. //2 Aisladamente se le da el sinó-nimo de macuñ.

            Var.:chayanco.

            Etim.:m. CHALLA `olla' + -N, part. verbalizante + CO `agua'. Podría estar también comprometida la voz m. LLANGCA `una piedra verde, usada como adorno y ri­tualmente'.

            Diego de Rosales, escribía en el s. xvi que los hechiceros invocaban al Demonio en su contra “ y en una batea de agua les muestra /.../ lo que pasa, donde están y lo que les ha sucedido, bueno y malo”

 

CHALOTA: Colocar en cada esquina de la casa cuatro chalo-tas para proteger el hogar contra brujos.

CHAMPALLA:amb. Cada una de las extremidades del lobo marino. [Al usar la forma m. dígase champalle].

            Véase:lobo marino.

EL EJÉRCITO DEL REY FARAÓN

            —¿Se han fijado del champalle del lobo? Cinco, ¿no es cierto? Como quiera que se cuente, a cualquier lobo que hallen, le van a encontrar cinco dedos. ¿No es así?

            —¡Si ésos fueron cristianos, como cualquiera!

            —¿A ver, abuelo José Antonio, cuén­tenos cómo es eso?

            —Los lobos fueron el ejército del Rey Faraón.

“En esos tiempos, todas las guaguas que nacían había que llevarlas al rey. Y para el rey eran sus corderos: a todos se los comía. Menos a su familia. Ellos podían se­guir reproduciéndose nomás.

            Una hija de él se fue a buscar agua en el pozo y llegó a encontrarse con una guagüita dentro de un ca­jón. Era un varoncito. Ella lo tomó y lo acarició al tiro. Lo llevó a su casa y le dijo a su padre que era suyo, que se había desgraciado. Y que no le haga nada. Que la deja­ra que la crezca.

            Dicen que el rey la perdonó y le permitió que lo creciera. Y lo creció. ¡Qué no iba a crecer si era un Angel del Cielo!

            Creció y empezó a jugar con el abuelo. El nieto le hacía apuestas. Una vez le dijo que le hacía una prue­ba: que lo llevaba al centro del mar, a él y a toda su familia. El Rey Faraón no le creía. Entonces el nieto le apostó y convenció al abuelo. Y se fueron todos los pa­rientes.

            Como tenía la virtud de Nuestro Señor, hizo la apariencia y dijo:

            —¡Que se abra el mar! Y todos se fueron cami­nando en seco, para adentro, hacia el centro del mar y con todo el ejército del Rey Faraón. Y él adelante.

            Cuando ya estuvieron todos al me­dio, el joven es que dijo:

            —¡Que se cierre el mar!, haciendo el mismo apa­rato anterior. Y se cerró el mar, y quedó el Rey Faraón con todo su ejército en el mar, en una islita.

            —¿Y de qué vinieron los lobos?

            —Los lobos fueron el ejército y la familia del Rey Faraón, se responde a si mismo el abuelo José Antonio.

            —Lo convirtieron en lobos, concluye uno de sus nietos.”  

 (Relato de José Antonio Panichini Cuyul. Chanquín, Cucao 1992.)]

CHAUCHAO:m. Huevo pequeño que ponen las gallinas, el cual debe ser quemado de inmediato porque en su interior está el embrión del Culebrón o Achachao.

            Var.:chau‑chau.

CHAUCO:m. Trauco. //2 top. Lugar en Curaco de Vélez.

CHAUCHAO: m.Huevo pequeño que ponen las gallinas, el cual debe ser quemado de inmediato porque en su interior está el embrión del Culebrón o Achachao.

//2 (Desfontainia spinosa, R. et P.): Taique.

Var.:chau-chau, trautrao.

CHAU‑DIOS:m. Achaguanti, Padre-Dios de los veliche.

            Var.:Chau, Chao‑Dios.

CHAUMÁN:m.bot. (Pseudopanax valdiviensis, (Gay) Seem ex Reiche)./Baldahuén, palo mayor, (Pseudopanax laetevi-rens, (Gay) Franchet), yerba del chancho, sauco del Diablo. Arbusto rastrero o trepador, si halla apoyo a su alrededor, de hasta diez cm. de diam., de color café oscuro, que sube por los árboles sujetándose con sus raíces adventi­cias. Esteboqui puede alcanzar 20 m. de largor. Posee flores-entre junio y julio- verde amarillentas de pétalos verdes blanquecinos, agrupadas en racimos y éstos en panícu-las; sus hojas son perennes y de color verde claro. Su fruto es una baya esférica verde azulada, de cinco mm. de diam. y con cinco semillas. Esta planta pertenece a la misma familia de la hiedra y se le encuentra con abun­dancia desde Valdivia a Chiloé, aunque ya es conocida en Concepción. Esta araliácea es usada para atraer peces chaumaneando corrales de pesca y los aperos para pescar. Sus hojas sirven para aliviar a los gatos apestados y son también aplicadas a los ojos cuando están irritados por el humo. La infusión de hojas y corteza es sudorífera, fe­brífuga, antiácida, estomacal y antisifilítica. La hoja con yema de huevo y azúcar colocada sobre una quemadura amortigua el dolor; la hoja puesta sobre una hinchazón la aliviana y le expulsa la pus. Su corteza tomada como té es propicia contra los dolores de espalda y las corrientes de aire de campo, aunque la planta es considerada venenosa y por lo fuerte ayuda a espantar malos espíritus. Es también indicado para las heridas para hemorragias y dolores al vientre. [En Yaldad se azotan el cuerpo con una rama de chaumán calentada al fuego]. Tiñe de color plomizo //2 top. Playa en sector Faro Corona, de la pen. de Lacui. 

            Véase: chaumanear, curioso, romancear, treputo y pahueldún             asociado al Trauco.

            Var.:traumén, chamame, chaimame, chaumame.

            Etim.:m. TREUMúN `enceguecido'. Se cree que es venenoso para la vista.

CHAURA: Nombre común de dos géneros  (Pernettya, Gaud. y Gaultheria, L.), con unas veinte especies. Estos arbustos o matas ericáceas de hojas pequeñas, espinada en su ápice y tupidas es difícil reconocerlos en sus géneros, pero cuando sus frutos están maduros la Pernettya ofrece una baya rojiza o rosácea. Además de haber sido una efectiva varilla correctiva de conducta y sus bayas utilizadas en la preparación de una chicha indígena, sus ramas verdes han se queman en fogatas para espantar a la Fiura y el Trauco, con los fuertes sonidos que emite.

CHAUMANEAR:v. Componer corrales, lienzas o aperos, para hacerlos más propicios a la pesca, azotándolos con ramas de chaumán.

CHEI: interj.Macuñ, porque ante la presencia humana el chaleco emite el  gritito ¡che!, ¡chei!  o ¡thre!

Obs.: este artefacto es concebido casi como un animalito que adquiere vida en el torso del brujo y, ante la presencia de la gente, emite este gritito, poniendo sobre aviso a su portador.

            Etim.: m. CHE ‘gente¨. 

            Vëase: chaleco de los brujos.

Cuando el brujo escucha el gritito de su chaleco “echa a volar y su macuñ desparrama hediondos cauquiles (fosforescencias) /.../ Para que pueda volar es indispensable que lleve puesto su macuñ y que exclame: ¡Diablo, hazme volar! O ¡Arrealhue!...” (Molina. Mitología...p. 57.)

 

CHEPULO:m. Treputo. [U.c.cd.de hacer].

CHIDUCO:m. Chudec.

            Etim.:onomatopeya de su grito.

CHIHUED:m.zool. Raiquén. Quin-chiuque, Tiuque nocturno o ciego, de color quetro con pintas cafés. Otros lo describen negro y del tamaño de un zorzal. Vive tam-bién en las islas y se le tiene por un ave fatídica, en especial, cuando su áspero canto del oscurecer: `piruí, piruí, piruí', es próximo a las viviendas. Se tiende en los caminos vecinales fingiéndose muerto. Se cree que encarna a un brujo.

            Para matarlo hay que “enterrarle una astilla de ciprés, untada” /.../en una mezcla a base de “pequeños trozos de charqui de invunche con aceite de lobo y tallos tiernos de chalota”.

            Var.:chigüey, chihuid, chihueld, chived, chiued.

            Etim.:m. CHIHUED `lechuza'(De Augusta).

CHILCÓN (Fuchsia magellanica, Lam.): Coihueñ. Arbusto de bayas comestibles -los chanchitos o cuchigordos- y de cogollos y flores con múltiples propiedades medicinales. El agua que recoge el arbusto es utilizado para fletar a quien padece algún mal atribuido al Trauco, quien aprovecha estos matorrales para atisbar a sus víctimas en sus hogares.

CHILLPILA:f. La crónica oral ha recogido este nombre y quedó registrado en el Proceso a Los Brujos. Se trata de la hechicera que recibió de Moraleda el libro fundacional de la secta Recta Provincia. Esta mujer llevó a quicaví el libro “para que aprendieran los indígenas y de ahí se organizaron las asociaciones en que ahora figura el declarante.” (Proceso a los Brujos..., p. 127. Declaración de Mateo Coñuecar.)

            Véase: Recta Provincia, Proceso a los Brujos.

 

CHINCHÍN (Azara microphylla, Hook.): Arbusto siempre verde, de unos 5 m. de altor, de hojas pequeñas y lustrosas, de flores amarillas dispuestas en corimbos muy cortos, de frutas de color ceniciento y de madera muy dura. Aplicado en fumigaciones, baños o en la cuna de los niños, como amuletos aleja a los brujos  y al Trauco.. También se mustian las hojas en las llamas y se coloca entre los pañales. //2 CHINCHÍN ROCA: Invunche.

CHIRENO:m. El Millalobo.

"Donde están mis hijos, ahí estaba el pozo de donde sa­caron a la niña. El lobo marino sacó a la niña de ahí.

            Yo me acuerdo porque mi mamá, mi papá lo con­versaba que así fue. El pozo sí que lo conocí yo. Había un cunquillal, había ciénego, y el pozo estaba a pique, bien hondo, y ahí estaba el malinhue del mar, el Chireno.

            Así que a la niña sacando agua la pescó. La niña -dicen- que se mandó a gritos a su casa, diciéndole a su mamá que cuando estaba sacando agua un hombre la había pescado en el pozo.

            Y su madre no le creyó. Con permiso de la gente, es que le dijo que mentía. Para que no acarré agua es que formaba mentiras. Y la mandó nomás, rápido que vaya al agua.

            En esa ida la pescó el Chireno y ya no volvió más. En la tarde le hicieron un cerco para atajarlo, pero de nada les valió porque el cerco se lo pasó a llevar, lo arrastró por la arena.

            De ahí se perdió la niña esa, pero al año volvió. Hizo llegar una guagüita.

            -Mamá, es que le dijo su hija, si acaso me es­ti­mas, me quieres, no me mires a mi guagüita.

            Y esta mujer no hizo caso.  Miró a su nieto.

            En mirarlo, una vez que lo destapó, se desapare­ció la guagua. Ya no la vio más. Sólo alcanzó a divisar que un lado de su cara era de lobo y el otro de cris­tiano.

            La hija se fue al mar. Dicen que le dejó dicho a su madre:

            —¡Adiós Cucaucui!, ya no vuelvo más.

            De entonces quedó el campo ese como Cucao. Como se llama hoy."

(Relato de Santos Naín Pillampel. 97 años. Qiutil (Cucao). 1993).

 

CHIRRÍO:m.zool. Avecilla cuyo canto es considerado de buen augurio.

CHIVATO: (Hypericum androsaemum ): mit. Hierba de hojas compuestas, de flores amarillas y su fruto es una cápsula. Utilizado como  sahumerio cuando los chanchos están tullidos o tienen aire..//2 Invunche.

            Var.:pasto chivo.

            Etim.: su nombre se debe a que es una yerba preferida por  los  chivos.

CHIVATO DE LA CUEVA:m. Butamacho. [U.m.en sing.]

            Var.:chivato, chivo brujo.

            Etim.:e. CHIVATO, ref. al macho cabrío mítico europeo.

CHIVO BRUJO:fr.m Chivato de la cueva.

CHUCAO*:m. (Pesseres pteroptocus rubecula). Huid-chauque. Avecilla del interior del bosque, del tamaño de un zorzal, de color café, con zonas que derivan hacia el rojo. Sus cantos son penetrantes y según las modula-ciones que adquieren ‑huitreu y chudec‑ el viajero interpreta el augurio que ellos contienen. También se cree que si canta a la derecha, el viaje será benéfico; no así si lo hace por la siniestra. En los antiguos matrimonios, que se iniciaban con el rapto de la novia, la pareja sólo regresaba del monte, una vez que el chucao les daba la buenaventura. Cuando el chucao grita incansable y fastidioso es porque viene lluvia y temporal. Pero también acompaña y ayuda al que busca animales extraviados en el monte. //2 fr.v. HACER CHUCAO: demorarse en una diligencia o hacer venado.

            Var.:chiduco, chudeque.

CHUMAIHUÉN:m.zool. (Dromiciops australis gliroides, Thomas). Monito de Chiloé, Comadrejita trompuda, Perrito del árbol o de la Virtud. Según la creencia local habita en el corazón mismo de los coigües, sin comunicación alguna con el exterior porque, siendo un animalito de virtud, no necesita alimentarse para vivir. Quien se topa con uno de ellos tendrá larga vida y fortuna.

            [El género Dromiciops recluido en los bosques entre Concepción a Chiloé, sería el representante viviente de una subfamilia [Microbio-theriinae ] considerada extinguida desde el oligoceno superior. Se trata de un mar­supial polyprotodonto que desde lejos se le ve como un ratoncito de larga cola. En las hembras grávidas se advierte una zona de pelos de color rojo acanelado, sobre el área marsupial que se mantiene durante toda la lac­tancia. Los individuos de laI. de Chiloé  son diferentes respecto de los continentales, lo que nos da una idea de la prolongada presencia de este animalito en nuestro medio, como para lograr una diferenciación mutacional. Exteriormente esta característica se nota en el color más oscuro del Dromiciops chilote. Estos animalitos viven en lo más profundo del bosque y buscan su cobijo en palos ahuecados o construyen nidos musgosos, con hojas de quila y bien protegidos. El medio inclemente en que viven, con bajas tem­peraturas y mucha humedad, lo lleva a generar mecanismos de adaptación térmica re­alizando un `sueño invernal' durante el período más frío. En este letargo el ritmo cardíaco baja de 230 pulsaciones por minuto a menos de 30. La cola prehensil y sus extremi­dades relativamente desarrolladas y con voluminosos cojinetes, facilitan su desplazamiento en el medio, con movimientos tanto poderosos e intensos, como lentos. La cola le permite, al mismo tiempo, almacenar alimento para su hibernación. Este combustible energético lo obtiene de larvas e imagos, especialmente de insectos. (G. Mann. "Los pequeños...". Zoología...  Nº 40, 1978)].

 

            [Una conseja nos cuenta: Cuando nació Jesucristo, los primeros que estu­vieron adorándolo en el Portal de Belén fueron la mula y el buey. Cuando Nuestro Señor murió a los 33 años, el buey estaba vivo todavía. Este animal sintió el mo­mento de la muerte; supo que la gente había matado a Jesús. Entonces tuvo tanta tristeza, tanta pena, que comenzó a morirse y, al momento de exhalar el último aliento, se escapó el corazón del buey por la boca -ese corazón bondadoso y adorador de Jesús Divino-. Se escapó por la boca a lugares remotos, llegando -según dice la gente- a establecerse en las montañas de Chiloé. Allí el corazón se transformó en ese animalito virtuoso que es el chumaihuén.

                                   

Una canción dice:

En el corazón del coigüe 

habita el pequeño chumaihuén:

es un animalito que no quiere

salir al sol y el mundo conocer. 

Tiene en la frente dos cachitos.

cola y patitas como buey.

tamaño y trompa de ratoncito.

color plomizo y de sedosa piel.

 

 (Relato de Amador Cárdenas, de una versión encontrada en Molulco).

 

CHUNCHO:m.zool. (Glacidium bracilianum nanum ). Quiquí. La más pequeña de las aves de rapiña (20 cmts.), de hábitos nocturnos, motivo que  la asocia a la brujería y al mal agüero.

            Var.:chucho.

            Etim.:m. CHUCHU, CHUCHOM `id.'

CIUDAD DE LOS CÉSARES:fr.f.sing. Ciudad fabulosa, de rique-zas y encantos inconmensurables, que se ubicaría en el sector cordillerano, entre el lago Nahuelhuapi y el lago Viedma. Al parecer, la leyenda se origina con la expedición que el capitán español Francisco César protagonizara al interior del Paraguay (Sancti Spiritus), en noviembre de 1528, en rumbo hacia la Patagonia. Regresó en febrero del año siguiente, con siete de sus acompañantes, cargados de oro y plata y contando maravillas de su aventura. [U.m.c.art.def.LA].

“César -así se la llama- es una ciudad encantada. No es dado a ningún viajero descubrirla «aún cuando la ande pisando».

Una niebla espesa se interpone siempre entre ella y el viajero, y la corriente de los ríos que la batían refluye para alejar las embarcaciones que se aproximan demasiado a ella.

Sólo al fin del mundo la ciudad se hará visible para conven-cer a los incrédulos que dudaron de su existencia.

El pavimento de la ciudad es de plata y oro macizos. Una gran cruz de oro corona la torre de la iglesia.La campana que ésta posee es de tales dimensiones que debajo de ella pueden instalarse cómodamente dos mesas de zapatería con todos sus útiles y herramientas. Si esa campana llegara a tocarse, su tañido se oiría en el mundo entero.

Existe también allí un mapuchal (tabaco chilote) que no se agota jamás.

Para mejor asegurar el secreto de la ciudad, no se constru-yen allí lanchas ni buques ni ninguna clase de embarcacíón.

El que una vez ha entrado en la ciudad, pierde el recuerdo del camino que a ella le condujo, v no se le permite salir sino a condición de no revelar a nadie el secreto y de regresar cuanto antes a ella.

Nada dice la leyenda acerca del castigo impuesto a los viola-dores del sigilo; pero se supone que ha de ser terrible.” (Cavada, Chiloé y los chilotes... 87-88 pp.)

 

COICOI:m. Caicai. //2 top. Lugarejo en Huildad.

COICOPIHUE:m.bot. (Philesia buxifolia o magellanica, J.F. Gmel.). Chaquihua. Arbusto semitrepador, con copihues peque-ños, rosados, de tres pétalos exteriores erguidos cortos, de gran belleza. Posee una baya globosa de pulpa dulce y comestible. La flor se asocia alTrauco. Usado medici­nalmente como purgante y para las lombrices, en can­tidades pequeñas; con el zumo de las hojas se hacen friegas contra la sarna.

            Var.:colcopihue, coicopío, colcoíu.

COIGUAE:m. Coiguazo. Challancazo. Flechazo. Mal tirado. Aire. Enfermedad o cualquier daño provocado por el brujo, el cual se supone lanzado a distancia.

       Etim.:m. COUTUN o COUTUCAN `dar flechazos los brujos'.

COMPONER:v. Realizar las contras  para neutralizar la yeta o la acción de brujos y otros maleficios, o para atraer beneficios.

            Ver:treputo.

COMPONER HUESOS:fr.v. Reparar fracturas y otras lesiones óseas.

             _”Hay que calentar piedrecitas hasta que queden bien caldeadas. Las pongo en una pelela y le agregó pi­chí. Entonces empieza a salir un vaporcito que se apro­vecha para que la parte fracturada lo reciba. Se cu­bre con una toalla para que ese vaho entre en las carnes. Entonces eso toma calor y transpira. Recién entonces uno empieza a arreglar los huesos a masajear, a tan­tearlos, a colocarlos con paciencia, bien arregladitos.

            Cuando los huesos están en su lugar se pone el parche: una tela de lonilla que se ha untado con clara ba­tida de huevo, un poquito de ja­bón y polvitos de cacho de ca­mahueto. Esta raspadura del ani­malito es lo que hace soldar los huesos.”  (Clorinda Uribe Avendaño. Quellón, 1996)

 

LA CONDENADA:fr.f. Madre de la Fiura. Mujer lasciva,  vieja y fea, a consecuencia de su vida disipada, Suele aparecérseles a los caminantes solitarios a quienes ataca sexualmente. [U.con art.det.sing.]

            Var.:La Condená.

CONTRA*:f. Antídoto o acción para proteger a individuos o bienes, contra males de brujos o similares.

CONTRIBUYENTE:m. Individuo que paga tributo a los brujos.

COÑEIMA:f. Flor que habita los troncos de alerces y cipreses. Al abrirse en luna nueva, llora como una criatura.

            Var.:coñieuma, cuñeima.

            Etim.:m. COÑI(NTU) `hijo, hija...(ver: coñi ) la partícula UMA, en        algunos casos, indica el cambio de condición de personas, significando: `el que antes era... (en este caso) hija, o niña'.

COÑIHUE:m. Dueño de la Pincoya o similar, al que había que pagar contribuciones para que la pesca sea abun­dante.

            Etim.:m. CULLIN `pagar a alguno'. O también: CUYÁFN `azotar con varillas, como cuando se maja o en el treputo'.  El suf. HUE hace instrumental la acción verbal.

COÑIPOÑI:f. Gusanillo de color plomizo que vive en los ta­llos de las matas de las papas. Tiene la virtud de tran­quilizar, adormecer y evitar que lloren las guaguas. Se les mantiene bajo la almohada del lactante y se le ali­menta con la misma leche. [U.c.art.det.LA].

            Etim.:m. COÑÜN `parir, multiplicarse, dar'. CONINTU `hijo,  hija.                 (ver coñi). POÑÜ, POÑI `papa'.

COO:m.zool. (Strix rufipes samborni). Concón de Chiloé. Deñ.. Copullo. Variedad endémica de la I. Grande de Chiloé, fuerte-mente asociada a la brujería; encarnación de un brujo o mensajero de los mismos. Se les persigue con insultos y ti­zones con fuego cuando, en las noches, llegan a graznar en la arboleda familiar. Cuando sale a anunciar una muerte, se di­vierte junto al tog‑tog, cuyo nombre se lo da su canto; pero también gritan: `yi,yi,yi' y ríen `cay,cay,cay'.

             Var.:coa, coho, cogo, con.

            Etim.:m. CONGCONG `el buho'. *

CORAL DEL CAMPO: Bayas rojas y persistentes de la quilineja, que van asociadas a la Fiura quien las busca para zarcillos. Las mujeres usan este fruto contra la detención menstrual.

CORDONAZO:m.fig. Ramalazo. Temporal desencadenado que, se dice, envían algunos santos. Aplíquese más a los que ocurren durante oct. y nov., atribuidos a Sn. Francisco (4 oct.).

COTUPEYE:m. Machitún para sacar el susto o el efecto del Trauco. //2 Tratamiento para sanar el empacho de los niños.

