Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector

Nacional
Carola, compromiso hecho mujer
By Patricio Orellana Vargas
16 de Agosto de 2016, 13:57


Carolina Wiff Sepúlveda, asistente social de 34 años, fue detenida el 25 de junio de 1975, desde entonces, las autoridades militares y civiles no han dado información de su destino. Es otra persona detenida desaparecida durante la dictadura cívico militar.

"Carola, compromiso hecho mujer"(Santiago, s.e. 118 pp.) comienza con un poema escrito por la nieta de Carolina, que lleva su mismo nombre. En estos versos la nieta se pregunta:
“¿Dónde estás?
¿Dónde te dejaron?
¿Dónde puedo dejar las flores?”

Este libro describe la amistad que surgió entre la autora, la doctora Gilda Gnecco y Carolina Wiff, a través de años de trabajo y estudios conjuntos en el ámbito de la asistencia social y la salud, el fundamento de la amistad surge entre esta asistente social y la doctora en el trabajo conjunto de carácter social, donde coincidieron los enfoques de salud pública que traía Gilda: de la medicina como un proceso social integrado y el que sostenían las asistentes sociales, conforme a la visión de la salud como hecho social y no meramente como caso biológico.

Esta coincidencia de enfoques, fundamentó una visión conjunta y desarrolló una gran admiración por parte de Gilda Gnecco hacia lo que se denominaba “salud y participación comunitaria” que sostenían las asistentes sociales y es por eso que en el libro, no solo hay intención de destacar la labor y enfoque de Carolina Wiff como asistente social, sino que es también un homenaje y reconocimiento a las y los trabajadores sociales, especialmente, porque en otra etapa de su vida —como jefe del programa de Salud de la Vicaría— la doctora Gnecco pudo apreciar la calidad y efectividad del trabajo de estos profesionales en el inédito campo de la represión.

Para subsistir en las condiciones de desempleo, instalaron una consulta médica y una pequeña lavandería por parte de Carolina, manteniendo simultáneamente una efectiva solidaridad con militantes del Partido Socialista que estaban en la clandestinidad. La doctora Gnecco le prestó asistencia médica a Carlos Lorca, ex diputado y miembro del Comité Central del Partido Socialista, sin que ella supiera quién era ni qué cargo tenía, pues Carolina Wiff, conforme a las normas de seguridad no le daba este tipo de información.

Gilda Gnecco, durante muchos años, acumuló recuerdos, investigó, escribió poemas, consiguió fotografías, realizó entrevistas y mantuvo un culto permanente de recuerdo de su amiga y compañera de trabajo. Todo esto lo sintetizó en este libro que los reúne y que es un homenaje a la detenida desaparecida.

Algunos de estos recuerdos permanecen en una mesa y son simples objetos que alguna vez le regaló Carola como una cajita y una figurita de madera de una bailarina húngara. ¡Son recuerdos y “cosas materiales… pero lo cierto es que son mucho más que eso, son momentos de vida inolvidables, que marcan un instante, unas horas de vida compartidas en una época difícil de muchos chilenos y de la historia del país!”

En su homenaje a Carola, la autora cuenta como logró recuperar la foto que está permanentemente en su escritorio y en su casa y hasta conversa ocasionalmente con ella sobre “las penas y alegrías, los avances y retrocesos de lo que eran nuestros sueños compartidos”. Esa foto es la tapa del libro y es el bello rostro de Carola con una mirada que simultáneamente muestra algo de nostalgia y de su visión del futuro de la sociedad con la que soñaba. La autora ha llevado esta foto a los lugares donde la conoció y trabajó con ella y también al actual Parque de la Paz, Villa Grimaldi donde operaba el Centro de Torturas Cuartel Terranova, desde donde desapareció.

La doctora Gnecco tiene un claro compromiso con la democracia y, de la misma manera que Carolina debió sufrir la represión siendo exonerada de sus trabajos universitarios, su compromiso se mantuvo permanentemente y se incorporó a la causa de los derechos humanos, lo cual se expresó en su participación en el Comité de Cooperación para la Paz y en la Vicaría de la Solidaridad.

