Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Ensayos
Secciones
Publicaciones
 
Crepúsculos de Maruri
Chávez, Escámez, Venturelli: Memoria Grabada
Gabriela Mistral y Maruja Mallo
Las muertes de los hermanos Carrera
Teresa Wilms: "solitario chacal con alma de terciopelo”
Temáticos
Luis Alberto Acuña y su legado de imaginación, humor y profundidad
La ausencia de un poder constituyente democrático en la historia de Chile
Presencia africana en Chile

Catastro : Ensayos

Versión impresora


Temáticos
Virginia Vidal

 

En Chile, un tema o tópico de una oración no es el interviniente en la predicación verbal del cual se predica algo. Tampoco es asunto principal o materia sobre la cual se trata en una conversación, un discurso  o un escrito. No es parte de un manual o de un libro de texto que forma una unidad independiente, ni cuestión, asunto, materia, argumento, proposición. Ni siquiera es raíz de un verbo ni menos idea  básica de una composición musical. Y hace tiempo los alumnos dejaron de escribir composiciones con tema libre.

Ya no tiene sentido la aseveración “cada loco con su tema”, porque la idea fija del orate hace tiempo dejó de ser manía, obsesión,  porfía u obstinación.

Para los políticos, comunicadores, hablantes en televisión y en periódicos el tema es la ausencia plena de vocabulario, al punto que un millonario dueño de una empresa universitaria, traiciona su lengua primitiva diciendo: “la continuidad de Bielsa es un tema cerrado”.  La ministra  vocera de turno se permite afirmar: “el gobierno trabaja en paralelo al tema de los mineros”. Y otro personaje público en tono crítico dice: “Longueira insiste en solucionar el tema del mar para Bolivia”. Cuando de los mapuche se trata, ya no hay conflicto ni discriminación ni represión ni injusticia sino tema.

Los ministros  temáticos  han dado en la flor de  tematizar y convertir en tema todo asunto imaginable así fueren problemas,  tragedias, conflictos, contradicciones insalvables, crímenes,  riesgos. Entonces el terremoto y el tsunami y los muertos del 27 de febrero los transformaron en  simples “temas”.

Por si fuera poco, los temáticos también saben “gatillar”, pero no un arma de fuego, pues con el verbo de marras desencadenan, impulsan, activan, como lo aplica Cristóbal Piñera: “la cultura chilena puede gatillar o frenar la innovación, acá los fracasos son muy mal vistos”.

Y el colmo de esta perversión del lenguaje resulta cuando descubrimos que las guaguas o críos no son paridos sino gatillados por sus madres, según una ginecóloga de Clínica Alemana,  que se permite declarar: “la inducción de trabajo de parto significa gatillar el trabajo de parto en forma artificial, antes del inicio espontáneo de las contracciones”.

 En Chile así como las madres no paren sino “gatillan” a sus criaturas, ya desaparecieron de la faz de la tierra las tragedias, las contradicciones insalvables, los conflictos, crímenes y  riesgos: ahora sólo hay “temas”.






Subir
 Referencia
Virginia Vidal.  "Temáticos."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   10 de Febrero de 2011.
 <   >
© Derechos Reservados