            Ceremonia que un curioso (chamán) realiza para quitar el susto. Éste lleva un manojo de paja con lana negra al que se le ha puesto una brasa. El dueño del enfermo con una varita va  huasqueándolo, mientras la machi va romanceando: “Cutupelle, metapelle, que entre su juicio; que vuelva su espíritu”. Así hasta que llegan al lugar en donde el niño recibió el susto. Si el motivo fue un árbol, una lancha, etc., se le raspará y se guardarán las raspaduras. Si, por el contrario, el causante fue una persona o un animal, se le cortará un mechón de pelo. En el primer caso, después de raspar al culpable y de huasquearlo, se iniciará el regreso a casa, en la misma forma como de ida. Al enfermo se le sentará en la cama, mientras la curiosa pone a hervir las raspaduras a las cuales ha agregado ciertas yerbas especiales para el susto y en seguida la machi rociará el cuerpo del pa­ciente soplando el agua milagrosa con la boca en todo el cuerpo con el objeto de hacer que entre su juicio. Esta ceremonia debe hacerse al momento de oscurecer y con no menos de cuatro personas como acompañan­tes de la curiosa.  (Elena Quintana de G. “Voces del archipiélago” p. 41).

            En Apiao se cree que para calmar a una persona asustada hay que agitarle un pañuelo sobre la cara , al tiempo que se le dice una y otra vez: “¡Tu juicio, tu pello!”  (Cárdenas et. al. “Los Chono..”. 220-230 pp.)

            Var.:hacer cutipe, cotupelli.

            Etim.:m.COUTUN, COUTUCAN ``dar flechazos o buscar a alguien para ello'. PELLI, PELLÜ `alma'.

COTUTA:f.zool. Pilhuitra. Pidén común (Ortigomax rytirthyn-chos landbecki). Ave zancuda del pantano, aso­ciada a la bru­jería. Su canto: "fillorruiz, fillorruiz, fillorruiz, ruizz", es interpretado como anuncio de buen tiempo, especialmente si lo hace al atardecer. Empero, si se le ve en el hualve con buen tiempo es señal que lloverá en las horas si­guientes. Si el canto de la cotuta va dirigida a una persona es como si el chucao le cantara mal. Y si esta avecilla se cruza en nuestro camino nos está anunciando que por ahí pasará un muerto próxi­mamente.

CUCAO:f LaCucao entra en amores con el Millalobo, pero la madre los prohibe.  Este rapta a la joven y derriba varios cerros de las inmediaciones ‑formando aquella laguna‑ para que nadie llegue hasta su refugio.(versión s. XVIII). //5 Versiones más contemporáneas señalan que la joven retorna a su casa, al año del rapto, con una criatura que oculta en su rebozo. La madre, a pesar de las advertencias, mira a su nieto, el cual se transforma en una estrella. Su hija, desesperada, se sumerge en la laguna gritando: ¡Cucao, cucao, cucao !, voces que vuelven a escucharse cada año, para las vísperas de Sn. Juan. 

            Obs.:véase otra versión de esta leyenda en: Chireno.

            Etim.:posiblemente el nombre del sector derive de la leyenda. De no ser  así, habría que pensar en Chucao,  la garza cuca cucau   `hueco que se forma en la cima de los troncos de los árboles' o el viento el N.O. (3a. acep referida por Cañas) 

CUCAUCUI:excl. Grito desesperado que lanza la Cucao al abandonar la casa materna. [Véase el Millalobo ].

CUERVO:m.zool. (Phalacrocorax olivaceus olivaceus, Humboldt). Pato yeco o cormorán negro. Pescador in­cansable de peces y crustáceos. Anida en árboles. Tiene la cos­tumbre de ubicarse en sitios prominentes, a la orilla del mar, y abrir sus alas en toda su envergadura; se dice que según hacia donde oriente sus alas será el viento que va a correr. Al igual que la gaviota, la garza cuca y la bauda, este cormorán también se encuentra entre las posibles formas que adopta la Voladora..

 

CUCHIVILU:m. Un animal, con cabeza de cerdo y cuerpo de culebra, que vive en el fango de los esteros. Cuando sale, hoza los corrales de pesca. Quien le escucha su gritito: `cur, cur, cur', es de corta vida. Tampoco es aconsejable bañarse en las aguas de su hábitat, porque aparecen granos o cheñcheñes. //2 Yerba antiflatulenta.

            Etim.:CUCHI `cerdo' y FILU,VILU `culebra'.

 

CUDEQUÉN:m. Misterioso ruido nocturno que presagia muerte en el hogar donde se le escucha. Si suena como un brazado de leña, el infortunado será un varón; en cambio, si se siente como si lanzaran una carga de ramas, habrá que pensar en una mujer.

            Var.:cudequéñ.

            Etim.:m. CUPEHUEN `producir un ruido característico el árbol al             caer'. Está también la voz CÜDE `atado de coleos para alumbrarse'.

CUERO:m. La manta. [U.c.art.def.].

CUEVA DE LOS BRUJOS:fr.f. Casa Grande de la Mayoría, ubicada presumiblemente en Quicaví, según la tradición oral y las declaraciones en el "Proceso a los brujos de Chiloé" (1880).

            [Allí se anota: "Esta se halla cubierta de una capa de tierra (tierra con pasto) para ocultarla y después se halla con una chapa que tiene llave de alquimia. Se valió de ésta para abrirla y luego vinieron de adentro dos seres completamente desfigura­dos que se parecían el uno a un chivato, porque también se arras­traba, y el otro era un hombre desnudo y con una barba y el pelo que le llegaban a la mitad del cuerpo y que eran comple­tamente blancos. A este último conocían con el nombre de `Inbunche' y a aquél con el de `Chivato'"].

CULEBRA: este reptil, aunque escaso y pequeño en Chiloé, es para nosotros un animal ‘inamible’. Así como el basilisco, puede tomar los alientos  a distancia. Se cree también que dejando cabellos en agua estancada, (en una botella, p. ej.) estos se vuelven culebras.

            “Tenía una hija que iba a buscar agua todo el tiempo al pozo. Se entretenía mirando en el agua, jugando y después volvía con su chunga a su casa.

            Pero al pasar el tiempo esta niña se fue adel-gazando; quedando cada día más flaca y pálida. Nadie se explicaba porque iba quedando tan maganta y sin ánimo para trabajar.

            No hubo caso ni con médicos de ciudad ni campo. Nadie daba con la enfermedad. Finalmente la niña murió.

            Un día que la madre estaba sacando agua en el mismo pozo, de repente se encuentra con una tremenda culebra. Gorda. Estaba tomando agua. Persiguió al bicho y le dio muerte. Estaba repleta de sangre.

            La gente antigua nos decía: ‘cuando veas a una culebra nunca te pongas de frente a ella, especialmente si está con la boca abierta y sacando la lengua. Así lo hace para tomarte el aliento’.

El aliento es la sangre del cristiano.”

(Entrevista a Cleofa González. Huillinco. 1993)

CULEBRÓN:m. Basilisco.

CURAMILLA:f. Piedra legendaria que existiría en una laguna próxima a Cucao. En ella retozaba una hermosa joven que fue raptada por un joven que andaba tras la `piedra de oro', pero quedó embelezado al verla a ella.  

            Etim.:m. CURA `piedra' +  MILLA `oro'.

CURIOSO:m. Encantador, pougtén, chamán chilote.

CUSME:m. Trauco. //2 Huelli, insulto-conjuro contra el Trauco. //3 bot. Pahueldún.

            Var.:culme, cusma.

            Etim.:m. CULME `huérfano', pero CULMEtun o CULMEy son voces anticua-das que significan `desear, apetecer', codiciar  sexualmente.

DACHE:com. Individuo considerado de corta vida por su comunidad. [U.m.c.mit.].

            Etim.:m. DACHEN `curar, medicinar a la gente'.

DEGULL: un arbusto venenoso usado por los brujos (Cañas).

DEÑ:m. zool. Pájaro que, al decir de algunos, es negruzco, con la cola algo café y de porte mayor que un zorzal. Podría tratarse del mismo chihued o tiuque nocturno. Como sale en los atardeceres no se le ha podido iden­ti­ficar con claridad. Tiene un vuelo repentino y silencioso que sorprende y asusta a los transeúntes quienes lo tienen por agorero e incluso brujo. Chilla como una gallina y anuncia la muerte de las personas posándose sobre la ½ hoja inferior de la puerta de cocina. //3 m. Coo.

            Var.:deng, deñe, deñi.

            Etim.:m. DEÑIÑ  `las cejas'.

DEÑAL: Deñ..

DEU (Coriaria ruscifolia, L.): Matarratones. Arbusto cuyos frutos azul-violáceos envueltos en pétalos carnosos se asemejan a granos de pimienta. El tanino la faculta para curtir y, además, tiñe de negro. Se dice que los brujos la utilizan como veneno y las machis para curar el cachín.. La Voladora  bebería el zumo de esta planta para vomitar sus intestinos, primera fase en su trans-formación.

Var.:deo, veu.

Etim.: DEHUÜ ‘ratón [los pequeños granos de sus frutos se amasan con harina y se emplea para matar ratones]’.

 

“Con orines, piedra de curanto, agua de mar y piedra lipis hace un remedio eficaz para curar el reumatismo. Esta misma mezcla regada en cruz, entre claro y oscuro, antes de sembrar para espantar los malignos. (E. Quintana. Voces p. 132).

 

DILDAHUE (Dysopsis glechomoides, (Rich.) Muell. Arg.):  Planta usada como ‘remedio para el aire’.

Var.: dildahuén.

DIUCÓN DE CHILOÉ:m. zool.(Xolmis pyrope fortis, R.A.Philipi /A. W. Johnson) Huilco, Ojos colorados. Diucón de gran tama-ño, gris oscuro y de iris rojo y pico y patas negras. Su hábito de picotear los cristales lo vinculan a ciertas creencias mágicas.

EMPAUTAR:v Pactar con el Diablo.

ENCAMAHUETAR:v. Dar de beber,a persona o animal, un brebaje a base de cacho de camahueto. //2 fig. Persona o animal de gran fuerza y resistencia; que no siente frío, calor, ni cansancio y que se supone ha ingerido raspadura de cacho de camahueto. [U.m.en participio. /adj. y masc.].

ENCANTADOR: m. Pougtén.

ENCANTO: f.pl. Acción mágica ejecutada por Encantadores o chamanes. //2 Ciertos objetos encantados que se usan instrumentalmente para determinados fines.

Var.: encantoamiento

 

Dicen que en Cucao hay unos hoyitos muy misteriosos que    salen a flor de tierra y de ellos brotan distintos sonidos. Los Curiosos saben donde encontrarlos y ponen sus oídos en ellos y escuchan un bramar de animales, entonces dicen: este es un encanto de anima-les. Si oyen el murmurar de dos personas: es un encanto de amor. Y así se busca lo que uno anhela.

Un anciano de Apiao regresaba a su isla con encanto de animales. Había tenido el acuerdo, de meter la tierra tripulada  con linaza, para que no se le vaya el poder al atravesar el mar. Al ir frente a Caguach,  nos cuenta doña Rosario Hueicha, vieron que el mar como que hervía y de las profundidades salían animales que estorbaban la navegación. Se hizo tan peligrosa la situación  que el veterano, lanzó su encanto  con bolsa y todo al mar, al tiempo que un toro gigante se perdía con todos los animales en lo  más hondo, para no voler a aparecer.

 

ENYERBADO*:m. Bebida a base de plantas que producen envenenamiento o alteraciones síquicas. //2 Víctima de estas prácticas. //3 Llapui.

ENLESAMIENTO:m.fig. Acción y efecto de enlesar.

ENLESAR:v.fig. Embrujar; perder el juicio o quedar atontado, adormecido, desorientado, sin saber lo que pasó, por acciones mágicas.

ENYERBADO:m. Bebida a base de plantas que producen envenenamiento o alteraciones síquicas. //2 Víctima de estas prácticas. //3 Llapui.

ENYERBAR:v. Dar un brebaje de hechicería a un contrario. [U.t.c.part.]

ENYETADO:m. Estar poseído de yeta  o mala suerte.

ENYETAR*:v. Dar yeta  o mala suerte. [U.m. en part.]

Etim.:ital. JETTA <jettar `causar mal de ojo'.

EÑIUQUÍN:m.bot. Planta parecida al huildin y al `perejil de huerta'. Uno de los 25 remedios contra el Trauco.

ENTIERRO:m. Tesoro oculto, en monedas y lingotes de oro o plata. Se le supone originario de la Colonia, en espe-cial pertenecientes a los jesuitas. Los sitios son revelados cuando por las noches se dejan ver tres llamitas blan­quecinas o se reconocen animales mágicos que custodian estos tesoros. /2 Cocción hecha bajo el rescoldo.

            Obs.: véase: Imelev.

 

SUBIENDO EL GAMBOA

El Gamboa -apodo dado al río en memoria del fun­dador de la ciudad, mariscal Martín Ruiz de Gamboa- oculta muchos secretos y una historia de más de 426 años. Los indígenas lo llamaban Quiquilhue o “lugar donde abundan los helechos costilla de vaca”.

            Hasta hace una década, ambas riberas esta­ban repletas de palafitos. El alcalde de ese tiempo desalojó el lugar, haciendo desaparecer a la pobla­ción Pedro Aguirre Cerda.

            Desde la Colonia se arrastran creencias vin­culadas al buscado ‘tesoro de los jesuitas’. Se dice que la Orden de la Compañía de Jesús había acumu­lado mucha riqueza. Antes de ser expulsados, en 1767, transportaron sus tesoros desde el convento, a través de un túnel que desembocaba en la ladera norte del Gamboa. Lo enterraron dejando como hito una piedra grande con una cruz tallada, dice la leyenda. Otros aseguran que fue depositado al pie de la ‘piedra del camahueto’.

            Este tesoro está custodiado, dice Doña Isabel Vidal :

             — Más de algún vecino había visto salir de las aguas del río  a un  ternerito con cacho y cola de oro... Si salía del agua saltando de alegría, era señal de que Castro tendría grandes y propicias no­veda­des... Si salía del agua bramando enfurecido, era se­ñal de “desgra-cias”. Y agrega: cuando el río baja con ruido, noticias trae, no de puro gusto sale el camahueto del Gamboa”.

            Otros aseguraban que un ‘cuero’ se había apo-sentado, cuidado el lugar, de los intrusos. Bernardo Quintana escribe : “...fueron muchas las víc­timas que desaparecieron en sus aguas, espe­cial­mente bañistas y mujeres que acudían a lavar ropa, en sus orillas”.

            Doña Inés de Bazán tenía terrenos en este lu­gar y una encomienda de veliches dedicados a ex­traer oro en las riberas del Gamboa. Y debió haber algo del preciado metal porque los españoles en­contraron 'buenas señales de apariecia de la tierra’'. Lo testimonia también la cima de la ladera norte, llamada cerro Millantuy, que en la lengua de sus an­tiguos ocupantes significó : ‘tierra aurífera o ‘sol de oro’.

            La aguas de este río dejaron de dar oro, pero entregaron la electricidad para el pueblo. Queda to­davía el tranque como vestigio de esos tiempos cu­ando la luz era fabricada en casa. Hoy el sector ha quedado como sitio para que pololen las parejas más atrevidas.

CALEN, ENTRE ENTIERROS Y VISIONES

Los costeños, como los llaman los de las islas de enfrente, son también aficionados a buscar entie­rros y tesoros, no sólo para la Noche de San Juan, sino en toda ocasión cuando se presenta alguna señal. No se ha sabido, con certeza, de alguien que los haya encontrado, a pesar de las excavaciones que cada cierto tiempo amanecen.

            Hace algunas décadas, un vecino, dejó bota­das sus siembras y quehaceres tras un escurridizo tesoro que se manifestaba mediante extrañas apa­riciones en un sector de su terreno.

            Dicen que el espíritu del tesoro se materiali­za en animalitos de extraños colores o formas. El afortunado que tenga esa visión debe tirarle una prende y el objeto quedará señalando el sitio del entierro. Estos, a veces arden; entonces se ven tres llamitas blanquecinas -como cauquiles- que salen de la tierra.

            Cuando uno va a sacar un tesoro se debe lle­var la ropa al revés, sin ningún objeto bendito, sin mentar a Dios ni a su cohorte y el número de la co­mitiva ha de ser impar. Sin estas normas el entierro no se entrega o se corre.

            Finalmente, cuando se está cerca de él, prin­cipian a aparecer visiones diabólicas y ruidos de ca­denas y lamentos para espantar a los profanado­res. Por eso ningún buscador de entierros puede ir sin su botellita de aguardiente, para darse coraje.

            Pero aquí no ha terminado todo. El vaho de la plata es muy dañino y más de un desenterrador ha muerto al año, seco como una rata envenenada. Al destapar la paila o el pisco de greda hay que ha­cer que un gato o un perro aspiren ese gas.

            En Achao, donde se esconde el tesoro de los jesuitas en torno a la iglesia Santa María, se conoce una fórmula novedosa: la Noche de San Juan hay que salir a caminar unos 7 kilómetros y entonces uno se topa con el Caballito de Siete Colores, el cual desaparece en el sitio donde hay un tesoro.

 

ENYERBAR*:v.mit. Dar un brebaje de hechicería a un con­trario. [U.t.c.part.]

ENYETADO*:m. Estar poseído de yeta o mala suerte.

ENYETAR*:v. Dar yeta  o mala suerte a personas o si­tua­ciones.

            Etim.:ital. JETTA <jettar `causar mal de ojo'.

EÑIUQUÍN:m.bot. Planta parecida al huildín y al `perejil de huerta'. Uno de los 25 remedios contra el Trauco.

FASILISCA:f.fig. Mujer festiva, temeraria, que hace diablu­ras.

            Var.:basilisca.

FASILISCO:m. Basilisco.

Var.:facilisco.

 

FIURA:f. Mujer pequeña, de extraordinaria fealdad, que aparece como acompañante del Trauco. Habita, al igual que éste, los bosques y quebradas. Viste ropa colorada, preferidos por su pareja. Se apodera ‑con su aliento y su mirada‑ de la voluntad de los humanos,"tomandoles sus alientos" para disfrutar sexualmente de ellos; éstos quedanenlesados, tullidos, aunque plenamente satisfe-chos. Versiones de Huillinco-Cucao indican que rapta a los niños y los cría como propios. Se le supone hija de la Condená.

“Los agarra por las piernas, dejándolos tullidos por toda la vida; a aquél por los brazos; el de más allá por la cabeza.  A  algunos (a veces a toda una familia) les suelta un aire, daño mayor que la más terrible de las epidemias. No solamente tira las enfermedades contra los hombres, sino también contra los animales, especialmente contra los chanchos, perros y gatos.” (Molina. Mitología...p 44)

//2 amb. Tratamiento familiar y festivo para demostrar extra-ñeza por un comportamiento o acción sorprendente [¡...y esta fiura de dónde apareció! ¿No estabas en Santiago?]. //3 Piguchén; ser monstruoso y desconocido de tierra y del mar. //4 Esperpento; individuo feo o de aspecto ridículo. Usado en este caso como insulto. [U.espec.c.m.]

FLECHADA:f.fig. Flechazo mágico.

FLECHAR:v.fig. Embrujar lanzando flechazos o males.

FLECHAZO:m.fig. Coigüae o cualquiermal impuesto a distancia por el brujo flechero.

FLECHERO:m.fig. Artillero; brujo habilitado por su organi­zación para ejecutar maleficios, acordados por el consejo de la secta.

FUCHA:m. Buta, futa.

            Var.:ficha,fuca,fucha, futalo, futra.

FUTAMACHO:m. Butamacho.

GOÑAUCA:f. Hueñauca. Reside en la profundidades del volcán Osorno o en cavernas cercanas; produce el fuego por frotación y posee una corte de jounches que andan a saltitos, en su única pierna y, a su vez dislocan una de las extremiades a los jóvenes buenos mozos que pueden coger [Cañas].

            Var.:güenuauca, guenaucas, hueñauca, huañauca.

GUADEQUE:m. Huesos, huevos hueros y otros objetos que el brujo o mandado entierra en los sembrados para ma­learlos.

            Var.:huadeque.

GÜECUFU:m. Huecuvu.

GÜI: Perder la orientación o ser enlesado por los brujos.

            Var.:hui, vuy.

            Obs.:en todas las formas, hui  es cd. de HACER [Me dejó hecho hui  la cabeza con sus mentiras ] . / La ‑i tiene una pronunciación larga.

            Etim.:m. ÜYULN `dar vértigo, mareo, aturdir a alguno'.

 

            “Primero lo sajaban a pleno día. Después lo extra­viaron en su propio monte, a cuenta una manchita de matorrales, que cuando uno estaba entrando por un lado ya estaba saliendo por el otro.  Pero  ahí  estuvo  dando vueltas medio día -enlesado- hasta que su vieja lo salió a buscar y lo encontró difareando, sentado en un palo podrido”.

 

GURUTREGUA: el zorro chilote (Canis fulvipes). Se le atribuyen rasgos funestos, en especial cuando se cruza en el camino o se le da muerte y el cuerpo es trasla-dado.

            Etim.:m.NGERÜ ‘zorra/zorro’ + TREGUA ‘perro’.

GUTAMACHO:m. Butamacho.

EL HOLANDÉS ERRANTE O VOLADOR:fr.m. Buque ‑con una es­tampa similar al ‑ que está condenado a navegar eternamente con una tripulación fantasma. Su capitán recibió este castigo cuando desafió a Dios en el Cabo de Buena Esperanza.

HORNOHUINCO:m. Huinco. Cerro ubicado entreChacao y Quemchi en cuyo interior existe una piedra blanca que atrae el oro, lo que lo hace muy valioso y rodeado de leyendas. //2 top. Cerro y sector al oriente del lago Chapo, [al E. de Puerto Montt].

            Etim.:e. HORNO  + m. HUINGCUL `el cerro'.

HUALAIHUÉN: Se cuelga al exterior de la casa un ramo de esta planta para impedir que la Fiura haga daño.

HUANILÉN:f. Era una hermosa joven que se embelesa contemplando las estrellas, pero un día fue raptada por un enano, quien la mantuvo cautiva en una cueva. Finalmente logra escapar, en una embarcación, llevan-do consigo al vástago resultante de esta relación. El pequeño amante sigue a su familia, introduciéndose en el mar, hasta ahogarse. Pero este hecho enfurece a las aguas, dando origen a las tempestades, hasta entonces desco­nocidas.

            Var.:guanilén.

            Véase: Chaicucuía.

            Etim.:m. HUANGELEN `estrella'.

 

 

TRAUCO ENAMORADO

 

“Mi abuelita -acota doña Juana- como una historia nos conversaba. Y dicen que esa fue cosa cierta, entre Alao y Apiao. El Trauco se enamoró de una joven que iba siempre a los cauchaos. Antes en Apiao había montañas con tanta luma. Entonces de tanto ir esta mujer a buscar el fruto de ese árbol se le presentó el Trauco: un hombre chiquitito. Adonde iba la mujer tenía que andar ese chiquitito. No la soltaba para nada. Vuelta que hacía y ahí estaba. La mujer no hallaba como desqui­tarse de eso.

            Pero un día lo hizo leso. La mujer se fue arriba de la luma a bajar esos granos y le tiraba lejos al Trauco los ganchos con la fruta. Y el otro se entretenía en reco­gerlos, lejos. Mientras ella pegó la bajada rápido del ár­bol y se fue hasta una piragüita que tenía por ahí escon­dida, al ladito del mar. Se embarcó enseguida y se metió pa' medio.

            Y el bichito ese se quedó llorando afuera. Estaba enamorado. Y quizo seguirla y se puso al agua, al mar,  y gritaba:

            -Tobillo queñ, rodilla queñ, cintura queñ, pescuezo queñ... y eso ya fue al final (ríe doña Juana) porque no sabía nadar. Y antes de hundirse, en su hablar es que de­cía:

            -¡Chum ngalngal!