La tapa del libro muestra, en letras pequeñísimas el nombre de la autora, con lo cual exagera su modestia. Este libro no está escrito ni con pluma ni con el computador, está escrito con el corazón. No es una biografía de la joven asistente social detenida desaparecida, es el relato de su amiga, la doctora Gilda Gneco Tassara, quien describe tanto a la víctima de la represión como la amistad y cariño que sentía por ella, amiga y compañera de trabajo.

En toda sociedad humana la muerte es un hecho normal que afecta a todas las personas y puede entenderse como un destino impuesto por la naturaleza, sin que podamos alterar esa situación voluntariamente, pero en las dictaduras, la decisión de vivir o morir queda en manos de quien detenta el poder. La naturaleza es reemplazada por la arbitrariedad de la voluntad del dictador, por este motivo la muerte deja de ser un hecho natural y pasa a ser una decisión artificial contra natura. Es por eso que estas muertes son producto de la irracionalidad política y generan indignación y dolor pues son un acto inhumano exclusivamente humano. Esto es lo que hace que la pérdida de los asesinados, cause un dolor aún más profundo que una muerte natural.

El dolor que la autora siente por la pérdida de su amiga, es un problema generalizado durante las dictaduras y habitualmente la sociedad afectada transforma en mártires y héroes a los que cayeron y les otorga la existencia del recuerdo en todos los que conocieron a estas víctimas y pasan a ser héroes nacionales y se incorporan a la historia del país. Evidentemente que este recuerdo no suplanta a la muerte y la desaparición y es más dolorosa para quienes conocieron en mayor profundidad a la víctima. Es por eso tal vivencia se expresa en poemas, canciones, biografías y cualquier materia que conserve la imagen del desaparecido.

Esta obra contiene información dispersa sobre la vida de Carola y en especial es precisa respecto de sus últimos días, sin embargo, no es una biografía exhaustiva, es un homenaje y una descripción de los hechos que unen a la autora con la detenida desaparecida y la continuidad de ese sentimiento, después de la tragedia, como un verdadero culto a la amistad.

Hay capítulos de la vida de Carola que no se describen, probablemente por carecer de información, como es el cambio de la joven estudiante de Servicio Social que encabezaba a la Democracia Cristiana en las elecciones estudiantiles y su posterior incorporación al Partido Socialista, este cambio importa conocerlo, pues en esa época la DC masivamente respaldó a la dictadura, aunque algunos militantes fueron capaces de expresar su rechazo a la dictadura y mantuvieron en alto sus principios democráticos. ¿Carola fue parte de este proceso? ¿Estuvo con los que se opusieron a la directiva partidaria que aplaudió el golpe militar? Este proceso, importante para entender el compromiso de la desaparecida, no se enfrenta en este libro. Sólo se señala que la autora basa su amistad en la comunidad de sentimientos y percepción de la realidad social, pero se establece con precisión de que no es socialista como lo fue Carolina Wiff. Algunas investigaciones y entrevistas presentadas no tienen relación directa con Carolina Wiff, se refieren especialmente a sus parientes: hermanas, hija, nieta, etc., probablemente para ilustrar su entorno, pero en realidad poco aportan al conocimiento de Carolina.

En una ceremonia muy emocionante, realizada en la SECh (Sociedad de Escritores de Chile), el 26 de julio de 2016, se presentó este libro ante un nutrido público que incluía personas que la conocieron y varias colegas de su profesión. La doctora Gnecco leyó su poema “A Carola, mi dulce amiga” y una dirigente del Partido Socialista y un escritor presentaron la obra, destacando méritos y trascendencia de la autografiada y de la autora.

La doctora Gnecco pidió a los asistentes que le enviaran por correo comentarios y opiniones sobre este trabajo y además entregó a todos los asistentes una disquete con el libro completo solicitando que enviaran este texto a sus conocidos, pues de esa forma el homenaje se masificaba y no quedaba reducido al grupo de amigos y conocidos asistentes. En atención a estos encargos el autor de esta nota preparó este comentario para enviarla por internet a sus amigos a fin de que lean el libro y conozcan el caso de un ser humano que fue eliminado del mundo por decisión de unos criminales que asaltaron el poder legalmente constituido.



  Publicado: 16 de Agosto de 2016, 13:57 Subir © Copyright 2005 - Anaquel Austral