Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector

Nacional
Peligra Monumento al General Schneider
By Virginia Vidal
28 de Mayo de 2016, 16:37




Peligra monumento al general Schneider

Virginia Vidal

Realizado por Carlos Ortúzar, el Monumento al General Schneider ahora se asoma rodeado de un enorme galpón que le cubre toda la parte baja, afectando su integridad y disociándolo del entorno en el que fue situado. Según lo constata reciente inspección en terreno, a esta construcción se suma otro daño: la destrucción de parte del adoquinado que formaba parte del conjunto. Tampoco está la placa recordatoria —pequeño prisma rectangular en forma de Te— hecha por el escultor Galvarino Ponce, ubicada a un costado, donde se aprecia el retrato medallón y la inscripción correspondiente, cuya función consiste en identificar al homenajeado y al autor del monumento.

Esta obra se emplaza en la rotonda Kennedy, circunvalación Américo Vespucio, Municipalidad de Las Condes, para conmemorar el asesinato del general René Schneider,
como resultado del concurso convocado en 1971 por la CAP (Compañía de Acero del Pacífico). Carlos Ortúzar (1935-1985) rompió todos los esquemas escultóricos de la ciudad erigiendo en el espacio público dos prismas verticales de acero refulgentes porque reflejan el sol en juego siempre cambiante. A juicio del crítico de arte Simón Marchán Fiz, “La severa belleza del monumento al general Schneider, contiene en su arranque hacia el cielo la quietud, la serenidad no interrumpida por retorcimiento alguno”.

El general René Schneider Chereau (1913-1970) se destacó tanto por su cultura y preparación como por su respeto al rol constitucional y no deliberativo de las fuerzas armadas chilenas que constituyeron la base de la Doctrina Schneider. Fue profesor de táctica en la Academia de Guerra y encabezó la misión militar chilena en Washington, entre 1953 y 1954. Asumió el cargo de comandante en jefe del ejército tras la renuncia de Sergio Castillo Aránguiz , tras el acuartelamiento conocido como el “tacnazo”, en octubre de 1969, sublevación del Regimiento Tacna, encabezada por el general Roberto Viaux.
Al fin de la dictadura de Pinochet, organizaciones sociales diversas, en especial de derechos humanos, a lo largo del país erigieron memoriales, estatuas, monolitos e instalaron inscripciones, placas conmemorativas en algunas fachadas de edificios públicos como homenaje a víctimas de la represión, fuere en lugares donde cayeron asesinadas o encontradas muertas, en poblaciones populares, cementerios y ex-centros de detención de la dictadura para convertirlos en espacios de memoria. Por otra parte han procurado impedir que se borre la memoria y desaparezca hasta el último vestigio de campos de concentración y tortura, como es el caso de los campamentos de isla Dawson.
Soledad Novoa, historiadora del arte, académica de la Facultad de Arte Universidad de Chile e investigadora (ella ha tomado las fotos adjuntas), expresa su preocupación por el actual estado de "aprisionamiento" del monumento al general Schneider, importantísimo ejemplo de la modernidad escultórica en nuestro país. Urge saber si la empresa ejecutora de los trabajos ha considerado medidas de conservación —previa evaluación y posterior restauración si fuere necesario—, una vez que los trabajos concluyan y dicha obra sea por fin liberada.

Revista Punto Final N° 845.

  Publicado: 28 de Mayo de 2016, 16:37 Subir © Copyright 2005 - Anaquel Austral