            Ahora esa letra no sale, termina riendo doña Juana Millaneri, refiriéndose a la pronunciación de lo último.

            Y en ese lugar -epiloga la relatora- hay una cosa que florece- donde se murió ese Trauco. Hay unos boques que florecen en el tiempo.”

 

(Rosa Millaneri Leviñanco. Tac. 1994.)

 

HUECUVU*:m. Genio o fuerza del mal, que habita el mar y la tierra, y es el causante de enfermedades y otras calamidades.

            Var.:güecubo, güecuGu, huecubo, huecubu, huecufe, hhuecuve, huecovoe. 

            Etim.:m. HUECUFÜ, traducido como Demonio por los misioneros. Este se in­troduce al cuerpo del enfermo en forma de palitos, un pasto, una lagartija... Estos objetos son extraídos durante el machitún.

            ["En la Barra de Chaiguao se posesionaba un monstruo  de las profundidades del mar ‑llamado  Huecubu‑ pero luego de fundarse la Misión de los Padres de la Compañía en Caylín, el  maléfico  animal se ausentó de esos parajes." [Segismundo Guell. Noticia... 1769].

HUED‑HUED:m.zool. (Pteroptochos tarnii tarnii). Pajarillo montaraz, de color negro, que emite tres cantos dife-ren­tes: uno de ellos, suena como un ladrido.

            Var.:huedhued, huidhuid, huid‑huid, huete‑huete, huelhueta.

            Etim.:onomatopeya de uno de los cantos de esta avecilla.

HUELCÚN: (Cestrum parqui, L' Herit): Palqui. El jugo de las de hojas frescas se usa en afecciones a la piel: herpes, ampollas,  llagas, eccemas, etc. Su veneno es tan fuerte -dice Cavada- que si un vacuno lo come muere de inmediato. Para atraer amorosamente a jóvenes darle de tomar en infusión, mezclado con la bebida. También usado para curar maleficios y ponzoñas especialmente en sahumerios para malos aires y torce-duras.

HUELLA: f.bot. (Corynabutilon vitifolium). Un arbusto utilizado para apaciguar dolores menstruales y, en altas dosis, como abortivo. Se les da a las vacas para hacerles ex­pulsar la placenta//2 Trauca.

            Etim.:m. HUELLA `el arbusto malváceo'.

HUELLI:interj. Insulto lanzado al Trauco para alejarlo. //2 El Trauco. //3 Sodomita. [U.t.c.adj.]

            Var.:hueye, hueyi, huelle, güeñe.

            Obs.:al parecer, entre muchas culturas americanas la relación homosexual, al menos entre hombres, era aceptada e incluso formaba parte de cultos e instituciones religiosas. El hueyel purün, una ceremonia propia del cahuin huilliche, era una danza de machi y hueyes.. La misma machi, en sus comienzos habría sido un hombre disfrazado de mujer, condición que mantuvo en Chiloé  hasta el final [Palacios.Razas..., p.63].

            Etim.:m. HUEYE `hombre que hace las veces de mujer en la       relación homosexual'.

            Véase: machi

HUELPÚN:m. Cueva grande utilizada por los brujos. //3 top. Lugarejo en el sector N.E. de la i. Cailín.

            Etim.:m. HUELPÜN `agujerear'.

HUENCHULA:f. La Cucao, laChirena, muchacha que es raptada por el Millalobo.

HUENCHUR:f. La Vieja; madre de la Huenchula que, por intervención del Millalobo, vuelve a la vida pero debe permanecer en el mar, controlando las mareas, las calmas y las tempestades.

EL ABUELITO HUENTREAO:fr.m. Quiluch. Creencia y culto trasplantado a Chiloé  desde San Juan de la Costa, en Osorno, alrededor de 1935, a través del movimiento denominado la mapuchería. Según los cuncos este patri­arca tenía sus dominios en el mar, donde se ena-moró de una sirena con quien engendró al primer `quiluche'y con ello el inicio de la humanidad. También es rector de las fuerzas activas de la naturaleza: frío, calor, cosechas, enfermedades, vida y muerte. Le ofre-cen culto en los lepunes  y lo personifican con una rama de laurel.

            Var.:Huentreyao.

HUEÑAUCA:f. Goñauca.

HUEVOLLOY:m. Huelloy; huevo en estado embrionario que se supone puesto por un gallo y del cual nace el basi-lisco. También aplicado a pancoras sin caparazón calcárea.

            Var.:lloilloy.

            Etim.: HUELLOI 'tierno, nuevo'.

HUILCO: m.Diucón. Ojos colorados.

Var.:huelco, huedco,ulco hulco.

Etim.:m. HUEDCO ‘id.’

HUIMANAO:top. Cerro próximo a la desembocadura N. del río Chepu, [en la costa N.O. de la i. Grande..

             ["En la cumbre del cerro Huimanao hay un orificio que llega hasta el fondo del cerro, donde se encuentra un molino. Por ese hoyo/.../se deja caer una calavera. En cuanto ésta llega a la tolva/.../la piedra del molino comienza a girar con una rapidez asombrosa. De inmediato, por otra abertura que se encuantra en la falda del mismo cerro, empieza a salir el polvo proveniente de los huesos de la calavera. A ese polvo/.../se le agrega un líquido de color café, hasta que logra formar una pasta. Esa masa, pre­viamente cocida en el rescoldo, pasa a formar una quepuca. Será hembra o macho según el sexo del difunto." (Nicasio Tangol. Chiloé...) ].

 

HUITREO:m.onom. Grito áspero y de mal agüero del chucao.

            Var.:huitrotroy, güitrotroy, huichochoy, huitroutro, huichoucho, uitihuiti, huitreu, güichoucho, güitrotroy.

            Anton.:chudec.

            Etim.:m. HUITRAUN `sublevarse, levantarse'.

IMELEV:top. Islita del grupo Quehui.. La tradición señala que allí existe un importante tesoro. Se mantiene gene-ral­mente deshabitada.

            Obs.:véase: entierro.

            Var.:Imeleb, Imeldeb.

            Etim.:m. IMELN `rodar, volcar' +  LEFN ` correr, huir'.

INVUNCHAJE:m. Acción y efecto de invunchar.

            Var.:imbunchaje.

INVUNCHAR: Hacer invunche y, por extensión embrujar, hechizar. //2 fig. Hacer invunche. [U.m. en part.] Persona afeada o deformada. //3 Meter en un invunche  a alguien, me­diante engaño o estafa.

            Var.:imbunchar, ivunchar.

INVUNCHE:m. Portero de la cueva. Machucho. Chivato. Chivo brujo, Chinchín roca, Chacha Grande, Chacha-chiño, Trabutre. Butamacho. Monstruo originado en un ser humano que los brujos tienen como custodio de sus cuevas y como patriarca de sus aquelarres. La grasa del invunche y el polvo de su charqui es apreciada, tanto casi como el cachito de camahueto, para soldar huesos, dolores reumáticos e incluso es componente vital en una crema rejuvenecedora. //2 fig. Persona fea o deforme. //3 Maleficio, hechicería. //4 Lío, asunto extremadamente embrollado cuya solución es casi imposible.

Var.:ivunche, imbunche.

Obs.:su figura es similar a los jounches  que habitan el  volcán Osorno o Goñauca.

Etim.:m. IFÜN `agrandarse como la masa fermentada o un órgano del cuerpo hipertrofiarse por enfermedad...' De aquí deriva IVÚN, IBUM `bicho (huecuvu) que la  machi debe expulsar del cuerpo del enfermo para sanarlo. / Pequeño ser o enano mítico.

 

 [Raptado a poco de haber nacido de una ‘mujer limpia', es alimen­tado con leche de gata negra, milcao, carne de infantes y, posteriormente, carne humana. Los brujos le hacen crecer cerdas con jugo de picochihuín; le dislocan los miembros y una pierna es pegada a la espalda, lo que lo obliga a desplazarse a brincos. Al igual, su cabeza ha sido torcida hacia atrás ‑dicen‑ para de­spistar a los intrusos. Bala como un chivo porque su lengua ha sido partida en dos o cortada para que no revele los secretos de la secta. Su función allí se remite a custodiar la cueva, participar en algunos rituales y a arbitrar ‑como un patriarca‑ en algunos juicios . [(Proceso a los Brujos de Chiloé. 1880. Juzgado de Ancud)].

 

IVIRCÚN (Ercilla volubilis, A.H.L. Juss. / E. spicata.): voqui auca. Enredadera de flores blancas y frutos anaranjados [‘coralillo’ ]. Las machis  aplicaban sahumerios y masa-jes a los enfermos con esta planta. También se le asocia al Invunche y a la brujería. Fibra codiciada para hacer canastos.

JAVIDEA:f. Instrumento que, así como la cultrunca, acompañaba a los brujos  en sus diversiones.

JOUNCHE:m. Cortesano de Goñauca que salta sobre la única pierna que posee. Atrapan a los chicos bonitos y les dislocan sus piernas.

JUELLE: f. Trauca (versión recogida en Puelo por Elena Quintana. Voces... p. 78).

JUEZ:m. Supremo de los brujos.

LATUÉ (Latua pubiflora  (Griseb.) Phill.):mit. Palo de los brujos. Solanácea considerada una de las plantas más tóxicas del país. Crece de la cordillera costera entre Valdivia a Chiloé. Llamado también el "árbol de los brujos”, porque su uso estuvo restringido a machis y curanderos. En pequeñas dosis tiene propiedades alucinógenas, provocando convulciones y delirios debido a la concentración de un alcaloide muy fuerte, que puede causar la muerte. “Para contrarrestar el efecto de locura se da de beber jugo exprimido de murra y se ponen compresas de hielo. Así y todo perdura un dolor de cabeza.” (Muñoz. El uso medicinal... p.68). El zumo se utilizó también para capturar peces, adormeciéndolos en pozas de esteros y recodos de ríos, para luego apalearlos (rincun) una dosis cuidadosa de corteza y hojas en infusión es estimulante sexual.

“Crece en suelos profundos, frescos pero no anegados. Aparece formando parte de matorrales secundarios, donde el primitivo bosque ha sido destruido.”  (C. Donoso Z.- Carlos Ramírez G., Arbustos Nativos de Chile).

            “Arbusto espinozo de ramaje largo y de hermoso aspecto. Hojas alternas enteras; espinas ubicadas en la inserción de las hojas, de color verde claro, con forma elíptica, agudas, atenuadas en el pecíolo, de 5 a 6 cm. de longitud.

            Flores solitarias, axilares, pedunculadas. Cáliz corto, ancho, con 5 divisiones. La corola es un tubo largo también de 5 divisiones y está densamente cubierta de vellos por fuera; estambres, 5, estigma corto, anchamente bilobulado. Floración: durante la primavera. Fruto una baya globosa, verde-amarillenta, de 2 cm. de diámetro, que encierra numerosas semillas”.  (Hoffmann. Flora silvestre.. p.222).

Var.:latúe, latúa.

LAUCAR*:v. Perder el pelo la gente, o la lana los animales. Este hecho a veces es atribuído a los brujos.

Etim.:m. LAUN `perder el pelo, ponerse calvo; estar la tierra sin yerba' + KA `part. que confiere continuidad al estado que expresa el verbo y a veces le da el carácter de insistencia'.       

LAUREL (Laurelia philippiana, Looser.): Tepa. Hojas utiliza-das en diversos rituales, mágicos y religiosos.

LEMULAHUÉN:m.bot. Hierba utilizada como antídoto contra los `25 males' del Trauco.

     Etim.:m. LEMU `bosque' + LAHUEN `hierba medicinal'. Tal vez se trate del mismo lamu-lahuén o lilinquén.

LEPÚN:m. Es un ritual de ofrenda y rogativa al abuelito Huentreao, en Osorno. Esta tradición fue trasplantada al sur de la I. Grande,  alrededor de 1935, por caciques de San Juan de la Costa, con algunas adaptaciones locales y de acuerdo a necesidades circunstanciales.

              Al interior del ruedo sagrado o patriarcal se plantan tres ramas. Una representa al abuelito Huen-treao; la otra al inca Atahualpa y la tercera a Blanca-flor.

            Var.:lepuntún.

            Ver:ngillatún.

            Etim.:m. LEPUN `aseado; el patio de las rucas; el sitio limpio frente a ellas'.

     [Tribus de la costa llevan una rama de laurel hasta los domi­nios del abuelito y la posan en el mar; entonces el gancho es el mismo Huentreao, el cual es llevado de tribu en tribu hasta la cordillera para ser festejado y de ahí vuelve al grupo de origen que lo retorna al mar, donde desaparece. Este trayecto duraba meses.

     Los quiluches ‑portadores de la rama‑ llegan con sus músicas hasta la tribu receptora. Hay un intercambio de saludos y orato­rias por ambos bandos. Entregan la rama y luego comienzan seis carreras con sus caballos y griteríos para espantar al huecuvo. El jefe, acompañado de su machi, clava en tierra la rama de laurel en el centro de una circunferencia de seis metros de radio, donde ya hay tres ramas de laurel y tres de avellano. Luego empieza el baile, dando un saltito con un pie mientras levantan también el otro. Todo esto alrededor de las ramas, tomados de la mano, alternados hombres y mujeres. Es en esta actividad cuando se le van haciendo las peticiones al abuelito. Como la tribu receptora ha preparado gran cantidad de mudai ‑una bebida a base de trigo, con algo de maíz y quinua‑ y animales, al día siguiente se les inmola frente a la rama que es Huentreao, orientada hacia el oriente, la cual recibe parte de esta sangre. Después viene la comilona y nuevos parlamentos hasta que los quiluches se reti­ran. Entonces el jefe que dio el lepún es el nuevo portador de la rama sagrada y  avisará a la tribu vecina para que los espere próximamente. (Versión de A. Cañas, referida a Osorno)].

 

LESO:fig. Enlesado. //2 Limpio,  que no es brujo.

LEVISERIO:m. Revisorio.

LIGUAY: m. Lluhay.

LIMPIAR EL BAUTISMO:fr.v. Raspar el bautismo; efectuar un sacrificio que confirme la voluntad y decisión de rein­corporarse al sistema indio, rechazando el bautismo como símbolo del sistema occidental y cristiano. La brujería, como organización de resistencia étnica, exige esta con­dición a sus asociados.

  [Para ser aceptado como brujo, el postulante debe permanecer 30 noches bajo un traiguén para borrarse el bautismo (Véase este concepto).] 

LIMPIO:adj.fig. Leso; el que no practica las artes de brujería.

LINAZA (Linum usitatissimum):f. La semilla cocida es considerada alimento predilecto de la Pincoya. Usada también en rituales de fertilización de playas y para proteger encantos y cachos de camahueto cuando son transportados fuera de sus sitios de origen.

LIUQUEM:m. Cudequén.

LLAPUDERO:m. Brujo; quien prepara el llapuy.

            Var.:llapuyero.

LLAPUY:m. Polvos, yerbas y otros objetos que usan los brujos para sus hechicerías. //2 Brebaje preparado por un curioso para atraer el cariño de la persona a quien se le dará de beber.

            Etim.:m. LLAPÚE ` saludable para el estómago'.

 

LLOILLOY:adj. Huevolloy.

            Var.:llolloy, lloilloi, lloy.

 

LA LLORONA*:fr.f.sing. Es una mujer alta, delgada, toda ves-tida de negro. Su presencia sólo es captada por los niños, los perros y los los `entendidos'. Cuando se le escucha en su llanto silencioso, un vecino morirá en esa ruta.

            Obs.: véase La Viuda.

LLUHAY:m. Reptil de plata cuya vida es eterna y su pose­sión es heredada entre los campesinos que dicen poseerla. Se alimenta de leche, pero en la noche consu-me los tallos y las flores de los papales vecinos, arrui-nándoles las siembras.

            Var.:Lluay, Lluaya, Lluhaya, Liguay, Yuayua, Yuhay.

 

            “Se mantiene con las flores que hurta en la siembra de un vecino, con el cual el dueño está “pleiteado”. El liguay se aposenta en el hurón de papas y en la época de cosecha se traslada al hurón de papas nuevas. Si no, el liguay se va y no vuelve. (Elena Quintana. Voces... p. 80).

LOBO MARINO:m.zool. (Otaria flavescens.) Lame.

            Obs.:véase champalla.

            [Este animal ha sido un importante eslabón para el de­sarrollo de la humanidad en este archipiélago del planeta. Los canoeros obtuvieron de él alimento, aceite para engrasar sus cuerpos y para beber; pieles para sus vestimentas y cueros para sus toldos. Durante la segunda mitad del s. XIX se les cazó indis­criminadamente para la industria europea del aceite y de la pele­tería. Hoy son perseguidos por las salmoneras.

            En los tiempos primordiales, cuando Caicai  levantó las aguas, los humanos que no alcanzaron los promontorios alzados por Tentén, fueron transformados en animales marinos, espe­cialmente lobos y así sobrevivieron en ese medio acuático.

            Hasta el presente los chilotes tratan con recelo y respeto a esta especie a la que se le vincula también con el Caleuche. En 1865 indígenas de Terao denunciaron al magistrado de Castro la muerte de un lobo marino por parte de un vecino, para quien se pedía castigo ejemplar.]

            Véase:champalla.

 

LUCERNA: barco grande como el mundo -dice Oreste Plath-. Para recorrerlo de popa a proa se parte siendo niño y se llega en la ancianidad.

LUCHE (Ulva lactuca): la Pincoya utiliza esta alga como vestido y el Caballo Marino como alimento.//2 fr.v. IR AL LUCHE: morir. En la región de Cucao-Huillinco se tiene esta expresión que habilita la antigua creencia que los pullis  tenían su residencia en el océano, allí donde muere el sol. Asociada a esta concepción se halla el mito de Tempilcahue y el balseo de las almas.

LUNES HOY, LUNES MAÑANA; QUE NO VENGAN LOS PERROS TODA LA SEMANA:fr.prov. Conjuro con que se ahuyentan a los brujos, los lunes, al primer canto del gallo.

MACHI*:com.hist.Pougtén. Oficio comunitario que en Chiloé  fue desempeñado por un hombre y tardíamente por mujeres. El machi ha sido el curandero local, a través de plantas medicinales y de otras técnicas heredadas an­cestramente. Pero, además, ejerció el rol de chamán y animador del panteón mágico‑religioso de su cultura, pues, así como hoy la ciencia busca el control de la naturaleza, así entonces la magia ‑cuyos secretos ma­nejaba el machi‑ pretendía igual fin. Fue, además el animador principal del nguillatún.  Hoy la machi  no es más que una curandera o consejera, en relación a males provocados porbrujos.

   ["Un ser supremo o un espíritu le revelaba a través de gestos exteriores ‑un sueño, u otro llamado interior‑ que estaba de­terminada por fuerzas sobrenaturales para ser chamán. A partir de entonces, se iniciaba un largo proceso de instrucción por parte de una machi anciana, proceso que se acentuaba a medida que se acercaba el proceso de consagración. Si bien la función coti­diana básica era la de curar enfermos, debería, a su vez, lograr los conocimientos que le permitieran descubrir al brujo o a quien causara la muerte. También debía conocer los secretos para controlar el clima, predecir hechos futuros o descubrir cosas ocultas. Y junto a esto, todo un repertorio de fórmulas, oraciones, ensalmos, conjuros, cantos, bailes y una gran destreza en el uso del cultrún o cultrunca, como se llamó en Chiloé a este tamborci­llo. (R. Cárdenas et Al. Los Chono...)]

            [Gusinde registró ‑a comienzos de este siglo‑ 324 plan­tas, usadas como purgantes, vomitivos, sudoríferos, abortivos, afro­disíacos, etc. Demuestran ‑agrega‑ un profundo conocimien­to  de la anatomía, llegando a efectuar lavados intestinales con una vejiga llúa). Dowling,señala:"...tiene un conocimiento exacto del valor medicinal de cada planta y de cada substancia (pero no le interesa la composición química de la planta o de una deter­minada substancia, como tampoco su efecto medicinal o su ac­ción me­dicinal). Todo esto involucra una acción divina en la que siempre está presente Ngenemapún durante la elección de la planta o substancia y Ngenechén durante la curación, con sus simbólicas ramas de canelo." ] 

            Véase:huelli.

MACHIL: m. Brujo arrepentido y perdonado por un sacer-dote. Éste usa sus conocimientos en la anulación de las acciones brujeriles y se vuelve un enemigo de ellos.

MACHITÚN*:m.med. Tratamiento hecho por la machi que busca extraerle al enfermo el mal que le han intro-ducido. En general, era una ceremonia pública, donde "el cu­randero hace mil gestos y reza cosas que no deja en­tender", escribe un misionero chilote del s.XVIII. //2 Cualquier tratamiento casero a base de yerbas medici­nales.

["...según las mismas machis el mal es tirado por alguna persona enemiga a la víctima, o es adquirido por un encuentro con el Huecufü... La machi lo hace venir a la superficie del cuerpo y de ahí lo extrae chupando, lo escupe en unas hojas, que luego se que­man,...tienen forma de un palillo,o de una pajita o de un palo o de una lagartija." (Fray Félix José de Augusta. 1910). Al propio poder medici­nal de las plantas se suma la sugestión terapéutica que produce el canto y la música y el ambiente preparado "...que en definitiva impone, sin vacilaciones en la mente del enfermo, la idea afirmativa que sana­rá del todo..." (J . Dowling)].

            Var.:machín, machina, machintún.

MACHITUCAR:v.med. Practicar la machi  su machitún.

//2 Conjurar con acciones los maleficios de los brujos.

MACHO: Machucho.

MACHUCHO:m. Butamacho. Aunque en la actualidad se le presenta como el mismo invunche. Se diferencia de éste porque es como una cabra. En el Proceso a los brujos se anota:

“...vinieron de adentro dos seres completamente desfigurados que se parecían el uno a un chibato porque también se arrastraba y el otro  era un hombre desnudo y con una barba y el pelo que le llegaban a la mitad del cuerpo y que eran completamente blancos. A este último cono­cían con el nombre de “Inbunche “ y a aquél con el de “Chibato”. Este también tenía el pelo y la barba blanca y muy largas y su cuerpo lo tenía cubierto de una especie de cerda /.../.

            El chibato e imbunche existían desde que la cueva fue construída y que eran reemplazados por otros, al morir estos. Coñoecar agrega que el Consejo determinaba qué personas se­rían chibato e inbunche, los cuales eran tomados por la fuerza, encerrándolas en la cueva. /.../ Así acostumbraban a estos indivi­duos a desempeñar el papel que quisieran y les enseñaban a hacer algunos saltos o brincos. //2 Invunche. //3 fig. Persona fea. [U.t.c.adj.]

            Var.:macho, butamacho.

            Etim.:e. MACHO[CABRíO] + ‑UCHO, un suf. despectivo.

MACUÑ:m. Chaleco de los brujos, chei, challanco. Chaleco que, a manera de corpiño, se pone el brujo para volar, alumbrarse y detectar presencia humana. Se le supone hecho de piel humana ‑pecho de mujer‑ o cuero de pescado. [La sacan de los cadáveres “a la izquierda del cuerpo y en dirección del pecho hacia la barriga. Esa piel la curten con ciertas yerbas y enseguida los brujos se la cuelgan con sus cordones al lado izquierdo y con ella andan de noche produciendo una luz especial que los distingue...” (Proceso a los Brujos..., p.130. Declara: Mateo Coñuecar)

"Es luminoso, de luz amarillenta, rutilante, que despide gotas en forma de llamas," por el aceite humano (A. Cañas].

            Var.:macuñi, magunñ.

            Véase:brujo.

 

LA CAMISETA DEL BRUJO

Doña Rosalía ya se lo había advertido en un par de oportunidades, que si no sanaba pronto a su marido te­nía que vérselas con sus hijos.

_ “A vuelta del Navarino van a regresar de la Argentina, Pelapecho maldecío”, le gritaba a pleno cami­no público.

            Don Carmelo Barría había sido un hombre ro­busto y bueno para el trabajo, pero por cuestión de des­lindes se enemistó con Juan Estanislao, brujo rematado según el vecindario. Ahora no era ni la sombra de lo que fue hace un año.

            Primero lo sajaban a pleno día. Después lo extra­viaron en su propio monte, a cuenta una manchita de matorrales, que cuando uno estaba entrando por un lado ya estaba saliendo por el otro.  Pero  ahí  estuvo  dando vueltas medio día -enlesado- hasta que su vieja lo salió a buscar y lo encontró difareando, sentado en un palo podrido.

            Después de este percance ya no fue el mismo. Empezó a ponerse maganto y falto de apetito. Lo llevaron al médico, a Castro, pero sus vecinos les aconsejaron que estaban perdiendo plata porque ese era trabajo de una machi. Pero ésta se declaró incom-petente porque el  raiguae era muy poderoso y no podía contrarrestarlo. Sin embargo, le dio algunos consejos. Pero necesitaba a sus hijos para eso.

            Después cayó en cama y entonces -cuentan los vecinos- era una función cada noche con tan­to lucerío que transitaba la casa. Doña Rosalía se confundía, aten­diendo siembras, sus animalitos, a su marido y a los bru­jos por la noche. Pájaro que se aposentara salía persiguiéndolo con ti­zones del fogón.

            _“¡A cuentas un puñado de huesos está mi viejo! -le gritaba la mujer-. ¡Espérate que vengan los chicos -lo amenazaba- ahí te quiero ver, brujo sarniento!”.

            Y así fue como una tarde de otoño, en la lancha de recorrido se bajaron dos mocetones

gruesos, forzudos, cargando pesados cacharpe­ros y un par de valijas de madera terciada.

            Después de los llantos de rigor, la madre les contó, con más detalles que en las cartas, lo que estaba sucediendo en su hogar. Los mucha­chos escucharon en silencio y con sigilo salie­ron de la casa antes que amaneciera.

                        Lo pillaron todavía en su cama. Y con ese bozarrón autoritario que identifica a los viajeros a la Patagonia, uno de ellos le gritó de afuerita del cercado.

            _“¡ Sale de tu cama, brujo flojonazo, que aquí te precisamos !”.

            A penas se acercó lo tomaron de un ala y se lo llevaron. No hubo palabras durante el tra­yecto. Al llegar, lo introdujeron en el dormitorio y fue atrincado por la fami­lia. El viejito, acurru­cado en su poncho café, negaba todo con mo­nosílabos. Doña Rosalía ordenó:

            _“Ahora, sáquenle esa manta. Ahí dentro debe traer su macuñ”.

            Apareció una camiseta ennegrecida por el hollín y grasienta, que le quitaron en el acto. Quedó en puros cueros, encogido y protegiéndose el pecho.

            _“¡Máchavete ahora! -hijo de satanás-” le replicó la mujer.

            El anciano recogió su poncho y en dos zancadas alcanzó la puerta.

            Ahora chicos -ordenó la madre más calmada- va­yan a buscar unas varitas bien sobaditas y fuertes porque a esta camiseta la vamos a moler a palos. Este es el chaleco con que ese brujo miserable vuela cada noche. Májenlo bien esto, una hora cada día, hasta que tenga­mos resulta­dos. Al día siguiente -contaban los vecinos- el viejo Juan Estanislao cayó en cama.

 

            _“¿Y cómo va el enfermo aquí?”, pregunta­ban curiosos.

            _“Saben, -contestaba doña Rosalía- arregentan-do está. Hoy, hasta unas papitas al res­coldo comió”.

            Y así no más fue. A la semana, la camiseta no era más que un puñado de hilachas y la salud del embrujado ya se había recuperado casi por completo. El día que sa­lió al corredor de su casa, aprovechando el solcito de la mañana, se detuvo un vecino a saludarlo.

            _“Miren qué alentadito que están don Carmelo”. ¿Capaz que tengan fuerzas para ir al sepulte del finado Juan?

            _“¿Qué Juan, hombre?”

            _“Juan Estanislao -¿qué otro?-. Parece que murió a la amanecida. A mí fueron a suplicar para que diera ra­zón al fiscal... y repiquen las campanas”.

 

 

 

MAGÍA: la acción extraordinaria o encantamiento del mágico, brujo  o Curioso.

MAL:m. Llancazo. Coiguae. Maleficio provocado por el brujo.

            Var.:mal con dueño, mal impuesto, mal malo, mal tirado, mal soplado.

            Obs.:otros sinónimos:cachín, challancazo, daño, flechazo, rociada.

TIRAR EL MAL:fr.v. Flechar; provocar el brujo ‑a personas o animales‑ una enfermedad desconocida, intratable por médicos, pero que puede ser intervenida por un Curioso  o consultada a la Mayoría.

MALINHUE:m.Peuchén o engendro similar que habita las pro-fundidades de las aguas.

[Había un cunquillal, había ciénego, y el pozo estaba a pique, bien hondo, y ahí estaba el malinhue del mar, el Chireno. [Santos Naín, Qiutil. 1993].

MANDADO:m./f. Animal que sirve a los brujos  y aparece como enviado por ellos para observar a los limpios  o ejecutar un mandato. [“Uno nunca sabe las intenciones de esos animalitos, por eso no hay que tratarlos mal; pudieran ser manda­dos.."].

MANTA:f. Cuero. Animal fabuloso que habita lagunas y ríos del sur de Chile. Se muestra como el pellejo de un va­cuno, flotando entre dos aguas. Al tener a su alcance a su víctima la envuelve y la succiona, mediante vento-sas, y con unas uñas que bordean sus orillas. Algunos lo de­scriben con ojos en todo sus bordes.

LA MAPA:f. El challanco o revisorio.

MAPUCHO: tabaco chilote que dejó de cultivarse desde mediados del siglo, aunque durante la colonia tuvo mucho éxito y era considerado de una calidad similar al medio de Cuba. Tuvo uso ritual en machitunes y trepu-tos, especialmente como purificador.

            Al parecer el tabaco no fue cultivado antes del S.XVIII, y desde 1781 la Corona ordenó que "se les quemaran las cosechas, destruyeran las siembras i aniquilaran las semillas de este género......”

 

EL MARINO:m. El Caleuche.

            Obs.:corresponde a una designación tabueica.

MECHAY:m.bot. (Berberis darwinii, Hook). Arbusto y bayas. Muy usado en tintorería: la corteza hervida con sal y las flores dan un amarillo claro, pero el hilado no debe exponerse al sol durante el proceso. Posee una baya comestible, la micha, algo más ácida que el calafate. Sus hojas leñosas y con fuertes espinas y sus frutos, en infusiones, son aplicables contra inflamaciones. Sus es­pinas, usadas por los brujos, eran clavadas a sus enemigos para provocarles tumores. Sus raíces, tostadas y trans­formadas en polvi­llos, poseen un efecto cica-trizante en heridas. Su madera, usada aisladamente como leña, era la materia prima de los gualatos  ceremoniales para mejorar corrales  y pla­yas. //2 adj. Una clase de papa.

            Var.:mechai, mechae, michai, michay.

            Etim.:m. MëCHAI `id.'

            ["Al hacer el pitrel (corral de pesca) se le guas­quea con ramas de mechay florido" [Quintana]. // "Para que los mariscos no se sequen (mueran) hay  que ma­riscar con un palde de mechay".  [Creencia tradicional].

 

MEHUELLÍN (Satureja multiflora,  (R. et P.) Briq.): ant. Arbusto elegante, peludo, aromático, de 1 m de altor, conocida en otras partes como menta de árbol, porque los escala. Ha sido usada por los brujos y las machis..

Etim.: ME ‘estiércol’ + HUILLIN ‘los orines podridos, utilizados para lavarse la cabeza’.

MEICA: Yerbatera; machi que practica individualmente la medicina. La voz deriva de la meiga gallega, especie de bruja y curandera, experta en pócimas para el amor.

MEMORIOSO:m.zool. (Sylviorthorhynchus desmursii ).Pilque. Tiltil. Pequeña avecilla de color café pardusco y de larga cola que habita al interior de los bosques. Los escolares se disputan sus colas para llevarlas entre las hojas de sus libros o pasarlas por las cejas ‑al igual que las plumas de la pinda  y la catulia- porque traen buena memoria y éxito escolar.

MEULLÍN: Planta de un verde más intenso que el helecho; suele crecer en la montaña, y la gente lo busca para combatir el aire.. Se pasa por el fuego y se hace una cama con estas hojas y en ellas se acuesta el enfermo.

MILLAHUILLÍN:m. Quepucas. Piedras calizas que son frota-das sobre las semillas que van a ser sembradas, para fer­ti­lizarlas con ese polvo. Si posteriormente se riegan con agua de corriente se asegura un rendimiento aún mejor.

            Var.:millahuinllín, millaullín. 

            Etim.:m. MILLA `oro' + HUILLÜN `orinar'.

MILLALOBO:m. Chireno. Dueño absoluto de los mares en representación de Coicoi Vilú. Es el resultado del apa­reamiento entre una mujer y una foca, durante las luchas entre las serpientes míticas; de allí que sea un humano con cuerpo de lobo marino, de pelaje brillante. Su pre­sencia en Chiloé  ha quedado retratada a través de una leyenda difundida desde Cucao.

            Obs.:Véase:Huenchula, Huerchur, Pincoya, Sirena, La Vieja, lobo marino.

            Etim.:m. MILLA `oro', por el color de su pelaje + e. LOBO, referido al animal marino.

            [La versión escrita más antigua de la leyenda es de 1766: "...fabulean los indios que en tiempos pasados una de aquellas indias tenía una hija que todos los días iba a lavarse a la mar, donde salía un huecubu o monstruos y cogiendo a la indiecita la llevaba mar adentro, donde tenía dicho huecubu sus amores con la Cucao, que así se llamaba la indiecita. Reprendiéndola un día su madre de aquello, se lo participó a su amante huecubu y éste enojado derribó varios cerros y formó aquella laguna para que la madre no tuviese lugar de ir jamás a ver cuando su hija era llevada del fabuloso huecubu." (Hanisch, Walter. La isla..., Stgo. 1982. Citando a un jesuita del s.xviii)].

    La versión de don José Antonio Panichini (1992), de Cucao, es la siguiente:

 

            "‑Según conversaban mis abuelos, esta niña vivía con la mamá nomás.  Dicen que tenía un cos­tumbre de mirar en l'agua, hacerse espejo en l'agua. En las maña­nas, a toda hora, se miraba. Lo hallaría bonito; no tendría espejo para mirarse, no habría antes... No sé. Una mañana se levantó temprano; se fue a traer agua y no volvió más. La Vieja, dejó de hacer lo que es­taba haciendo. ‑¿Dónde se fue esta nahue? ‑es que dijo‑ y se mandó al pozo a buscarla.

            Claro, cuando llegó, estaba la chunga, sobre los tablones del pozo... y con sangre. Y la hija no se veía. La fe le sacaron, la dejaron dentro de la chunga y a ella la llevaron pal mar.

             ‑¿Mataron, entonces, a la nahue, abuelo?

             ‑¡Qué iba a morir!, si la llevaron los dueños del mar. ¡Qué iba a morir! Ya no tenía fe como el cristiano cuando la llevaron. Por eso decía yo que la fe quedó ahí en la sangre, en la chunga.

            Parece que al año ‑eso lo conversaba mi abuelita‑ volvió la hija, pero ya llegó con una guagua. La Vieja di­cen que conoció a su hija.

             Llegó, entró apurada. Pasó a dejar en un cajón un envuelto que la Vieja no sabía lo que era. Dicen que le dijo, que le rogó a su madre que no la tomara, ni la mirara nada; que no se arrimara a su lado.

             ‑Yo, es que le dijo, voy a ir a agarrar cheno para que se sienten los quiñe mapo.

             Se fue a cortar cheno , que es la paja raton­era. Qué más que había andado y la Vieja se fue a mirar al tiro. Y es que dijo: ‑¿Qué es lo que trajo esta nahue? Cuando lo destapó no más, dicen desapareció. Se hizo una ilusión.

             El nieto era ese. ¡Cómo lo iba a mirar ahí, si la Vieja  estaba con la fe y el nieto era el peguchén!

            Volvió al tiro la hija y le grito de afuera: que tanto le había dicho, le había rogado, que no le hubiera mirado lo que pasó a dejar ahí. Si por qué lo hizo. Ahí afuera, no­más; ya no pasó a la casa. Y empezó a bajar al mar gri­tando a toda su fuerza:

 

            ‑¡CUCAUCUI!, es que decía.

 

            La Vieja salió a mirar qué es lo que llamaba.

 

            ‑¡CUCAUCUI!, es que decía. ¡CUCAUCUI!

 

             Salió, ahí en el alto. Ese alto está ahí. Venían, di­cen que esos lobos dando vueltas, entre chicos y gran­des. Se iban para arriba, a la casa de la Vieja. Eran los paisanos de la hija, sus quiñe mapo, que también iban a hacerle una visita." 

 

 

EL CASTIGO DEL MILLALOBO

Era un matrimonio bien avenido, con dos hijos media-nos. Ella atendía sus huertecitas, sus animalitos y de vez en cuando salía toda la familia a mariscar. El era pescador y mal no le iba. Vivían en una isla

            Una mañanita que volvía de la pesca observó una pareja de lobos que tomaban el sol en un peñasco que sobresalía del mar. Se acercó por atrás sigilosa-mente, porque pensaba cazarlos. En el pueblo pagaban bien por los cueritos y el aceite es un buen tónico.

            Cuando el pescador estuvo encima de ellos, re­cién se dieron cuenta de la intención del humano y se ti­raron al agua, pero el más pequeño recibió todo el maza­zo de la pala del remo y quedó flotando entre dos aguas, mientras la loba rondaba ufando alrededor del bote.

            Desde lejos vieron acercarse a esos dos hombres que venían costeando, casi pisando el mar. El pescador estaba en preparativos de pesca y sólo se percató de que ya estaban en su patio, cuando fue hacia la bodega a buscar más beta para fondearse. Observaban el cuerto del popito, clavado en la pared para que se oreara .

            _“Les interesa el cuerito -dijo a manera de saludo- lo pesqué ayer nomás”.

            _“Lo maté, querrá usted decir”, dijo seca­mente el más alto, mostrando varios dientes de oro.

            _“A veces se les caza por estos lados” -gregó el pescador, sin entender muy bien el sarcasmo del hombre de los dientes de oro-.

            _“Lo estábamos ubicando señor...”, se inte­rrum­pió.

            _“Francisco Colhuante, para servirle”. ¿Para qué me precisaban?”.

            _“Nosotros somos mandados...” comenzó expo­niendo el que hasta ese momento había per­manecido callado. Su voz era más precisa y no evidenciaba emo­ciones.

            _“¿De parte de quién será ? “-interrumpió el pes­cador, con cierta tensión por el carácter formal que ad­quiría la conversación.

            _“Somos tripulantes de El Marino -empezó- pero somos mandados por el Millalobo. El no permite que nin­guno de los animales marinos sean sacrificados inútil­mente, ni maltratados. Usted, sin ninguna necesidad, mató ese lobito y la loba sufre en estos días lo que tendrá que padecer, cuando su hijito mayor muera”.

            _ “¿Qué...? ¿Qué dice usted hombre?, reaccionó el pescador que se había quedado de una pieza”.

            _“A veces tienen que pagar justos por pecadores, como dicen ustedes aquí en tierra”, confirmó el de la sentencia”.

            _“El pescador corrió desesperadamente al in­te­rior de su casa, porque no dudó de lo que esos hombres le decían con tanta severidad. Encontró a su hijo tendido en un sofá y con síntomas de fiebre. Llamó a su mujer y volvió al patio. Ya no estaban ni los hombres de El Caleuche, ni tampoco colgaba el cuero del popito en la pared.

            A los días el niño moría en los brazos de su padre y ante la consternación de su comunidad”.

 

MILLALONCO:m. Una especie de patriarca mítico que aparece en la tradición del siglo xix. //2 Un apellido muy común en el área mapuche huilliche.

            Etim.:m. MILLA `oro' + LONCO `cabeza'.

MUÑICANTO (hacer): fr.v. Hacer aúto los animales; es decir, ejecutar saltos y carreras alocadas. Esta acción es interpretada como funesta.

NOCHERO:m. Brujo.

NGILLATÚN:m. La ceremonía. El ritual religioso más im­portante de la cultura mapuche-huilliche que dejó de practicarse en Chiloé durante la Colonia. Fue restituido ‑casi como símbolo‑ por el movimiento de la mapuche-ría, en algunas comunidades isleñas.

            [Se forma un círculo con estaquillas, en un sitio pro­minente. La entrada única de este patriarcal se orienta hacia el O. y es un arco ornamental similar a los que se entrecruzan al interior, con flores y ramas de laurel. En dirección al E. se plantan tres arbolitos.

            El maestro de ceremonia, con un báculo, inicia una procesión por fuera del sitio sacro, acompañado de su escolta que porta una bandera de paz y dos ramos de laurel y seguido de todos los participantes, entonando una canción de paz. El recorrido continúa por dentro, sin zapatos ni objetos metálicos y cantando o rezando temas religiosos, en `idioma'.

            En este recinto se inmolará también al animal; con su sangre se hacen cruces en la frente y se fleta a las personas enfermas. El cadáver del ternero de más de dos años es retirado para ser carneado; se regresará sólo las menudencias para ser quemadas. En todo momento se ofrenda a Chau-Dios y se le rocia chicha o se entrega alimentos al Abuelito Huentreao, a Blanca Flor y al Inca Atahualpa que están simbolizados por los tres ar­bolitos de laurel que fueron plantados al interior.

            Una vez que se han consumido los animales sacrificados, fuera del patriarcal, se baila el circular . Luego viene la fiesta. (Versión de Carlos Lincomán, cacique general de Chiloé)].

 

ÑANCO: m. Aguilucho, pihuel. Si se posa frente a una casa anuncia la muerte de un miembro de ese hogar.

ÑATUÉ: m. El cerebro de los muertos que los enemigos de un agricultor ponen en la cabecera de las siembras para que éstas no produzcan. (E. Quintana. Voces... p. 98).

ÑIRIVILO*:m. Monstruo piguchén, mitad zorro y mitad ser­piente que suele vivir en aguas cenagosas, de fuerza descomunal y muy dañino. En el sur de la Isla es un perro con cola de zorro.

            Obs.:los mapuche aseguran que es un perro delgado y pequeño con cola de zorro y cabeza de gato. A  veces se le confunde con el cuchivilu  y el cuero..

            Var.:guirivilo, guruvilu, nirivilo, ñirivilu, ñivivilu.

            Etim.:m. NGERÜ `el zorro' + VILU `culebra'.

 

NOCHE DE SAN JUAN: esta noche se abre la puerta que nos introduce al conocimiento del futuro y a las dimen-siones mágicas de la realidad. es la noche en que los entierros  arden, el Diablo anda suelto y los campos son bendecidos por el Bautista.

            En la mañana, muy temprano la gente se lava el pelo y la cara con las aguas bendecidas y comienza a llamar, tres veces consecutivas:

            -¡San Juan!, ¡San Juan!, dame milcao yo te daré pan.

            La noche anterior dos han sido los eventos más importantes: el baile del tropom y las pruebas.

 

     Algunas de estas pruebas son:

 

l.   La joven que sale al amanecer y se encuentra con un perro su marido será un goloso perro durante su vida. (Castro)

2.  Al salir, después de las 12, se encuentra con un gato negro es mala suerte para el futuro - felicidad si el gato es de otro color. (Cbulín)

3.  Si sale, luego de medianoche, con una gallina negra y da vueltas siete veces la casa, encontrará al Diablo. (Chulín)

4.  Al primero que encuentra y abraza, luego de las 12, puede ser su pareja. (Matao)

5.  Si a medianoche se hace una cruz en los árboles, producirán el doble. (Matao)

6.  Si a las 12, mira la luna y después la higuera, la verá florecer. (Chulín)

7.  La higuera y el "pesebre" (helecho) florecen esta noche.  Quien posea una de estas flores será muy afortunado.

8.  Quien vea florecer la yerba buena esta noche será muy afortunado siempre que lo mantenga en secreto. (Matao)

9.  Si entierra una haba y la va a ver a medianoche de San Juan, florecerá. (Chulín)

10.  En la víspera se planta la flor de la hortensia, en un tarro con tierra y agua.  Luego se le hace un pedido poniendo fe en el bautismo de San Juan. (Achao)

11.  Hay que lavarse las manos con agua de vertiente para maintenerse joven y el cabello para conservarlo hermoso.  Esa noche las aguas están benditas por el Bautista. (Cheniao)

11.  Cuando llueve esa noche o al día siguiente, va a haber abundancia de manzanas. (Achao)

13.  Antes de la salida del sol hay que regar los árboles con agua de vertiente, para que den bastante fruta durante el año. (Achao)

14.  Para tener buena siembra hay que tirar un pedazo de vela la noche de San Juan. (Quenac)

15.  Si esa noche se pide bajo la higuera que la quiera su enamorado, saldrá cierto. (Quenac)

16.  Para obtener riqueza hay que descuerar un gato negro en la montaña y con ese cuero hacerse una billetera. (Cheniao).

17.  Para obtener una llave mágica hay que cocinar vivo un gato negro en pleno monte, encerrándose en un círculo para que las visiones queden fuera.  Una vez cocinado, uno de los huesos tendrá la virtud de abrir cualquier puerta. (Castro)

18.  Para aprender a tocar guitarra hay que colocarse durante esta noche bajo una huiguera (Tocoihue) o bien en el encuentro de cuatro caminos donde aparecerá el Diablo a enseñarle (Chulín).

19.  Si uno mira al espejo la Noche de San Juan aparecerá el Diablo.

 

 (Cárdenas-Hall. Manual...)].

                  Obs.: véase entierro y tropom.

 

¡O‑JOJÓ!:interj. Expresa desagrado o desilusión. //2 Grito que se lanza al saltar el curanto, una vez tapado, para que quede bien cocido.

 

OJOS COLORADOS:fr.m.zool. Huelco, Diucón de Chiloé.

["Ojo Colorado mató a su mujer;

creyendo que era carne 

se la quiso comer".]

 

PACULLÉN:f.sing. La Llorona.

PAHUELDÚN:m.bot.(Pseudopanax Valdiviensis, (Gay) Seem.). Palo mayor, Chaumán, baldahué.  //2 bot. Deo.

             Var.:paudén, pauldén, pahuel, pahueldén, pahueldín, pahueldón.

            Obs.: véase chaumán.

            ["Es grueso como esto (indica el cañón de la cocina); es un palo que está dando vueltas en los árboles grandes de laurel. Como un boqui grueso /.../ Se apoya a esos palos. Donde está él hay de esos palos /.../ Hay que cortarlo a las ocho de la mañana porque a las ocho justas hace pichí. Tiene que cortar arriba pri­mero (parte superior) y después abajo. Si no los pichí se van pa'rriba y no lo larga. Cuando se quiere ir a cortar el palo hay que llevar un puñado de esta lejía del fuego (indica el cenicero de la cocina a leña ), de esta lejía fría se lleva en un atado, al monte. Cortó usted el palo nomás y le dejó hecho neblina con la lejía y apretó... pa' que no lo vea adonde lo llevó. Una vez en casa se busca un cuchillo y se amenaza ferozmente al pahueldún para que mee. Y viene, lo guasquea usted y empieza el río de pichí /.../ Y ese es el remedio para darle de tomar a la persona que está enferma y se fleta con lo mesmo". (Entrevista a Rosa Huentén, Contuy 1993 )].

            [Al pahueldún ‑que es un palo blando‑ se le extrae el jugo mediante azotes para contrarestrar el efecto del Trauco. "...se busca uno con dos patas y se le hace una cabeza...de trapo...se cuelga del pescuezo en el humo del fogón...y en la noche todos se levantan para darle sus huascazos con un guijón hasta hacerlo mear...y a esa hora se le dice: `Aquí tenemos a este diablo colga­do' y se le grita:¡Ah diablo...aquí te va a ir bien!... El jugo se reco­ge en una vasija de laurel y se le da de tomar al enfermo que tiene la Fiura. (P. R. Azócar. `Chiloé...'. En: Rev. Antropología, Nº 74, 1967)].

 

 

 

PALO DE LOS BRUJOS: Latué.

Var.: árbol de los brujos.

PAPA:f. La producción y consumo de papas va ligada a ancestrales prácticas sociales como el aíto y la minga; a significativas creencias mágicas; a milenarios cultos al sol y a la piedra y se inserta en la mitología a través del Coñipoñi y el Lluhay. Más de 200 han sido las variedades cultivadas en el archipiélago y una cultura levantada a través de esta forma de alimentación

Obs.: véase también: quepuca

 

ORIGEN DE LA PAPA:

Un cacique de la isla de Chiloé /... / quería hacer el amor como los dioses.

            Cuando las parejas de dioses se abrazaban, temblaba la tierra y se desataban los maremotos. Eso se sabía, pero nadie los había visto.

            Dispuesto a sorprenderlos, el cacique nadó hasta la isla próxima.

            Solamente alcanzó a ver a un lagarto gigante, con la boca bien abierta y llena de espuma y una lengua desmesurada que desprendía fuego por la punta.

            Los dioses hundieron al indiscreto bajo tierra y lo condenaron a ser comido por los demás. En castigo de su curiosidad le cubrieron el cuerpo de ojos ciegos.

(Eduardo Galeano, Memorias... III, basado en  O. Plath, Geografía... p. 369).

 

RITOS DE SIEMBRA

            “... Extrae, durante el bajamar, varias papas que en la playa crecen con aspecto de piedras y las quema en una fogata de canelo y esparce las cenizas sobre las papas /.../

            Al día siguiente, entierra cuatro papas, una en cada esquina del sitio destinado a sembrar y las riega con un líquido, preparado especialmente y que tiene, como base, el “picochihuín”; en seguida rodea el predio, dando pequeños saltos, que simulan un baile, al mismo tiempo que entona una canción de siembra (un purum-prun); después disemina sobre el terreno, polvos de “quépuca”.

            Llegada a su término esta ceremonia, los intere-sados proceden a sembrar las papas, untándolas con una pasta, preparada por el machi, en la forma siguiente: se vacia el contenido de varios erizos de mar, en un dornajo y se mezclan con el polvo de sus conchas calcinadas, hasta obtener la consistencia de una masa viscosa.

            El machi aconseja que durante el período de siembra, no deba acercarse ninguna persona que vista luto, que venga del cementerio o de algún velorio.

            Cuando la siembra ya está crecida, el machi procede nuevamente a protegerla de los embrujos, regando cada una de las cuatro matas sembradas en las esquinas, con el mencionado líquido de poder mágico. Enseguida revisa todo el sembrado, por si encuentra carne de difunto o piedras sepultdas, en el lugar de las semillas, con que los mal intencionados intentan dañar las siembras. Si existen estos elementos, los lleva presuroso al cementerio, en donde les da sepultura. ( Bernardo Quintana. Chiloé... p. 141).

 

 

Se cree que:

·      Al empezar a sembrar hay que tirar la primera papa por la espalda para que produzca bastante y sean gandes  (Chulín).

·      Antiguamente los campesinos tenían la “piedra imán” que les servía para que las semillas de  las papas tuvieran mejor producción  (Matao).

·      No hay que tirar las raspaduras  (cáscaras) de las papas a la corriente del mar porque las próximas siembras se malearán  (Chadmo).

·      No hay que tomar huevos antes de sembrar papas, de lo contrario saldrán ciegas  (Castro).

·      No sirve contar las papas o legumbres, porque siempre las  tendrá contadas, nunca en abundancia  (Chaulinec).

·      No sirve levantarle tierra con travesía a las papas porque se arruinan  (Chulín).

·      Si se cae una papa de las que se están poniendo a la olla, seguro que llegará visita  (Quinchao).

·      Si se encuentra con una mujer al ir a sembrar papas, le irá mal.

·      Si sobra semilla de trigo o papa destinada a la siembra, quiere decir que habrá buena cosecha  (Autení). Si anda al justo significa que “gana” y hay mala cosecha  (Quinchao).

·      Cuando alguien quiere hacerle mal a su vecino le tira huevos hueros para que las papas salgan ciegas  (Apiao).

·      Cuando chocan los gualatos en el papal, es porque hay mazamorra en la tarde  (Nayahué).

·      Cuando la luna está en cuarto creciente no se puede sembrar papas porque salen cargadas de raíces  (Apiao).

·      Cuando los quiscales están con abundancia de chupones, va a haber abundancia de papas y trigo  (San Juan).

·      Cuando un perro come papas crudas anuncia pobreza

·      Cuando se ponen papas al fogón o al horno y las olvida, quiere decir que la familia la va a olvidar  (Achao).

·      Cuando se siembra con corriente de marea la semilla la comerá los pájaros  (Achao).

·      El perro no debe pasar por el papal porque sus patas se retratan en las papas nuevas  (Calen).

·      Las semillas se pasan por humo o se le hace una mezcla de ajos con sal, piedra lipe y ceniza para que el “Mal Cristiano” no le haga daño  (Achao).

 

PATRIOTA:m.zool. (Zonotrichis capensis chilensis ). Chincol, o copete.

            Var.:pachoco..

            [Su canto largo y agudo es interpretado como: ‑¿Han visto a mi tío Agustín?

            Cuando se para en la puerta anuncia visita.  Si llega a gritar cerca de la casa anuncia lluvia; pero si lo hace a me­diano­che, trae buen tiempo. / En otros casos su canto anuncia carta de buenos sentimientos. / Si persigue a una mujer es para que ésta se case con un indio. (Cárdenas-Hall. Manual...)].

 

PAUTO:m.fig. Pelapecho. //2 fest. Dicho a quien hace tra­ve­suras.

HACER PEUTÚN:fr.v. Dormir sobre piedras, lo cual trae sueños alegres.

            Etim.:m. PÉUMA `el ensueño, el éxtasis de la machi o su arte' + -TUN part. verbalizante de nombres e indica el aprovechamiento de ellos.

PEGUCHÉN:m. Piguchén.

PELAPECHO:m.despect.fig. Brujo, nochero. //2 Gentilicio festivo dado a los habitantes de algunas islas, consideradas centros de brujería. [Interesante va a estar el torneo: se enfrentan dos equipos de pelapechos: lemuyanos y quenacanos ].

            Etim.:deriva de la costumbre de los brujos de extraer la piel del pecho de los cadáveres para confeccionar su macuñ.

PELLANTE: Planta de propiedades laxantes y usada para depurar la sangre en la ictericia, como infusión. Junto al huahuilco, son las hierbas predilectas del camahueto.

Var.:paillante. 

PELLO:m. El alma -el principio interior de la vida- que abandona el cuerpo para situarse en un lugar definitivo.

            Var.:pelli.

            Obs.:véase peñomen, cotupeye.

            Etim.;m. PELLÜ `el alma'.

            [En Apiao se cree que para calmar a una persona asus­tada hay que agitarle un pañuelo sobre la cara, al tiempo que se le repite, una y otra vez: "tu juicio, tu pello; tu juicio, tu pello..."].

PENAR*:v.Manifestarse o hacerse presente en la vida terrena el alma de un difunto, a través de apariciones, ruidos y otras señas identificables.

PENCHAICO Pequeño traiguén  que se dice es originado cuando el camahueto cambia de hábitat, saliendo desboca-damente hacia el mar.

Var.:chanchaico.

PERRITO DEL ÁRBOL:fr.m. Chumaihuén.

PEUCHÉN:m.Piuchén.

PICOCHIHUÍN:m.bot. Hierba que combinada con el zumo de la huipinda hace crecer pelo cerdudo al invunche.

PIEDRA DE ARA:f. Componente de la farmacopea mágica de Chiloé, referida al mármol que se ubica en el altar para celebrar misa. Los polvillos de esta pieza son tan re­queridos, en ciertas recetas, como la raspadura de cacho de camahueto.

PILLÁN:m. Pulli  de un antepasado que continúa velando por sus descendientes. //2 Ente extraordinario que provoca los fenómenos naturales violentos, como el rayo, el trueno, los relámpagos, las erupciones volcánicas.

PILLO-PILLO (Ovidia pillopillo, (Gay) Meissn.)/(Dafne andina): Arbusto perenne, piramidal, de 3 ó 4 pies de altor. Exhala un olor desvanecedor que lo ha llevado a ser llamado también ‘palo hediondo’ En dosis altas puede ser un efectivo veneno que, en otros tiempos, usó la brujería.

Var.: pillu-pillu, pello-pello, pellu-pellu.

PILOTO:m.zool. (Cinclodes migrofumosus, (Lafr.) y D'Orb.). Chu-rrete. Pajarillo, menor que un zorzal, de color plomizo con franjas blancas que habita las playas pero no se adentra en el mar y anida en las cavidades de los acan­tilados.

            [Se dice que el piloto  es el ‘encargado del dinero' por eso si grita cerca de una casa está anunciando la llegada de plata. Sin embargo, si se pone con las alas abiertas frente a un hogar les está diciendo a sus moradores que pronto llegará un médico y si canta en el techo de una casa será para avisar que la lluvia está próxima. Empero, si picotea en un vidrio anuncia la muerte de alguien de esa familia y si ingresa a una habitación -lo cual es casi imposible- es porque morirá un niño. Y si se para en el mástil de una embarcación está anun-ciando la muerte de un tripulante. (Cárdenas-Hall. Manual...)].

PILQUE:m.zool. (Sylviorthorhynchus desmursii ).Memorioso, tiltil. Avecilla de plumaje pardo y cola larga. Vive al in­terior del bosque, entre matorrales. Las plumas de su cola son disputadas por los escolares para obtener buena memoria [inteligencia]. Se las colocan entre las cejas o en-tre sus libros.

PILQUEÑTUCULAR:f Chamán ejecutora de un ritual de siembra de habas.

            “Llegada la luna a menguante, se viste a la sem-bradora. sobre sus harapos, con el máximo de ropas usadas posible y sobre sus espaldas curvas, se coloca un niño pequeño, que no padezca enfermedad alguna. En estas condiciones, debe regar las semillas en la tierra ya preparada. Durante su faena, debe proporcio-nársele alimento, a cada instante, para que en ningún momento experimente la sensación de hambre; pues en caso contrario. la siembra resultaría improductiva.

            Una vez terminado su trabajo, "la Pilqueñtucular", devuelve las ropas, que siempre le son donadas, ya que se las supone impregnadas de múltiples embrujos.”

(Quintana. Chiloé..., 143-144 pp.).

 

PINCOY:m. Acompañante de la Pincoya. //2 Pincoya.

PINCOYA:f. Patrona protectora de los mariscos y peces de la costa. Las encantadoras con sus poderes la mantenían bajo su control y, mediante siembras mági-cas y otros rituales, lograban que la Pincoya fertilizara una playa, un estero o un sitio de pesca o marisca. Su cuerpo desnudo, su cabellera entre rojiza y rubia, y sus hermosas líneas femeninas han hecho del personaje un sueño de los lugareños. Su presencia sobre una roca o sembrando en una playa, con la cara vuelta hacia el mar, es señal que ese sitio será pródigo en mariscos. A diferencia de la Sirena,  ésta no posee cola de pescado.

 

Doña Domitila Cuyul, de Chadmo, fue Maestra de Paz. Hoy recuerda una rogativa para mejorar las playas:

—Acá se hace la «rogativa marina» para pedir el pescado, una siembra de mariscos en la playa... Hay que pedirle a los espíritus sembradores de la marina.

¿Y UD HA HECHO LAS SIEMBRAS DE MARISCOS?    

—Yo he hecho muchas siembras de mariscos, en todas partes.

¿Y CÓMO SE HACE?

— Yo cuando fui en Paildad ‑hace tiempo ya‑ fui solicitada por seis casas de familia. Ellos me preguntaron: ¿qué es lo que se precisará? Yo les dije:   “-conseguir la chicha es lo principal”. Cuando hay cómo ‑en un grupo de personas‑ con un cordero se hace una siembra; tiene que ser negro sí.

Después está la semilla: Los ingredientes están en la casa: las arvejas, el trigo, el centeno, la linaza, la cebadilla... Se muele crudo, cocido no prende. Tiene que ser abundante, por lo menos un almud. Lo que siembra lo toma el mar y lo desparrama por todos lados. Una siembra dura por tres años. No hay que molestar la playa por un año. Pero después usted llega con un canasto, puede ser de chigua, y lo llena en un ratito.

¿CÓMO SIEMBRA ESA SEMILLA?

—Se riega en el marbajo, donde debe haber mariscos. Tienen que ir los gualateros atrasito con sus gualatitos de mechay tapando la semilla; unos palitos enroscaditos.

¿Y SE LLAMA A LA PINCOYA?

—Eso va en la misma romancia.

¿Y UD. SE ACORDARÁ DE ESA INVOCACIÓN?

—No sé si me acordaré. Tendría que anotarla.

 

¿PERO DE QUE TRATA, EN GENERAL?

—Es el llamado a la Marina:

      "Ayu tuafinta Chao troquín mai    

       ta fucha maior mai quei

       ta fucha catrihue mo

       tamoyén fucha maior.

       Feita huelo toanta cariño mo

       cunquelunta suantu mai

       notra poñi toponiltun mai

       unquilu mai

       Feita pu peñi, feita pu langén

       favor feacín,

       feita yu toafinta pu peñi

       o pu langén mai.

       hueñe toan

       a huetru neo tu yan

       medá que cojumo mai

       pu peñi mai.

¿Y QUÉ MÁS SUCEDE?

—Se hace la comida y de eso mismo se sirve, en la misma playa cuando hay tiempo bueno. Cuando hay una casa al lado se hace ahí. Ese es un banquete que se hace a cuenta con todos.

¿Y LA SANGRE TAMBIÉN SE APROVECHA?

—Eso es lo principal. Se sirve la sangre a los espíritus de la marina. Usted quisiera ver una rogativa marina...No sé si iba a andar en su tino [ríe].  

Otros señalan que esta siembra se hace durante los pilcanes (las más grandes mareas). El Curioso comienza a salomar en la orilla del mar una letanía ininteligible y se detiene cuatro veces para llamar a la Pincoya. Luego riega con semillas de linaza toda la extensión de la playa que se quiere fertilizar.

Cavada (Chiloé...p.102), agrega que cuando no hay una Pincoya en casa hay que buscarla en sitios retirados. Para ello los chamanes deben ir en compañía de jóvenes bulliciosos y alegres para atraer a la pareja de la abundancia., Convocada por esta algarabía -agrega Quintana (Chiloé... p.138)- la protectora se acerca transformada en una diminuta pancora la cual es transportada en el castillo de proa de la embarcación sobre un mullido cojín de lamilla hasta la playa en cuestión. Una persona del lugar será la responsable para alimentarla con resina de quina, linaza y trozos de cancato; al mismo tiempo que se establece la prohibición de sacar cualquier producto de esas aguas y playas por un tiempo determinado.

Respecto al origen de este personaje se dice que:

 ["Al año de ser raptada por el Millalobo la joven Huen-chula regresa al hogar materno con un bultito en el regazo, que no permite que se lo miren. Pero su madre, la Huenchur, no resiste la tentación y, al primer descuido, destapa a su nieto. La criatura, se vuelve agua cristalina. La Huenchula, al encontrar una poza de agua en la artesa donde había dejado a su hijo, deposita ese líquido en los dominios del Millalobo y esta substancia se vuelve una "adolescente muy hermosa, de larga cabellera dorada. De encantos y dulzura incomparables". Es la Pincoya que, desde entonces, reinará en el mar junto a sus padres, protegiéndolo, sembrándolo y rescatando a los náufragos. Viste con algas mari­nas y su alimento predilecto es la linaza].

 

PIRIMÁN:amb. Síncopa popular de piedra imán. Quepuca, millahuillín. Piedrecilla negra usada intrumentalmente con fines mágicos; se distingue una macho, algo más alargada que la otra, de sexo femenino.[U.t.en pl.]

 

   [Estas piedrecillas son "dos animales diabólicos que se man­tienen con el estiércol de los animales de los vecinos a fin de hacer improductivo el terreno de éstos y de llamar, por el con­trario, hacia los terrenos del dueño toda la abundancia y fertilidad de la tierra. Se adornan con las flores de la papa a fin de que estén siempre atrayendo la prosperidad y la abundan-cia." [Román].

            [Los pirimanes son de tres clases: de ganado, de comi­da (papas) y de dinero. El de ganado se guarda dentro de las casas; el de comida se entierra en los sembrados; el de dinero se lleva en el bolsillo." Cavada].

            [Según Tangol (Dicc.) en el cerro Hornohuinco, entre Chacao y Quemchi, se encuentra oculta una piedra que tiene en su interior una pirimán que es tan poderosa que es capaz de atraer oro, por lo cual el cerro se ha vuelto una mole de oro maci­zo.].

 

PIRUQUINA:f. Serpiente gigantesca que por un cuarto de siglo se desarrolla al interior de la tierra. Sale siendo adulta provocando un fuerte temblor; primero aparece su cabeza, luego abre sus enormes ojos y si alguien está al alcance de su mirada, morirá en el acto. Su cuerpo es como una caña y, al emerger a la superficie sus esca-mas, de un rojo intenso, cambian a un color terroso. El proceso termina cuando el culebrón se desintegra y se vuelve un montón de gusanos. //2 top. Localidad rural ubicada a unos 13 km. al norte de Castro.

            Etim.:m. PIRU `gusano' + QÜNA 'cualquier paja para techar la casa'.

 

PIUCHÉN:m. Monstruo o aberración de la naturaleza con atributos que no son propios de los de su especie. Al parecer,es el resultado de un castigo o transformación sufrida por una persona  al fracasar en una acción má­gica u obrar anti-natura. Adquiere una nueva con­dición o característica, permitiendo que el individuo se con-vierta en un ser nuevo y extraño. El brujo, al reprobar su adiestramiento, es lanzado a un barranco marino y queda piguchén; el gallo colorado al poner un huevo basilisco, le ocurre lo mismo. //2 adj.fig. Madera que, por estar bajo condiciones ambientales de humedad y tem­peratura especiales adquiere mayor resistencia y du­rabilidad con los años: se apellina. Es el caso del coigüe muerto que queda enterrado en los pantanos. En este sentido también se adjetiva así a aquellos animales que, por desarrollar exageradamente ciertos atributos natu­rales, como su tamaño o su coloración, aparecen difer­entes a los de su especie. //3 adj. Animales míticos, especialmente del mar, que se les supone originalmente humanos. En algunos casos se habla de ellos en con­traposición a cristiano. [U.t.c.m.]. //4 Versiones antiguas, asociadas al mundo mapuche, lo representan como un culebrón volador que emite silbidos agudos, que mata con la mirada y chupa la sangre del rebaño. Su aspecto cambiante lo hacía apa­recer con forma humana, de ser­piente, pez y el cuerpo cubierto de pasto, arbustos y cilindros a modo de cuernos retorcidos. //5 SER FEO COMO PIUCHÉN: fr.adv.m.fig.desp. De aspecto abominable. //6 m.fig.fest.fam. ¡Diablo!, ¡Fiura!. [Úsese en expresiones tales como: ...Y este piuchén:  ¿de dónde apareció?]

            Francisco J. Cavada (Chiloé... p.91) dice que los indios, a comienzo de siglo, pensaban que las antiguas tempestades en el lago Huillinco se debía a la presencia allí de un Piguchén. Escribe: “Empero un día llegaron unos religiosos y deseando hacer cesar aquello, conjuraron la laguna, arrojando en ella sal bendita. Desde entonces la laguna se ha aquietado notablemente, y el Piguchén que recorría triunfalmente aguas provocando tempestades, ha quedado, después del conjuro, impotente para hacer mal y flotando boca arriba.”

            Var.:peuchén, peucheñe, piguchén, pihuchén, pichén.

 

EL PEUCHÉN DE TOCOIHUE

 

El Hueño-hueñoco baja revolcándose como un tira­buzón por la quebrada y se introduce calmadamente al mar que lo encuentra en el Estero de Tocoihue. Por el extremo sur, otro río desciende tranquilo y agazapado entre bosquecillos y re­novales, hasta que de súbito se precipita verticalmente -en un salto de 80 varas- y explota en la quebrada que se abre hacia el mismo estero, unos cientos de metros más abajo.

            Más arriba, una enorme roca estampa la “Pisada del Diablo”, como si alguna vez don Sata hubiera andado pateando piedras por Tocoihue.

            Campesinos, orgullosos de sus yuntas de to­ros, buenas para destroncar y tirar casas. Es el único sitio donde a un vecino se le conoce como Bahamonde, como nombre de pila, a pesar de que mayoritariamente el pueblo lleva ese apellido.

            Tocoihue significa “aglomeración de coihues”. Bien puesto, porque el área se ve poblada de estosnotofagus, aunque los han cortado a diestra y siniestra.

            Hoy se ha ido formando un poblado en Tocoihue. Hace 15 años se cruzaron los caminos en este punto: los que van a Dalcahue, a Quemchi y a Tenaún. Había sólo una escuela y un par de casas vecinas. La gente empezó a construir sus casas a la orilla de este encuentro. Se levantó una iglesia y doña Ernestina Bórquez trajo a San Judas Tadeo, como Santo Patrono. Aparecieron los negocitos y la luz eléctrica. Los chilotes residentes en la Argentina pudieron traer sus coches, para lucirlos en sus viejos pagos.

 

DE CÓMO NACIÓ LA CATARATA

 

            — Esto, todo esto era una laguna, explica un veci­no, abarcando con su gesto a la explanada completa.

            Nadie se dio cuenta al comienzo, medita, pero primero fueron las aves las que abandonaron la la­guna. Después vino la mortandad de mariscos; el puro conche­río quedaba a la orilla. Los peces esca­seaban cada vez más. Porque esta era una laguna con vida.

            Cuando las aguas se empezaron a negrear y a oler como ese barro de los ciénegos, supieron que su la­guna se les estaba muriendo.

            Empezaron a murmurar que algo se revolvía den­tro de la laguna, que salían como borbotones a la super­ficie.

            — Un huecuvu, se aposentó en la laguna, de­cían los más viejos. Es el mal que está destruyendo la vida.

            Una noche “allañe”, es decir, muy clara y her­mosa, la comunidad del lonco Tocoihue confirmó que un monstruo colosal habitaba la lengua. Sus bufidos, su si­lueta grotesca y sus pavorosos retor­cimientos hacían crujir las constelaciones. El pueblo estaba aterrorizado.

            Al día siguiente, el lonco Tocoihue salió tras un afamado poudgtén de la comarca vecina que te­nía la fa­cultad de controlar la naturaleza con gestos y roman­ceos, que son como rezos indígenas.

            Volvió con él para que diagnosticara:

            — Es un peuchén parido por la laguna,  sen­ten­ció el Curioso, pero necesita pasar al mar, así como los camahuetos. En estas aguas está confundido, prisionero de su propia matriz. Se está pu­driendo junto con la la­guna que ya no lo acepta. Hay que ayudarlo a salir.

            —¿Y eso que significa?, averiguó intrigado el lonco.

            —Debemos preparar una ceremonia para la pró­xima luna. La bestia se irá, pero arrastrará a la laguna consigo, agregó el chamán.

            — Eso es preferible a que todo mi pueblo tenga que salir por culpa del monstruo, acotó con resignación el patriarca.

            —Hay algo más, anunció con seriedad el Encan-tador. Una joven que no haya conocido varón debe ser ofrendada para el  pleniludio. Así lo establece el ritual.

            El anciano lonco Tocoihue, de sobrada sabi­duría y mansedumbre, sintió que la noticia se le agolpaba en el corazón. Su quepucha, la última de sus hijas, era la don­cella que podía apaciguar a la bestia de la laguna. Aunque en edad de merecer y codiciada por los jóvenes de su edad, se mantenía separada de ellos y muy aferra­da a su familia. Nadie más que él estaría en condiciones de ofrecer a los dioses, a las fuerzas de la naturaleza, su creatura más preciada.

            A medida que la luna crecía en el huenu-mapu o cielo huilliche, se aceleraban los preparativos y se acer­caba la hora en que los elementos serían in­tervenidos por un humano, con el consentimiento de Ngenechén y Ngnemapún los protectores del ser humano y de la tierra, respectivamente.

            La niña había sido separada de su famila ha­cía ya un mes. Nada sabía de su destino. Pensaba que este retiro tenía que ver con su Ceremonia de Iniciación. 

            La noche del pleniludio entró nacarada por el sur. La luz se hizo tan intensa y gruesa que se sentía como una brisa plateada. El Huenu-leufu, (Río Jordán o Vía Láctea) se hizo navegable en su archi­piélago de estrellas.

            Hogueras de coleos y chamarasca daban un tinte rojizo al sitio del ritual. Varios poudgtenes conjuraban a las fuerzas del universo: al Pillán y a los dioses protecto­res.

            La niña, adornada con flores y llancas fue lle­vada, en una canoa ceremonial, hasta el centro de la laguna. Las cultruncas percutieron y los encantado­res iniciaron un romanceo para controlar el mundo físico. Una señal desde tierra y la niña fue sumergida en lo más hondo de las aguas.

            Entonces la laguna se abrió y dejó la bestia al descubierto y sus alaridos apagaban los tambores y todo el ambiente estaba nauseabundo y penetrante. Pero las aguas lo volvieron a tomar, impulsándolo hacia el este, en la ruta del mar. Y bajaron destro­zando montes y abrien­do cañadas.

            A la amanecida, los ojos adormecidos y ator­men­tados de los comarcanos, se abrieron desorbi­tados para admirar la nueva topografía: el lago había escapado con la bestia pero, en el centro de la cuenca dejada, corría un riachuelo cantarino que caía hacia el mar en forma de un hermoso traiguén  o cascada de aguas cristalinas.

            — El zanjón que dejó la bestia es el Estero de Tocoihue, asegura el lugareño. La gente más anti­gua decía que cada cien años, es posible ver a la hermosa jo­ven -la hija del cacique Tocoihue- en el tonco, en la fuente de la cascada. Ella viene cada siglo a bañarse allí, para mantener eternamente la juventud que esas aguas dispensan.

PICHINQUE: m. El Diablo. (E. Quintana. Voces... s.v.).

PICHULALA: m. El Trauco. (E. Quintana. Voces... s.v).

PILCÚN: m. Llapui, filtro amoroso, así como el pilpil.

PODEROSO:m.fig. Santo patrono, estatua de culto que es venerada localmente en la iglesia o prestada para nove­narios que recorren las casas del vecindario o áreas mayores.

POETA:m. El relator en la asamblea de los brujos. //2 Poetón.

POETÓN:m. Pougtén; sacerdote que romancea en ritos mágicos. //2 Poeta o relator de la Asamblea de los Brujos.

POMPOÑ:m.bot. (Usnea barbata / Rigodium implexsum ). Barba del monte. Musgo bastante crecido que abunda en las turberas y otros sitios húmedos.  Por su hermosa apa­riencia y su perdurabilidad es apreciada para la confec­ción de coronas y otras ornamentaciones, espe­cialmente mortuorias. //2 POMPOÑ DEL MONTE:fr.fig.m. Apodo que recibe el Trauco  por vestir, en ocasiones, con esta planta.

            Var.:ponpón, pompoñe.

            Etim.:m. POÑPOÑ MAMELL `id.' A la vez POÑPOÑ encierra la idea de esponja, lana cardada, suave al tacto; como, en efecto, es la textura de la planta.

 

POUGTÉN:m. Encantador, curioso, poetón; chamán chilote.

            Var.:poudgtén, poutén, potén.

 

            ["Dice don Carlos Lincomán, cacique de Compu, que los poudgtenes  eran como `maestros', de gran poder. Con la fuerza de sus romanceos  y sus gestos mágicos podían atraer los peces al corral o a las redes y controlar las aguas del mar, dejando en seco los fondos marinos. Ellos operaron en sus comunidades hasta los albores de este siglo y, posiblemente, constituyeron una es­pecie de casta o linaje especial. Estos chamanes intervenían en los juegos de linao, en los treputos y se les recuerda por su ha­bilidad para capturar camahuetos."

            "Doña María Tecay de Molulco, ¡esa sí que era pougtena! La veían que subía ese río grande con su `toro' al lazo. Con sus romancias lo amenazaba... así se entregaba el animal. Dicen que cuando pasaba se secaba ese enorme río -y tiempo de invierno nomás- se iba terminando el agua adonde ella iba andando. Hasta que salía del río y soltaba su camahueto, recién entonces se ve­nía el agua de vuelta para abajo." (Domitila Cuyul . Compu.  1994)].

            Don José Antonio, de Chanquín (Chillahuemu) dice que los curaviches o antiguos habitantes de esta costa recibieron los beneficios de los poutenes. El sólo escuchó a los más viejos ha­blar de ellos.

            —Ahí en la cueva de Chimilín -me dijo- ese es un camino de los potenes . ¿Y tú no te has fijado en eso? Yo, si habría an­dado una vez, dos veces por ahí, por la costa del mar, no habría andado más. Después, muchos años después fui y me fijé. Justamente hay una entrada. Y me dijo donde salía el camino. El lo sabía. Era por esos lados de Rauco; la cueva atravesaba toda la cordillera.

 

PROCESO A LOS BRUJOS: véase Reacta Provincia.

PUCULLÉN: f. La Llorona.

Etim.:m. PU ‘plural’ + CULLEN ‘lágrimas’

PUENCHE: m. El Trauco.

PUELO:m. Hierba que posee la virtud de curar los male­fi­cios de los brujos. Quienes la poseen la cultivan en lug­ares secretos y por las noches se cubre para que no sea descubierta por los pelapechos. //2 top. Río, valle y localidad cordillerano [en la ribera E. del estero Reloncaví].

            Etim.:para el top.:PUEL `del este' + LOL `zanjón, valle'.

PUYO:m. Macho mítico que se cruza con el rebaño común, mejorando la crianza [p.ej. pullicarnero]. 2// Para otros es “un animal anfibio y tiene la cabeza de ternero, cuerpo de oveja, piernas torcidas y sin peligro en la tierra. En el mar ataca con ferocidad. Tiene influencias maléficas sobre las mujeres en cinta cuyo vástago, puede nacer deforme”. (Plath, citado por Marino, Proceso... p.15).  3// “Es un feo carnero gris amarillento, bisexuado, de tres patas y dos cabezas, con largos y retorcidos cuernos.” Baja del cielo siguiendo la trayectoria de un rayo y se aparea con hembras terrestres, enjendrando monstruos. (Quintana, Chiloé... p.61)

            Var.: puyi, pulli pullo.

            Etim.:m. PUYO  `el chivo'.

 

PULLI: rel. Espíritu en que se transforma el am, si no es capturado por los calcus; en este estado abandona los lugares que frecuentó en vida. Las culturas mapuche-huilliche costeras ubicaban la residencia de los pullis más allá del océano, allí donde muere el sol[balseo de las ánimas]; empero los pueblos cordilleranos creían que se ubicaban al oriente de los Andes. //2 mit. Machos míticos que se cruzan con el rebaño común, mejorando la crianza [p.ej. pullicarnero].

[El alma, espíritu o ánima "tenía varios aspectos y cam­biaba de nombre según sus diversos atributos; por ejemplo: pülli, am, alhué, lihue, ayhuiñ, loliñ, que pueden traducirse como alma, espíritu, ánima, sombra y chispa vital.

            El alma, pülli o am, era eterna, pero siempre concebi-da en forma corpórea y el ánima o alhué, que jamás se aleja-ba del cadáver y se perdía con la desaparición final de éste.

            Pülli  es el alma o espíritu, alejado definitivamente de la tierra y que ya reside en el país de los espíritus/.../. Son siempre invisibles/../. Son potentes para hacer el bien o el mal a los vi­vos/.../. Su agrado o su displicencia lo hacen sentir por medio de sus agentes, los fenómenos naturales o sobre-naturales, los cua­les están sujetos a sus órdenes. Los indios los dotan de los mis­mos gustos, pasiones y sentimientos que tienen los seres huma­nos, y siempre los figuran con cuerpo humano, pero no los distin­guen personalmente." (R. Latcham. La organización...579 ss.)]

 

QUEMÚN:m. El escote que debían pagar los comensales al dueño de casa en una fiesta con este nombre y, figuradamente, el presente que se ofrecía al jefe de los brujos para pedir clemencia por algún maleficio.

Var.:quengnún.

QUEPUCAS:f.pl. Capucas. Piedras de sílice porosa de infu­sorios, utilizada en ritos mágicos de fertilización, espe­cialmente en semillas de papas. Se trata de dos piezas, una más alargada que la otra, simbolizadas como mas­culina y femenina, que se frotan sobre las sementeras. //2 Quepucho.

            Var.:quépucas, quedaucas, queducas, copucas, cupucas.

            Etim.:m. QUEUPÜ  `piedra negra como pedernal, usada   para sangrarse y para hacer hachas. Conocida en Europa como «Piedra rayo» porque se le supone caída en las tormentas desde el cielo.

 

["Se da este nombre a ciertas piedras calizas que se ex­traen del cerro Chepu /.../y que poseen/.../la virtud de hacer muy fructíferas las semillas si antes de sembrarlas se les espolvorea polvos de estas piedras, que resulta de frotar unas con otras. Estas piedras son manejadas o por indios que están indicados como brujos o por viejos que se apellidan encan-tadores o curio­sos.. Después de la operación del frotamiento se las guarda con mucho respeto y cuidado para sacarlas otra vez cuando la se­mentera comienza a fructificar. Entonces se les ofrece flores de las plantas en holocausto, que se le queman antes de la salida del sol. Estas ceremonias son restos de las antiguas prácticas del culto de la piedra, que caracteriza a las razas más antiguas del mundo." (Alejandro Cañas P. Estudios...)].

            [Esta creencia es también una reminiscencia  del culto a la fertilidad, en relación a los principios masculino y femenino.

Según una leyenda, estas piedras son el resultado de una elabo­ración mágica. "En la cumbre del cerro Huimanao hay un orificio que llega hasta el fondo del cerro, donde se encuentra un molino. Por ese hoyo/.../ se deja caer una calavera. En cuanto ésta llega a la tolva/.../ la piedra del molino comienza a girar con una rapidez asombrosa. De inmediato, por otra abertura que se encuentra en la falda del mismo cerro, empieza a salir el polvo proveniente de los huesos de la calavera. A ese polvo/.../ se le agrega un líquido de color café, hasta que logra formar una pasta. Esa masa, prev­iamente cocida en el rescoldo, pasa a formar una quepuca.. Será hembra o macho según el sexo del difunto." (Nicasio Tangol. Chiloé...)].

QUILINEJA*:f.bot. (Luzuriaga radicans, (R. et P.)/L. po­lyphylla, (Hook.) Macbr.). Paupahuén. Quila del monte. Subarbusto trepador facultativo, de la fam. de las file­siáceas, de tallos delgados, redondos, muy ramificados y de color verdoso (rojizo al secar). Hojas alternas, flores herma­froditas blancas [azahar de monte]; como fruto una baya globosa, rojiza anaranjada, parecida a una cuenta de coral [coral del monte]. Ambas especies son muy pareci-das y crecen con abundancia desde Valdivia a Aysén.

            Sus hojas son refrescantes para cualquier in­fla­mación interna. Sus tallos flexuosos y fuertes como el alambre tienen aplicaciones artesanales como escobas, escobillones, sogas para embarcaciones, canastos para exprimir el bagazo de la manzana, cestas, etc. Es, además, según la creencia local, el material con que viste el Trauco; la fibra indicada para hacer cruces que puestas al interior de los ataúdes evita que los brujos extraigan los cadáveres. Se desconfiaba de los costeños que tenían botes negros amarrados con sogas de este material porque se los asociaba a El Caleuche. Las bayas son apreciadas por la Fiura como zarcillos.

            Var.:crineja, quilineja del monte.

            Etim.:QUILíN,  por crin o clin.

QUILMAY (Elytropus chilensis, (A.DC.) Muell.-Arg.): Azucena del monte. Liana leñosa de la familia apocynácea que trepa a las tepas como enredadera. Tiene también propiedades abortivas. El zumo es usado como veneno. Las hojas y los tallos tiernos sirven para curar a los animales apestados, especialmente a los perros y quienes han sido agarrados por la Fiura. Se recomienda también para alejar al Trauco y a los brujos de las viviendas.

            En el Proceso a los Brujos uno de los declarantes “sabe que su mujer Micaela Tocol, envenenó y mató a la madre de éste, Felipa Yimpare, dándole una dosis grande de quilmai”.

            Var.:quilmae, quilnae, quslmay.

            Etim.:m. QUILMAI `id.'. Segunda acep.:m. QUILMAHUE `chorito'.

QUIN-CHIUQUE:m.zool. Chihued, raiquén o tiuque  nocturno.

RAIQUÉN:m. Chihued, quin-chiuque

            ["Pájaro nocturno que al volar hace ruido como de espuelas que se agitan. (Cavada. Vocabulario...)].

RASPADURA:f. Polvillos resultantes del raspado del cacho de camahueto, de la corteza de la papa, árboles, etc.

            Var. raspa, raspaza.

RECTA PROVINCIA:fr.f. Organización que reúne a los brujos de este archipiélago. Sus miembros fueron procesados en 1880 por el intendente de Chiloé.

            Obs.: véase brujo.

DUELO ENTRE HECHICEROS

Don José Manuel de Moraleda y Montero fue un valioso cartógrafo que recorrió estos archipiélagos entre 1787 y 1796, observando, Además, la vida de los isleños.

            Tenía una opinión escéptica respecto a las prácticas del machitún que las catalogaba de “gesticulaciones ridículas“, las cuales, sin embargo, nunca presenció de cerca porque, dice: “me creían a mí más machi, adivino o brujo de todos ellos y lejos de concurrir a mi deseo se ocultaban a mi vista temerosos".

            La tradición se apropió del hidrógrafo español y su nombre ha quedado asociado a la organización de la brujería a través de una secta denominada“La Recta Provincia", un centenar de cuyos miembros fuera procesado, un siglo después, por el juzgado de Ancud. Ellos lo recordaban así, en 1880:

 

            Moraleda llegó hasta Tenaún buscando gente para llevar a España. Venía de Payos (Queilen), donde no pudo enganchar a ninguno. Los veliche del sector tampoco se entusiasmaron mucho con la invitación, así que para persuadirlos se transformó en pez, lobo marino, paloma y otros animales.

            La gente lo observó con complacencia y en­tusiasmo, pero no con tanto asombro como el na­vegante esperaba.

            — ¿Qué no os llama poderosamente la aten­ción las maravillas de mi arte?, interrogó preocupa­do el peninsular.

            — De gustarnos, nos gusta, dijo, hablando por su grupo, un desconfiado tenaunino. Pero, no hay brujo de la costa, agregó, que no haga estas travesuras.

            — ¿Qué también tenéis hechiceros? ¡Traédme uno al instante!

            Le hicieron llegar a su presencia a la Chillpila, una famosa encantadora de Quetalco, que estaba de paso por Tenaún. Principió a romancear una es­pecie de oración, al tiempo que gesticulaba y con­torneaba su cuerpo; todo esto a orillas del mar. Las aguas se revolvieron y empezaron a producir una epecie de torbellino en torno a una de las goletas de Moraleda, hasta que la embarcación quedó completamente en seco.

            —¡Hostias! ¿y cómo habéis hecho eso?, dijo con frenético entusiasmo. Sospecho que son ilusio­nes, musitaba, caminando por la orilla del mar. Bruñía sus ojos y llamaba a su gente de a bordo. Ellos le confirmaban:

            —“¡Que estamos en plena lama, don José Manuel. Varados!".

            La Chillpilla permanecía rígida como una es­tatua, como si sostuviera la respiración. Lentamente fue soltando las aguas y la barquilla del alférez de fragata de la Real Armada Española, co­menzó a reflotar.

            — Pues que vos te habéis hecho merecedora de todo mi respeto y crédito, dijo reverencialmente el extranjero. Y, en consideración a lo que mis ojos han visto y mi corazón se ha maravillado, quiero de­jaron una joya para que vosotros lo administréis y le déis el mejor uso posible. Me esperáis un instan­te.

            Subió una pequeña piragua en dirección a su lanchón. Al rato volvió con un libro forrado en cuero, el que entregó ceremonialmente a la Chillpila, una mujer mucho más baja que él, y algo rechoncha.

            —En este libro se anotan todos los secretos de este arte misterioso que es la brujería. Usádlo con juicio y avanzaréis en el dominio de los miste­rios de la naturaleza y del ser humano, terminó se­ñalando el español.

            Durante el mentado Proceso a los Brujos del pasado siglo se menciona el libro, por parte de quienes fueron custodios de él. Hoy se le recuerda y se le confunde con el challanco, revisorio o la mapa, instrumento que la Mayoría usa para ver a distancia: el equivalente a una bola de cristal.

            Sin embargo, la Recta Provincia se estableció en Quicaví. Tenaún fue sólo el tránsito de una his­toria más larga.

 

PROCESO CONTRA LOS BRUJOS

“Contra Mateo Coñuecar y otros por asociaciones ilícitas y envenenamientos" , caratuló el Juzgado de Ancud a un extraño proceso contra los “brujos o curanderos de Chiloé (que) han formado por largos años, una sociedad criminal que ha producido la miseria y muerte de familias enteras... Por la ignorancia de una gran parte del pueblo que había llegado a creerse que los tales brujos eran no sólo unos sabios por sus conocimientos en medicina, sino tenían facultades sobrenaturales para hacer morir a las personas que no obedecían sus mandatos ".  Con estas palabras lo establecía el intendente de Chiloé (1877-1883), don Luis Martiniano Rodríguez, quien deriva esta persecución en un proceso a más de un centenar de indígenas. El Sínodo de 1851, reglamentó también castigos a quienes estaban envueltos en prácticas de brujería y de machis.

            El proceso de 1880-81 determina un conocimiento más exacto de la “Recta provincia", pero en momentos en que la secta comenzaba a desviarse de su carácter étnico y empezaba a sa­tisfacer odios y odiosidades personales.

            Es interesante conocer fragmentos de la declaración de Mateo Coñuecar, oriundo de Tenaún, hecha el 26 de Marzo de 1880:

            Es una “casa subterránea... que se halla situada en una quebrada inmediata a la casa en que vivió el finado José Marimán (brujo), de donde hay un camino para llegar a ella. De la casa donde vive Aurora Quinchén (hechicera) también distancia de cuarenta metros. Esa habitación adentro está enmaderada, tiene una mesa, cuatro sillas principales y tres bancos de madera".

            Este recinto nunca fue hallado y -hoy en día- la creencia señala que la Mayoría ya no funciona en esa cueva. Se supone que residen en forma permanente dos seres humanos transfor­mados a un condición semi-animal. La declaración de Mateo Coñoecar expone claramente a estos seres.

            “Ahora veinte años (1860) y cuando era Rey José Marimán se le ordenó fuera a dicha cueva para llevarle carne a unos animales que habían dentro de ella. Cumplió la orden llevándoles carne de un cabrito que degolló, Marimán acompañó y al llegar a la cueva, éste comenzó a dar unos saltos que acos­tumbraban los brujos y en seguida abrió la puerta. Esta se halla  cubierta con una capa de tierra (tierra con pasto para ocultarla) y después se halla con una chapa que tiene llave de alquimia (latón). Se valió de ésta para abrirla y luego vinieron de adentro dos seres completamente desfigurados que se parecían el uno a un chibato porque también se arrastraba y el otro  era un hombre desnudo y con una barba y el pelo que le llegaban a la mitad del cuerpo y que eran completamente blancos. A este último cono­cían con el nombre de “Inbunche “ y a aquél con el de “Chibato”. Este también tenía el pelo y la barba blanca y muy largas y su cuerpo lo tenía cubierto de una especie de cerda que le habían hecho salir con la yerba “Picochihuín" que se halla en los “Traiguenes" o saltos de agua, con la cual le hacían fricciones y también se la hacían beber, secándole el zumo de las hojas".

            El chibato e imbunche existían desde que la cueva fue construída y que eran reemplazados por otros, al morir estos. Coñoecar agrega que el Consejo determinaba qué personas se­rían chibato e inbunche, los cuales eran tomados por la fuerza, encerrándolas en la cueva. “Ahí los acostumbraban a vivir como era la costumbre sin permitir que salieran a ninguna parte y manteniéndolos con carne de chibato, de cabrito, de niños difun­tos que robaban para llevarles continuamente. La bebida que les daban era agua de Picohihuín. Así acostum-braban a estos indivi­duos a desempeñar el papel que quisie-ran y les enseñaban a hacer algunos saltos o brincos.

 

REVISORIA:f.fig. La Mayoría  o tribunal de los brujos.

REVISORIO:amb. Challanco

            Var.:leviserio.

ROCIADA:f. Acción y efecto de rociar o provocar algún mal por medio de artes brujeriles.

ROMANCEAR*:v.fig. Entonar canciones, oraciones u otras piezas de manera ininteligible por embriaguez o razones rituales.

            ["Un misionero del s.XVIII, escribe: `el curandero hace mil gestos y reza cosas que no deja entender...' Así también lo ob­serva a fines del siglo pasado, Cañas Pinochet: la machi ` comienza a tocarlo por todo el cuerpo, pronunciando palabras que nadie entiende'. En otro párrafo, el mismo autor,  dice que `guil, guil, guil' son palabras enigmáticas que repite en sus mo­mentos de histerismo. Jorge Dowling se pregunta si ese lenguaje secreto corresponde a una variedad de mapudungo `...o se trata de vestigios de un idioma que otrora hablaron los an­tepasados del pueblo mapuche'. A nuestro entender, la oración que hoy se practica en Chiloé -vinculada a novenas, fiestas pa­tronales y a otros acontecimientos- constituye un elemento ce­remonial impor­tante, pero sus contenidos especí-ficos no son doctrinales, sino una forma de romanceo, de ese `idioma ininteligible' para comu­nicarse con Dios.  (Renato Cárdenas et Al. Los chono...)].

 

RUENDADA:f. Travesura propia del ruende.

RUENDE:m. Trauco. //2 Enano que ayuda a los enamorados poco agraciados. //3 fig. Persona muy inquieta. [U.t.c.adj.].

 

            “El Ruende es parecido a un perro de mediano tamaño, muy lanudo, de color negro, de hocico largo y brillantes ojos de mirada penetrante. /.../

Durante cuatro días seguidos, debe acudir el interesado a la hora del crepúsculo, al pie de un corpulento árbol de tique que crezca a orillas de un riachuelo. Desde allí debe llamar al Ruende. Al cuarto día y ya entrada la noche aparece el Ruende confundido entre las sombras y manteniéndose a cierta distancia. Al instante debe mencionar el indio el nombre y dirección de la muchacha causante de los angustiosos latidos de su corazón /.../.

Se acerca a la casa de la muchacha /.../ la hace salir, la que como sonámbula camina presurosa hacia él  para besarle el hoico empapado de llapuy y beber su saliva. Con este acto la muchacha experimenta gran excitación /.../ se aleja de la casa paterna siguiendo los pasos del Ruende hasta su poco agraciado preten-diente. Se entrega dichosa a disfrutar los goces del amor /.../ cual si estuviera con el hombre más perfecto...” (Quintana. Chiloé...p 55)

            ["Cuando íbamos a buscar agua debíamos tener cuidado porque el Ruende nos perseguía. Son un par: un hombre y una mujer chiquitos. Antes uno tenía que ir a un tremendo zanjón  para ir a buscar agua; unas ramas feas, quebraduras, monte; ahí se sacaba agua; no es como ahora que baja en cañería. Así que a nosotros nos daba miedo; pasábamos a buscar nuestro balde de agua y nos mandábamos a la casa." (Rosa Maimae. Nercón. 1993)].

            Var.:Ruenda.

RUENDADA:f. Travesura propia del ruende.

SACAR EL BAUTISMO:fr.v. Raspar el bautismo.

SAIZA:m.sing. Caleuche.

SAJADURA:f. Acción y efecto de sajar.

SAJAR:v. Cortar o producir laceraciones el brujo en la piel de su víctima, a fin de atemorizarla, para deter-minar su inmunidad o para obtener sangre con la que escriben. Este acción es advertida tardíamente, después de una somnolencia o del paso de un pajarillo que merodeaba.

            ["Para causar las enfermedades el brujo puede recurrir al mal impuesto o al mal tirado. En el primer caso debe sajar a la persona antes de causar el daño".  (Nicasio Tangol. Chiloé...)].

 

SARGAZO:bot. (Macrocystis pyrifera, (L.)C. Ag.). Huiro. Junto a la lamilla  ha sido uno de los abonos marinos más uti­lizados en el entangado de las vegas. Recomendado para reumatismos, dolores musculares y de huesos, aplicando directamente la hoja y dejándola adherida sobre el área afectada. Las vesículas, que hacen de flotadores del alga, son aprovechadas por los niños para hacer `pitos'. Son los mismos que se soplan para atraer al Trauco hacia una casa y hacerlo caer en una trampa. El lazo de sargazo es el cordel mágico que hace posible lacear al camahueto, antes que éste se sumerja en el mar.

            ["Tiene que buscar cuatro pitos de sargazo. A las seis de la tarde tiene que darle dos pitazos en una esquina: uno en su haz. Tiene que dar vuelta y volver por la otra esquina y darle otro pitazo al revés. Y pitear a las seis de la tarde, su hora en que él va a llegar a la casa donde está haciendo la maldad. Además, tiene que dejarle un tantito de arena en las cuatro es­quinas de la casa. Arriba y abajo. Y un palito con colpa en esos lugares. También se le deja  una rebanita de ajo, un grano de carbón y dos granitos de sal. Se le deja esos remedios. Entonces cuando llega no puede pasar por el fuego... por los carbones. Entonces rodea por el otro lado y no puede pasar por las lagunas de agua: la sal. Y por el otro lado una ruma de arena... y empieza a contar, a contar, a contar... y así le pilla el día y tiene  que irse". (Entrevista a Rosa Huentén. Contuy. 1993)].

CABALLO DE SIETE COLORES:fr.m. Equino mítico que custodia los entierros  [en la víspera de San Juan hay que caminar siete km. para encontrarlo; entrega el entierro desapareciendo en el mismo lugar]. 2// m.zool. Pajarillo muy colorido que se le observa desde Chiloé hasta Aconcagua.

            ["Después del Diluvio, el señor mandó un arco iris gi­gante. Este pájaro, que era juguetón, quería pasar sobre el arco iris, pero se caía a cada empeño. Volvía de nuevo a empezar y aleteaba bien rápido tratando de vencer el espacio colorado. Tanto esfuerzo hizo, que al final pudo cruzar el arco iris y cuando salió de esta transverbera venía con siete colores". (O. Plath. Lenguaje...)].

SIRENA:f. Mujer de extraordinaria belleza, cuyas extremi­dades han sido sustituidas por una cola de pez. Se ubica en rocas que sobresalen del mar a peinar sus rubias o cobrizas cabelleras con un peine de oro y un espejo, para así enlesar a los lugareños que al sentirse cauti-vados por su belleza son arrastrados a las profundida-des. También se le ha observado en lagunas, pozos y molinos de agua.

            Var.:Serena.

            Obs.:se trata de un sincretismo entre la ninfa europea y nuestra Pincoya  local, con la que se le confunde.

 

            ["El barco estaba prácticamente encima de los roqueríos cuando la sirenita se dio cuenta. Sus ojos, claros como el mar, se encontraron con la mi­rada del chilote que envelesado dejaba su corazón en esas peñas que se perdían en la lejanía.

            Su padre cuenta que, a partir de ese mo­mento, el hijo cambió por completo. Estaba encan­tado por la aparición.

            Antes de entrar al Golfo de Penas, después de cenar, salió a cubierta. Hay testigos que dicen haberlo visto entonces, del brazo de una hermosa mujer de traje largo y negro, de cabellera rubia, en el castillo de proa. Conversaban como viejos ami­gos y sus risas se las tragaba la tempestad del golfo.

            Por la mañana el padre despertó sin su hijo. Salió a buscarlo a cubierta y ahí le contaron que no lo veían desde la tarde anterior, cuando se paseaba con la dama rubia. Trataron de ubicarla a ella, pero tampoco apareció.

            Cuando el padre retornó desconsolado a su hogar en Chiloé, la esposa lo recibió en un abrazo de sollozos:

            —Era verdad entonces, gemía la madre, ella me lo dijo. Vino una desconocida y me anotició que nuestro hijo se lo llevó el mar, que nunca volverá, pero que en ninguna parte habría logrado la felici­dad que ahora tiene." (Agenda Chiloé, 1992)].

 

SUERTERO*:m./f.  Persona que tiene por oficio ver la suerte.

TACÁN:m. Personaje de cuentecillos populares al estilo de Pedro Urdemales. Era un brujo y ladrón al que se le castigaba hasta dejarlo medio muerto cada vez que hacía de las suyas, pero se reponía y volvía a las andadas. //2 adj.fig. Porfiado, caprichoso, testarudo. [U.m. en term. m. ref. a pers.].

            Var.:Taco.

            Etim.:m. TRÜCÁN `tener respeto, recelo, vergüenza'. Sin duda que el per­sonaje dio origen al adjetivo chilote.

 

TEMPILCAHUE:m. El anciano que movilizado en un botecito blanco transporta a las almas que solicitan balseo  en la punta Pirulil, al sur de Cucao.

 

TENTÉN:top Promontorios que se levantan en distintos lugares del territorio mapuche-huilliche los cuales se asocian con las míticas serpientes Caicai y Tentén Vilú.

 

LA PIEDRA  TENTÉN

Durante 1964, Constantino Contreras desarrolla un estudio de etnografía lingüística en Chiloé. Entrevista en esa oportunidad a doña Loreto Llaito, de 70 años, en la isla Taucolón, en el archipiélago de Chauques. Repro-ducimos aquí la transcripción general que el autor publica como separata del Boletín de Filología de la U. de Chile (T. XVIII, 1966: 156-159 pp.).

 “Contaban mis mayores que fue un castigo que el Señor largó.  Estos ríos de aquí quedaron no más que tantitos de agua, ve.  La gente se privó mariscando y pescando’ (ya) que el pescado quedó amontonado.  Bajo todo este larguero; esa isla bajó hasta allá; desde la Punta de Voigue hasta la Punta de Centinela. Esas dos puntas: una es Voigue y la otra Centinela.  Bueno..., diz que  hasta allí dio el mar..

“Cuando vino la venida de mar no hubo escapatorio de nada; vino la mar tapando lo que pudo; tapó lo que pudo de gente.  Los que pudieron pasar por el banco pasaron; los que no, la misma marea que ya venía los iba llevando.  Se murió mucha gente decían; le oía decir a la gente antigua. Y así los que pasaron... Y el mar comenzó a correr para arriba; ese alto lo... a repecharlo.  Así... decían que se fueron mujeres, hombres, a gritos, llantos; unos que caían ya no levantaban, porque ya los venía a aplastar el mar; y otros se subían a los palos grandes: hacían marinero Allí se escapaban y que no se escapaban; lo mismo se largaban de puro susto.

"Y así que una mujer niña hubo, soltera decían, que tenía una guagüita. Como mujer joven corrió, corrió por... por el camino para arriba.  Y así diz que llegó la niña; y había gente en la piedra que le nombran Tentén.  Todos los palos llenos de hombres, de mujeres, las que pudieron subir.  Se escapaban a nado... ¡Qué! muerte no más.  Y asina (a) esa niña diz que le dijo una mujer mayor que subió arriba en la Piedra Tentén.  Diz que le dijo:

 

—"Mira, hijita, aunque tengas dolor de tu hijito, agárralo y bótalo aquí en este lugar. Y ahí en esa muerte que haya de la guagüita -díz que le dijo- ahí va a paralizar este castigo, Señor...”

 

Y así la niña quería que no quería le fueron a arrebatar su guagüita v le botaron ahí. La guagüita murió allí mismo.  Se ahogó el chiquito. Entonces diz que le dijo la mujer:

 

—"Vamos a ver ahora. Este chiquito fue cristiano; dicen que fue huerfanito, pero fue acristianado.  Bendito lo que le hizo la mano del Señor. . .".

 

"Y así comenzó a bajar; y la piedra, mitad que estaba bajando, dio un traquido y se partió un pedazo por medio.  Y la piedra diz que dijo ten, pues. Ten si que dijo la piedra dos veces. Y así le pusieron la Piedra Tentén. Y así bajó, pues, bajó. Los que subieron vivieron; los que no, allí quedaron amontonados, allí mismo.  Muerto todo, todo.  Lleno de gente muerta. Ya llenó el mar; aquí igual el estero ya llenó de agua. Tan sólo esa punta, allá en esa pampa que se ve de aquí, que lo vemos, esa punta dicen que no alcanzó a darle el agua. Y de aquí uno para ver, parece que esa punta fuera más alta que la de allá de Mechuque”. Y dicen los de Mechuque que es más baja ésta.  Y porque ésta lo ven de la cordillera -esta islita de aquí arriba- diz que, por eso, es más baja ésa Y ésta más alta. Y ahí se escapó gente también, en esa puntita, arriba, se escapó gente. ..".

 

"Y la piedra está allí dicen.  Mi papá cuando... -por eso que lo converso-, mi papá cuando fue a buscar boqui lo halló.  Diz que él que es corta vida lo halla, pues ve la piedra; pero dicen que está hundida de boque... Otro hombre mayor -estábamos allá abajo viviendo nosotros cuando pasó un año- dijo que en su juventud dio con la piedra también y había un par ... un par de patos, dijo.Y yo me fui al boqui -dijo-, pero me rendí buscando boqui -dijo ese hombre- no lo acabé de cargarlo porque estaba hecho monte el bocal.

Esa piedra no lo halla nadie.  Eso (es) lo que digo yo: ahora, ¿por qué será?, tanto trajín de gente que hay, no es como antes; pero nadie dice: "Yo (no) hallé la Piedra Tentén“.  Porque la piedra dicen que es piuchén, pues.  El que es corta vida lo halla.

 

TENTÉN VILU:fr.f. La serpiente mítica protectora de la tierra y de los seres que en ella habitan. En los tiempos pri­mordiales se trenzó en una lucha cósmica con Caicai Vilu, emergente de las profundidades del mar, quien inundó sus dominios terrenos. Tentén levantó la corteza terrestre creando cerros y promontorios, algunos de los cuales llevan ese nombre.

            Obs.:véase Trauco.

            [La serpiente marina hace subir el nivel de las aguas, inundando el territorio de Tentén y ahogando con eso a los humanos. Entonces la serpiente terrena levantó la superficie creando cerros y alturas donde la humanidad se refugió. La disputa continuó y los humanos que no alcanzaron las alturas se volvieron peces, animales marinos o rocas. Al final Caicai  se re­tiró, dejando al Millalobo y a otros seres custodiando los mares. Se salvaron unas cuantas parejas las cuales dieron continuidad a la humanidad. Las diferentes estirpes fueron surgiendo de las relaciones que se fueron dando entre los descendientes de esas parejas con los humanos que fueron transformados en animales marinos.]

            Var.:Tentén Vilú, Ten-ten Vilú, Ten-ten Vilu, Trentrén Vilú, Tren-tren Vilú, Tren-tren Vilu, Threng-threng Vilu.

TEPE: Champa. Trozo de tierra cubierto de césped que es usado preferentemente para cubrir el curanto, luego de la capa de pangues.. Con un tepe puesto en la boca se evita también que el caleuche o los brujos  descubran la presencia humana.

Etim.: QUEPE ‘champa’.

TIQUE (Aextoxicom punctatum, R. et P.): Olivillo.. Árboles de hasta 30 m. de altor y uno de diám. Es el sitio desde donde el Trauco  acecha y domina el bosque. Su madera es blanda y se utiliza en mueblería, pisos de casa, cons-trucción de embarcaciones, cercos y leña. Muchos luga-res del archipiélago llevan este nombre.

Var.:teque, tiqui.

Etim.:m. TÜQUE ‘id.’

TIRAR EL VAHO [el Trauco u otro agente mítico]:fr. mit Tomar los alientos.

TIUQUE*:m.zool.(Milvago chimango temucoensis,Vieillot ) Chiuque. Una de las aves de rapiña más común de Chile que se aposenta especialmente en lugares poblados y cerca de las viviendas.

            [En Chiloé se les tiene como pájaros `sospechosos' en sus vínculos con la brujería o en la transformación de los brujos en ellos. Su grito insistente llama mal tiempo, especialmente si lo hacen mirando al cielo; el mismo signifi-cado tiene cuando se re­vuelcan en los caminos, pero, además, podrían estar anunciando el paso de un cadáver por esa ruta. Cuando gritan: `chíu-chíu-chíu' es porque va a haber carne o pescado en esa casa. Anuncian enfermedad o muerte si llegan a picar, aletear o gritar reitera­damente a un hogar. Si se paran en los techos se les va la for­tuna a esa familia, o bien son brujos que escuchan conversa­cio­nes. (Cárdenas-Hall. Manual...)].

            [Adivinanza: Calzón mocho, sin orejas;/ colletero de las mingas/ y partero de las ovejas].

TIUQUE NOCTURNO:m.zool. Chihued.

TOG-TOG:m. Un pájaro que acompaña al Coo en sus correrías nocturnas, especialmente cuando tienen como misión dar muerte a alguien. Tog-tog-tog, es el canto; yi-yi-yi, es el grito y cay-cay-cay  es la risa.

TOMAR LOS ALIENTOS:fr.v. Tirar el vaho. .Apoderarse el Trauco u otro ser de la voluntad de un humano, a través de su aliento, su respiración. También, el basili-sco  o una culebra, apoderarse a distancia de la energía vital del sujeto que, según los chilotes, está en la sangre.

TRABUTRE:m. Invunche.

TRANSMISORIAS:f.pl. Revisorio o mapa.

TRAUCA:f. Huella. Fiura. Mujer o compañera del Trauco. [U.m.c.sing.].

            Var.:Chauca.

TRAUCO:m. Cusme, Huelli, Pompoñ del monte, Ruende. Pequeño habitante de los bosques, de figura humana. Se viste con fibras vegetales tales como la quilineja o el pompoñ. Se alimenta de frutos silvestres, palos podridos y cualquier `verdura de campo'. Según algunas versiones es un hombre pequeño, de rasgos grotescos y figura con­trahecha que porta una hachita de piedra en sus manos. Otros, en cambio, aseguran que son una pareja de niños [las guaguas] -hombre y mujer- que se ubican en los árboles altos como los tiques y tepas; tienen siempre a la mano una enredadera que se llama pahueldún  y hacen sus necesidades en las cercanías de las casas que rondan. La gente les teme porque:

1.-Pueden provocar daño a los niños, a los adultos y a los animales, tirándoles un aire, que los quiebra, o les tuerce el cuerpo. En otros casos su sola mirada los enlesa -les hace perder el juicio- o los deja mudos. /2.-Cuando se sueña con ellos la víctima se enferma de 25 males. /3.-En algunos sectores son con­siderados sátiros: la mujer puede ser posesionada por este hombrecillo y el hombre por la Trauca, pero en una suerte de sueño libidinoso y placentero en el que caen luego de apoderarse de sus voluntades, al tomarles los alientos  o tirarles el vaho.

            Véase: chaicucuía, Huanilén.

            “Una vecina vivía con sus heridas permanentes en la cara. Unas postemillas. Se sanaba una y volvía otra.

            Un día que llegó una parienta, la llamó a un lado y le dijo:

            —Te está acariciando el Trauco. Por eso tienes estas tremendas heridas en la cara.

            Entonces la aconsejó esta mujer que era curiosa en estas cosas:

            El Trauco es muy limpio -le dijo- y cuando ve cosas sucias se aleja y ya no codicia a su enamorada.

            Así que la mujer se embadurnó toda la cara con su propio excremento, como se lo indicó su parienta.

            ¡Y santo remedio! Se desilusionó el hombrecito y ya no molestó a la chiquilla.” (Cleofa González. Huillinco, 1993)

 

EL TRAUCO DEL POZO    

Don Ricardo tuvo un padrino que salió de Tac y se vino a vivir a Palqui.

“-A los años lo pasé a visitar -recuer­da- pero lo encontré todo desfigurado. Su cara torcida, sus dedos... y apenas caminaba.

            -¿Qué le tocó padrino  -le pregunté- que está tan cambiado?

            -Este es el Trauco que me está maltratando, me respondió.

            Enseguida empezó a contarme su desgracia:

            -Aquí, en tiempo de verano hay un solo pozo que da agua y nos juntaremos 18 vecinos que tenemos que venir a buscar agua. Y como yo estoy más cerca llego siempre más temprano.

            Entonces vio la apariencia esa.

            -Por dos veces. Es como un hombre, pero bajito. Con sombrero, con manta... todo igual como cuando se viste un chico, como por travesura.

            Pero en la primera oportunidad no le hizo nada. Sólo lo observó y llegó a contarle a su señora. Y la señora dizque la avivó.

            -Ese Trauco -que le dijo- no te va a dejar de moles­tar. Siempre que vayas a traer agua lo vas a tener que ver. Tienes que hacerle alguna cosa.

            Entonces la señora lo aconsejó:

            -Córtate un palo, de un metro más o manos, y yo lo voy a sanquear. Tiene que ser saltado por una mujer para que sirva.

            Mi  padrino con esto ya tuvo su arma para defen­derse. Cada vez que iba a buscar agua lo llevaba. Hasta que un día lo encontró. Le tiró le palo y le aforró medio a me­dio. Eso fue todo, no volvió a aparecer por el pozo, pero pronto comenzaron sus males. Una mañana, al prender fuego, se dio cuenta que al soplar el aire le salía por el lado: tenía toda la boca torcida. Y con el tiempo estas deformi­dades se extendieron a todo su cuerpo.

            Buscó a un Curioso para trabajar el mal. Llegó el machitunero y le preguntó a la señora, que había sido quien lo contactó.

            -¿Me tienen lo que yo les pedí?

            Les presentó unas piedras blancas, colora-das, que las acarreó del bajamar.

            -¿Cómo las obtuvo, insistió el Curioso?

            -Como usted me indicó. Sacadas en el punto de marbajo y una piedra de cada punta que se forma en la playa, hasta enterar cuatro.

            -Muy bien. Ahora necesito agua de mar, de viento sur, sacadas de la cresta de las tres olas grandes, que aparecen siempre juntas.

            Todo eso lo tenía la mujer. Además lo acompañó del chaumán y dos o tres otras plantas muy usadas en estas brujerías.

            Las piedras las puso a caldear como cuando se hace curanto. Le regó el agua de mar con las ramas y finalmente recogió las cenizas y las distribuyó en los cuatro costados de su terreno y en el centro una de las cuatro piedras coloradas, bien enterrada. Así dicen que los deja de molestar.

            Finalmente salió del lugar y se fue a vivir a Punta Arenas. Es la forma más segura de evitar la magía.” (Ricardo Tureuna. Tac. 1994)

 

EL PALO NEGRO

Para las grandes mareas -llamadas pilcanes- la playa se llena de mariscadores, pero esa mañana había una joven solitaria en ella. La gente trabajaba en su agricultura, aprovechando el buen tiempo. Ella había completado su carga y andaba dando vueltas las piedras por si encontraba huevos de pescado.

            En eso se topa con un palo negro, debajo de un peñasco, que comienza a hablarle. Ella quizo arrancar, pero la voz le dijo que se espere y en un de repente ¡zas!, y aparece un hombre pequeñísimo y le dice:

            _“¡Oye! ¿Cómo te va?”

            _“Yo como siempre”, le contestó. ¿Tú de­bes ser el Trauco?, inquirió turbada la joven. Pero el hombrecito no le respondió.

            _“Mira -continuó- yo ando buscando mujer y me gustaría que tú fueras mía”.

            _“Pero yo soy a cuenta una niña”, se de­fen­dió la chica, tratando de escapar, pero no podía porque sus alientos ya se los tenía él.

            _“Eso no debe preocuparnos, agregó, porque podemos cambiar de figura”. Y, en un abrir y cerrar de ojos, ya no fue más chiquitín, sino un hermoso joven, bien trajeado, con dientes de oro y reloj de oro. Y para hacerle creer a la niña que la quería se sacó uno de sus dientes dorados y se lo pudo a ella. Y la niña que era engañada, le creyó que la quería y dejó que fuera su esposa.

            El Trauco partió con ella a vivir a la orilla de un río. A la chica la convirtió en piedra y él entró a vivir debajo de ella. Y la niña, que nunca imaginó que iba a ser así su vida, lloraba su cau­tiverio y de dolor, porque la dejó muy pequeña y dura.

            Los domingos se convertían en pan­coras de mar, pero también era incómodo. Bajaban hacia la playa y se distraían mordiendo a los marisqueros. Pero en uno de esos viajes el Trauco se fue enamo­rando de una pacora verdadera. Con esto el Trauco le devolvió sus alientos a la joven, y ella quedó libe­rada, pudiendo así recuperar su forma humana y regresar a su hogar. (Relato de la tradición).

TREGUACO:m. Perro que vive en el fondo de una laguna próxima a Yaldad.  Mediante un ritual la laguna se abre para dejar al descubierto a este can mítico, de pelaje oscuro y brillante, el que abandona la laguna para poseer a la mujer que lo reclama.

            Etim.:m. TREHUA `perro' + CO `agua'.

TRENTRÉN*:amb. Tentén.

TREPUTO:m. Ritual que se efectuaba frente a un corral  marino para atraer peces. Consistía en guasquear las aguas con ramas de chaumán o laurel y depositar ámbar en el cerco. Todo esto era efectuado por un chamán o curioso que romanceaba  mientras efectuaba la ceremonia de fertilización.

             Var.:chepulo.

            Etim.:m. TREPUTÚN `aporrear'.

TROMPETILLA (Senecio otites, Kunze ex DC): Hierba perenne de 1-2 m. de alto; de tallos huecos, erectos, estriados; hojas grandes, alternas; flores amarillas, en corimbos densos; fruto aquenio cilíndrico; crece en bosques no muy elevados. Tiene múltiples usos medicinales: es contra para alejar a la Fiura, rociando las casas con agua de su cocción. Esa misma agua mezclada con piedra lipe y ñipe, permiten detener la sarna. Sirve también para purgar chanchos y pavos apestados.

Etim.:los campesinos usaban sus cañas huecas para hacer pitos,  de donde der. su nombre. En m. la voz es lolquin, nombre de un instrumento musical hecho con este tallo.

TROPOM*:m. Calzón de palo.  Bola de chuño  que al ser colocada sobre las brasas forma delgadas capas, las cuales se van extrayendo y la masa es retornada una y otra vez al fogón. Acompaña generalmente al mate y se unta con mantequilla, yides  o miel. Es la comida obligada para la Noche de San Juan, donde se espera ver bailar el tropom y otras visiones en torno al brasero.

            Obs.:ver: Noche de San Juan.

            Var.:tropón, chopom, chopón.

            Etim.:m. TROPUMN `disparar'.

["Una vuelta contaba mi abuela que la brasería era de lujo y pusie­ron la pelota a las 12 de la noche. Principió a moverse poquito a poquito y después se pasó a loco; dice que las brasas saltaban lejos. Eso era un mal augurio; se moría el mayor de la casa."

            "La capa del pobre, que es la primera que se le saca al chopom, no deben comerla los niños porque anuncia pobreza; esa la come la persona madura, que tenga edad. Hasta la tercera es buena para ellos." (Rosa Maimae. Nercón. Entrevista, 1993)].

 

TRUVALAHUÉN:amb.bot. (Crassula moschata, G. Forster.). Plantita de tallos cortos y tendidos, enteramente envueltos por hojas diminutas comparables con las larvas de los lepi­dópteros. Crece en lugares húmedos.

            Etim.:m. CHUVA `oruga' + LAHUÉN `hierba medicinal'.

            ["Estas son unas plantitas que se encuentran bajo la tie­rra , y salen al aire libre en la primavera, cubiertas según se dice, de algunas hojitas parecidas a las del lino, hojitas que caen tan luego termina la estación."/.../ "Es una planta misteriosa para no­sotros al ver como adopta la forma de una verdadera oruga"./.../ "Los yerbateros (machis) de Chiloé buscan esta plan­tita como el mejor remedio para curar las enfermedades del aire..."/.../ "Se asegura que el beber el remedio que se hace de ellas, produce el efecto de un narcótico en las personas de corta vida y no así en los de larga vida."/.../ "Se las somete también a cierto grado de desecación; se muele y se usa luego como rapé para los enfer­mos." (Alejandro Cañas. Estudios..., s.v., 1911.)].

VACA MARINA:fr.f. Animal de belleza fabulosa que recorre los canales buscando toros para enamorar. Es considerada la versión acuática de un bovino, con patas que son aletas nata­torias, obesa, de cuernos retorcidos y de ojos fulgurantes. Embruja a los toros y los posee con tal pasión que el animal queda nostálgico e impotente, tal como ocurre con la víctima de La Viuda.

 

VELICHICHE:m. El lenguaje que hablaban los brujos.

            Etim.:m. VELICHE `la lengua de los mapuche de Chiloé' + CHE             `gente'.

[Se trata, sin duda, de hacer aparecer a la sociedad secreta de la brujería, llamada Recta Provincia, con una lengua propia: el ve­li­che. En este sentido, la persecución a la brujería va aparejada a la descalificación de un sistema con todos sus componentes so­ciales y culturales. La lengua india es un importante elemento de resistencia que tratan de anular, por ello todo aquel que la practi­que será tildado de brujo. ¿No ocurrió lo mismo con quienes se iniciaban en la ciencia medieval, rompiendo dogmas de la iglesia y de esa sociedad?].

 

LA VIEJA:fr.f. La Huenchur, madre de la Huenchula quien, al ser salvada por el Millalobo, debe permanecer eternamente en el mar junto a su familia. La gente de Cucao la tiene presente cada vez que la tormenta se gesta: "Ya se va a malear el tiempo: está tro­nando La Vieja en  Choigua (más al norte)", dicen.

EL QUE RÍE EL VIERNES, LLORA EL DOMINGO:refr. Consejo que se da a quienes ríen en exceso.

VILPOÑE:m. Lagartija enorme que puede causar daño a los papales si es controlada por alguien que está enemistado con el dueño de la sementera.

            Var.:vilpoñi.

            Etim.:m. VILCUÑ `lagartija' + POÑI `papa'.

            [La lagartija es un animal que se asocia fuer­temente a la suerte, a la fortuna y al dinero. Los comer-ciantes clavan una lagartija disecada tras la puerta de sus negocitos o bien llevan el pellejo de este saurio en sus billeteras; a los corrales de pesca  le ataban lagar-tijas para atraer a los peces. Una sentencia dice que hay que tirar una lagartija al mar para detener la sequía que, algunos veranos, se vuelve peligrosa para los campos. Soñar con lagarti­jas es anuncio de dinero; lo es también cuando se cruza en el camino o bien se esconde por el lado izquierdo. Para la buena memoria hay que llevar siempre un par de ojos de lagartija en el bolsillo. Si la lleva viva, nunca le faltará la suerte; lo mismo ocurrirá si no tiene temor de agarrarla o si le sube uno de estos reptiles por el cuerpo. Pero el día de Todos los Santos o en la Cuaresma, hay que matar­las; así Dios le perdonará sus pecados.  (R. Cárdenas y C. Hall. Manual...)].

LA VIUDA:fr.f.sing. La Calchona de otras partes. Una mujer vestida de riguroso negro, descalza, alta. Al caminar su vestimenta cruje y si habla echa fuego por la boca. Acecha a los varones, salta al anca de sus cabalgaduras o le toma los alientos y luego de poseerlos los deja rendidos, casi impotentes. Si el varón es inmune a sus alientos  o se resiste al ataque, puede estrangularlo.

            Véase:La Llorona.

LA VOLADORA:fr.f. Mujer que participa de la brujería  pero, a diferencia de los varones que usan un corpiño mági­co(macuñ)  ella debe transformarse en una garza, un cuervo, una cututa, una gaviota, un cuervo, pero prefer­entemente en una bauda. Para lograr ese estado se desnuda completamente, se frotan el cuerpo con ungüentos mágicos y vomita sus intestinos en una lapa de madera o en una paila de cobre que tapa con un lienzo blanco o lleno de plumas “para que no se estropeen” y lo oculta en un sitio bien resguardado porque si los encuentra deteriorados al regreso, no podrá recuperar su forma humana.

En Compu (Contreras. Estudio...p. 98). Se cree que el cuerpo queda en el lugar y sólo la cabeza vuela.

En ciertas circunstancias anuncia aconteci-mientos funestos, como muertes, incendios. Pero su rol dentro de la secta es hacer de mensajera.

VUCHA:m. Buta.

            Var.: Vuta, vicha.

 

BIBLIOGRAFÍA DEL MITO Y LA LEYENDA DE CHILOÉ

Almonacid Altamirano Juan A.. Incidencia de: mitos, leyendas, tradiciones y superticiones (sic) en la formación científica de los escolares de sextos años de la Comuna de Ancud. Seminario para optar al título de profesor de Educación Básica, Ancud,1975. Universidad Austral de Chile. Escuela de Educación Básica, Ancud: 72 pp.

Alvarado, Onofre y Osvaldo Cádiz. “Algunas considera-ciones sobre las similitudes y Diferencias de la práctica mágica en Europa y Chiloé”. Mimeografiado, BAFONA, Santiago, abril 1987: 13 pp.

Alvarado, Onofre. “Personajes mágicos relacionados con la brujería en Chiloé”. Mimeografiado, BAFONA, Santiago 1992: 3 p.

Alvarado, Onofre. “Religión y magia en Chiloé”. Mimeo-grafiado, BAFONA, Santiago 1992: 5 pp.

Álvarez Sotomayor, Agustín. “Los brujos de Chiloé”. En: Archivos del Folklore Chileno, Fascs. 6-7, Santiago, 1954:89-106.

Álvarez Sotomayor, Agustín. “Los brujos de Chiloé”. En: Archivos del Folklore Chileno, Fasc. 6-7, Santiago, 1954:89-106.

Álvarez Sotomayor, Agustín. Vocablos y modismos del lenguaje de Chiloé. Tirada aparte de los Anales de la Univ. de Chile, Temuco 1949: 106 pp..

Álvarez Sotomayor, Agustín. Vocablos y modismos del lenguaje de Chiloé. Tirada aparte de los Anales de la Univ. de Chile (1er. y 2º trimestre 1947). Edit. Univer-sitaria Santiago, 1949: 107 pp.

Ampuero, Galvarino. “Repertorio Folklórico de Chiloé”. En: Anales de la U. de Chile, Año CXI, Nº 85-86, Stgo., 1952: 5-96 pp.

Anónimo. “Glosario de viñetas de seres míticos de Chiloé”. En: Chiloé y su influjo en la XI región. II Jornadas Territoriales, Inst. De Investigaciones del Patrimonio Territorial de Chile, Universidad de Santiago, Colección Terra Nostra Nº 12, Santiago, 1988: 279-282 pp.

Anónimo. “Proceso a los brujos de Chiloé (expediente)”. En: Anales Chilenos de Historia de la Medicina (1er semestre), Stgo., 1960:124-162 pp.

Azócar, Pedro Rubén. Chiloé.  “Presencia viva de los seres míticos, su efecto sociológico en las comunidades isleñas”. En: Boletín de la U. de Chile, Santiago, 1967: Nº74, 62-73 pp.; Nº75: 35-45 pp.; Nº76-77: 57-67 pp.

Bahamonde Bahamonde, Ana Melia. Persistencia, transformación y anulación de algunos mitos de Chiloé. Seminario para optar al título de profesor de Educación Básica, Ancud, 1980. Universidad Austral de Chile. Escuela de Educación Básica, Ancud:  273 pp.

Bahamonde Cantín, Juan. “Los relatos mítios de Chiloé: una visión actualizada”. En: Estudios de Literatura Chilena e Hispanoamericana Contemporánea (Edit. U. de Los Lagos), Osorno, 1994.

Barrientos Grandon, Javier. “Nuevos antecedentes del proceso a los brujos de Chiloé”. En: Revista Chiloé, Nº 9, Centro Chilote de Concepción, agosto 1985: 3-8 pp.

Barrientos, Prudencio. “Horribles crímenes por los brujos de Quinchao”. En: diario El Chilote, Ancud, Junio 17, Julio 8 y Julio 15 de 1880.

Barrientos, Prudencio. Los brujos de Chiloé, célebre proceso del Juzgado de Ancud. Declaración de los reos. Santiago 1908: 40 pp.

Blume S., Jaime. “Mitología de Chiloé: los mitos del espacio”. En: Revista Aisthesis Nº 17, (Depto. de Estética, Fac, Filosofia, Univ.  Católica), Stgo., 1984: 35-53 pp.

Blume S., Jaime. “Narraciones míticas de Chiloé”. En: Revista Aisthesis, Nº 16, (Dpto. de Estética, Facultad de Filosofía, Univ. Católica), Stgo., 1983: 41-49 pp.

Blume S., Jaime. Cultura mítica de Chiloé. Colecc.  Aisthesis, Public. periódicas (Univ. Católica, Facultad de Filosofía, Depto. de Estética), Stgo.. 1985: 70 pp.

Blume Sánchez, Jaime. “El fuego en la mitología chilota”. en Aisthesis Nº18 (Depto. de Estética, Fac. de Filosofía, Universidad Católica de Santiago), 1985: 81-86 pp.

Cañas Pinochet, Alejandro. “Estudios de la lengua veliche”. En: Publicación del 4º Congreso Científico (1º Pan-Americano). Trabajos de la II secc., Volúmen XI (Tomo I, Ciencias Naturales, Antropología y Etnología), Stgo., 1911:143-330 pp.

Cárdenas A., Renato y Carlos A. Trujillo. Caguach, isla de la devoción.  Religiosidad popular de Chiloé. Ed.  Literatura Americana Reunida, Stgo., 1986: 127 pp.

Cárdenas A., Renato. Botánica de la Cotidianidad. Inédito.

Cárdenas A., Renato. Diccionario de la lengua y de la Cultura de Chiloé. Olimpho, Stgo., 1994: 254 pp.

Cárdenas A., Renato. El Libro de los Animales. Inédito.

Cárdenas A., Renato; Dante Montiel Vera y Catherine Grace H. Los chono y los veliche de Chiloé. Impresora Olimpho, Santiago, 1991: 277 pp.., ill., bibl.

Cárdenas Álvarez, Renato. Agenda chilota. 8 ediciones (Relatos, Efemérides, Historia, Fiestas Religiosas, Santoral. Fases de la Luna). Impresora Olimpho, Stgo. 1988-1997: s/paginar. Fotos.

Cárdenas Tabies, Antonio. Usos y costumbres de Chiloé. Editorial Nascimento, Stgo. 1978: 214 pp.

Cárdenas, Renato y Catherine G. Hall. Chiloé: Manual del pensamiento mágico y la creencia popular. Editorial El Kultrún, Impresora Olimpho, Santiago, 1985: 127 pp.

Cavada C., Darío. Centenario de Chiloé, 1826-1926. Tipos insulares, bosquejos y leyendas insulares. Los Ángeles, 1926: 134 pp.

Cavada Contreras, Francisco Javier. Chiloé y los chilotes. Estudios de folklore y lingüística de la provincia de Chiloé (Rep. de Chile) acompañados de un voca-bulario de chilotismos y precededidos de una breve reseña histórica. Imp. Universitaria, Stgo., 1914: 448 pp.

Contreras O., Constantino. “Estudio lingüístico-folklórico de Chiloé: mitos y actividades laborales rudimentarias”. En: Boletín de Filolología, T. XVIII, U. de Chile, Santiago, 1966: 59-210 pp.

Dante Montiel Vera. “El túnel y el tesoro de los jesuitas en Castro.  Historia y leyenda”. En: Cultura de desde Chiloé, Nº 9 (Club de Lectores del Liceo B-34), Castro, septiembre-octubre,1988: 15-34 pp.

Díaz Troncoso, Irma del C. Leyendas de Chiloé. Memo-ria para optar al título de Profesora  Normalista, Esc.  Normal de Ancud. dactilogr., Ancud, 1961. S/p.

Dowling, Jorge. Religión, chamanismo y mitología mapu-ches. Universitaria, Stgo, 1971.

Ebensperger, Pilar. Mitos y leyendas de Chiloé. Instituto de Historia Universidad  Católica de Valparaíso, tesis para optar al grado de Bachiller en Historia, Valparaíso, 1981.

Eliade, Mircea. El chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis. FCE, México, 1982: 484 pp.

Fliman Grinberg, Ximena. “Ciudad de los Césares (Recopilación Bibliográfica...)”. En: Chiloé y su influjo en la XI región. II Jornadas Territoriales, Inst. De Investigaciones del Patrimonio Territorial de Chile, Universidad de Santiago, Colección Terra Nostra Nº 12, Santiago, 1988: 243-246 pp.

Flores Ábalos, Máximo.  Sociedad y Brujería en Chiloé: 1850-1900. Tesis de licenciatura en Historia, Univer-sidad Católica de  Chile, Santiago, 1994.

García Barria, Narciso. Tesoro mitológico del archipiélago de Chiloé (Bosquejo interpretativo). 3ª edición, Ed. Andrés Bello, Stgo, 1985: 160 pp. + ilustraciones de Andrés Jullián + glosario.

Gumucio C., Juan Carlos y Violeta Insunza B. “Las Plantas en los mitos y la magia de Chiloé”. En: Boletín del Museo de Historia Natural de Chile, Nº 43, Stgo, 1992: 9-27 pp.

Jara Cárdenas, Manuel J. Supersticiones y leyendas de la provincia de Chiloé. Tesis para optar al título de Profesor de Educacion Primaria. Esc. Normal de Ancud, dactilografiado, Ancud., 1964: 37 pp.

Kehsler Guerrero,  M. Lucrecia. Costumbres y leyendas de Chiloé. Memoria para optar al título de Profesor Normalista, Escuela Normal de Ancud, dactilografiado, Ancud, 1962: s/p.

Mancilla Pérez, Luis. La magia del país de los chilotes. Impr. Cóndor, Ancud, 1996: 84 pp.

Marino, Mauricio y Cipriano Osorio. Chiloé, cultura de la madera.  Proceso a los brujos de Chiloé. Imprenta  Cóndor, Ancud, 1983: 261 pp.  

Molina Herrera, Evaristo. “Mitología chilota”. En: Anales de  la U. de Chile, Nº79, Santiago, 1950: 37-68 pp.

Moraleda i Montero, José de. “Esploraciones jeográficas e hidrográficas...” En: Anuario de la Marina de Chile, Nº 12, Valparaíso, 1887: 393-663 pp.

Municipalidad de Quellón. Quellón: Fin de la cristiandad. Guía cultural y turística. Olimpho, Santiago, 1996: 102 pp.

Munizaga A., Carlos. “Mito y pequeñas comunidades rurales: El Trauco en Chiloé. (Notas para su análisis interdisciplinario)”. En: Revista Antropología (Centro de Estudios Antropológicos, U. de Chile), Año II, Volumen  II, Santiago, 1964: 49-63 pp.

Oyarzún B., Manuela. El Folklore de Chiloé. Memoria para Optar al Título de Profesora Normalista, Ancud, 1938: 36 pp.

Plath, Oreste. Geografía del mito y la leyenda. Ed. Nascimento, Santiago, 1973: 454 pp.

Quintana de García, Elena. Voces del Archipiélago (Vocabulario chilote). Imprenta Simiente, Stgo., 1977: 138 pp.

Quintana Mansilla, Bernardo. Chiloé mitológico. Mitos. Pájaros agoreros. Ceremonias mágicas de la provincia de Chiloé. Imprenta y Editorial San Francisco, Stgo., 1972: 163 pp.

Revista Creces. “Una interpretación Psicoanalítica de la Mitología Chilota: El Caleuche, La Ciudad de los Césares, La Pincoya”. En: Revista Creces (marzo 1992): 46-52 pp.

Rojas Flores, Gonzalo. “Reyes sobre la Tierra”. Brujería y Chamanismo en una cultura insular. Chiloé entre los siglos XVIII y XX. Inédito: 163 pp.

Rojas Valencia, Fernando. Mitología chilota. Imprenta Gómez, Stgo., s/f: 16 pp. + ills.

Román K, Viola. “Aportes antropológicos al tema de los mitos chilotes”. En: Aiesthesis, Nº17 (Departamento de Estética, Facultad de Filosofía, Universidad Católica de Chile),  Santiago, 1984:54-70 pp.

Romo, Manuel. Diccionario de Brujería de Chiloé. Edit. Platero, Stgo. 1997: 124 pp.

Santibañez, Rogel y Guillermo Miranda. Mitologías de Chiloé. Impr. Y Encuadernación Lers, Santiago, 1934: 90 pp.

Schwarzenberg, Jorge y Arturo Mutizábal. Monografía geográfica e histórica del archipiélago de Chiloé. Archivo Científico de Chile, Concepción, Edit. Nascimento, Santiago, 1926: 272 pp.

Slater, Fernando. “Cultura y creencia en Chiloé”. En: Revista Aisthesis, Nº 17, Departamento de Estética, Facultad de Filosofía, Universidad Católica, Stgo., 1984: 21-34 pp.

Soto Gallardo, Antonio. Así éramos nosotros. Dactilo-grafiado. Concepción , agosto 1976: 62 pp.

Tangol, Nicasio. Chiloé, Archipielago mágico.  Mitos y leyendas. Editorial Quimantú, Serie: "Nosotros los Chilenos", fasc. 10, Stgo. 1972:98 pp.

Tangol, Nicasio. Huipampa, tierra de sonámbulos. Editorial Cultura, Stgo., 1944: 310 pp.

Urra Salazar, Marcos. Análisis Funional y semántico de la narrativa oral del sur de Chile: archipiélago de Chiloé. Estudio comparativo con relatos orales europeos. Universidad Complutense de Madrid. Fac. de Filología. Tesis doctoral. Madrid, 1991: 425 pp.

Vázquez de Acuña, Isidoro. Dudoso origen araucano del mito de la lucha de los opuestos Cai-Cai y Ten-Ten. Facultad  Estudios Generales, Universidad  Técnica del Estado, Stgo. 1978: 14 pp.

Vázquez de Acuña, Isidoro. Imitación y adaptación en dos mitos australes: el caballo marino y el basilisco. En Conferencia y Documentos, Univ. de Santiago de Chile, Año 2, Nº 4, Stgo., 1984: s.p.

Vera Subiabre, Juan. “El túnel y el tesoro de los jesuitas en Castro. Historia y Leyenda”. En: Rev. Cultura, Liceo de Castro, No 9: 15 y ss.                                                 

Vicuña Cifuentes, Julio. Mitos y Supersticiones recogidas de la tradición oral. 1ª serie: mitos. Santiago, Imprenta Universitaria, 1910: 55 pp.

Vidal Miranda, Isabel. Folklore, mitos y leyendas del archipiélago de Chiloé. Impr. Mito, Santiago, 1976: 100 pp.

Vidal, Virginia. "Enrique Lihn y la mitología Chilota". Revista Zig - Zag, 17-11-1972.

 

 

 

 

 

 

 

 

Introducirse hoy al mito es

vagar por terrenos confusos,

desvinculados,

muchas veces incoherentes,

al no estar presente la matriz

que los contenía originalmente.

Hoy podemos observar el mito como

arqueólogos o argonautas,

en un cosmos donde éste aparece

desintegrado, erosionado

y adherido fragmentariamente

a una realidad,

dentro de otras culturas y otros tiempos.

Así y todo el mito chilote

es una suerte de epífito

que como el vegetal sin raíz,

se adhiere a una cultura y sociedad contemporánea

tratando de sobrevivir,

pero guardando su autonomía

y sus formas más primigenias.

 

 






Subir
 Referencia
Renato Cárdenas Álvarez.  "El Libro de la Mitología de Chiloé."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   15 de Septiembre de 2005.
 <   >
© Derechos Reservados