">
Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Internacional
Secciones
Publicaciones
 
“¡Háganme Callar!" de Mónica Echeverría Yáñez
Un chilote en la guerrilla
Heikki Hiilamo, La ruta finlandesa.
Luisa Michel, combatiente de la Comuna de París
Tragedia periodística y terrorismo internacional
#je suis... chilien
Exigimos encontrar a los cuarenta y tres normalistas
¡No importamos el conflicto... El conflicto nos importa!
Sobre el artículo de la compañera Clarisa Hardy
Polémica en la Feria del Libro chilena según © Estandarte.com

Actas : Internacional

Versión impresora


Sobre el artículo de la compañera Clarisa Hardy
Jorin Pilowsky R.

“El Mercurio” del 07-08-2014, en su página A2, publica el artículo titulado “El reconocimiento de dos estados legítimos”, escrito por Clarisa Hardy.

Dicho artículo merece algunos comentarios, no sólo por los méritos intelectuales de su autora, sino porque ésta es o ha sido la única persona de origen judío que integra, o ha integrado, la dirección política del P.S. en los últimos decenios.

Ruego a mis lectores que le hagan llegar estos comentarios, pues no la conozco personalmente e ignoro su correo. Asimismo, “El Mercurio” me tiene en una lista negra y no me publica una línea desde comienzos del decenio de los 50 del siglo pasado. En efecto, en esa época de combativos movimientos sociales, en una “velada” alusión antisemita, ese diario nos calificó a David Borizon y a mí –elegidos dirigentes de la FECh por algunos miles de estudiantes universitarios– como “estudiantes extranjeros” que se habían “apoderado” del local estudiantil.

Vamos ahora al grano:

1)Comparto su apoyo al periodista Amaros Gómez-Pablos. Rechazo la práctica habitual de los que acusan de “traidores” o “antisemitas” a muchos judíos y no judíos –partidarios de la existencia de los Estados de Israel y Palestina– cuando ejercen su legítimo derecho a discrepar del gobierno de la derecha israelí.
2) No estoy de acuerdo con Clarisa cuando apoya incondicionalmente al gobierno chileno por haber llamado a informar a su embajador en Israel. Esa decisión tendría más autoridad moral si se le hubiese convocado conjuntamente con el representante diplomático chileno en Palestina, ya que los árabes israelíes y los habitantes de Gaza sufren también las consecuencias de los misiles y otras agresiones de Hamás. Por cierto que el gobierno, ahora que Chile integra el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tendría más prestigio internacional en la esfera de los derechos humanos si hubiese llamado, hace mucho tiempo, a su embajador en Siria, donde la secta gobernante ha cometido y comete todos los días crímenes contra la humanidad.
3) Clarisa me interpreta en su brillante y acertado párrafo que comienza con la frase “Me siento chilena y judía y nunca lo he vivido como una contradicción……”. Al respecto, cabe recordar con orgullo a los y las 15 chilenas y chilenos judíos que -tan solo en la Región Metropolitana- murieron en los centros de tortura de la DINA por defender la libertad y la democracia en Chile.
4)Encuentro muy cómodas las afirmaciones de Clarisa de que es “una más de los aproximadamente 20 mil judíos en Chile que, en su mayoría, no tiene una práctica comunitaria activa……”. En mi calidad de miembro del Centro Progresista Judío, que se inspira como ella “en las tradiciones humanistas y libertarias de un pueblo que ha tenido que luchar por su sobrevivencia y reconocimiento”, la invito a participar en las luchas políticas e ideológicas que se dan al interior de la comunidad judía “por la democracia, la justicia social y el respeto de los derechos humanos” en Chile, Israel, Palestina y el mundo.
5)Comparto sus dos párrafos finales: La solución de “dos Estados legítimos, Israel y Palestina, con fronteras que puedan asegurar a ambos pueblos una convivencia en paz” y “el cese de la intervención militar en Gaza y de la violencia contra su población civil”.
6) En síntesis, compañera Hardy, su artículo es valioso por las ideas justas que expresa, pero lamentablemente Ud. elude una realidad muy grave que la izquierda consecuente en Israel y en el mundo no puede esquivar. En efecto, al finalizar su texto, Ud. menciona que “Los líderes israelíes no cumplen su papel si se suman al miedo de su población….”
7)¿Por qué tienen miedo los israelíes, los árabes israelíes y los palestinos de Gaza? Ud. no explica ni enfrenta esta cuestión fundamental. Dejemos al célebre escritor israelí Amos Oz que responda. En una entrevista a la TV alemana, a comienzos de la guerra en Gaza, el escritor dijo:

“Amoz Oz: Me gustaría comenzar la entrevista de una forma peculiar: haciendo una o dos preguntas a sus lectores. ¿Me permite?

Deutsche Welle (DW): Por supuesto, adelante.

Primera pregunta: ¿Qué harían ustedes si su vecino de enfrente se sienta en el balcón, pone a su niño sobre sus piernas y comienza a disparar una ametralladora contra la habitación de sus hijos?

Segunda pregunta: ¿Qué harían ustedes si su vecino de enfrente cava un túnel desde su casa a la habitación de sus hijos con el objetivo de volar su hogar por los aires o secuestrar a su familia?
Con estas dos preguntas, le devuelvo las riendas de la entrevista.

DW:Ha hablado de una solución a largo plazo. ¿Pero cómo sería un acuerdo a corto plazo, en caso de que se diera?

Desafortunadamente, las hostilidades actuales solo cesarán cuando una de las partes, o ambas, se cansen. Esta mañana leí con mucho detenimiento el manifiesto de Hamás. Dice que el Profeta ordena a todos los musulmanes matar a todos los judíos en cualquier parte del mundo. Cita los protocolos de los sabios de Sion (libelo antisemita – nota de la redacción) y dice que los judíos controlaban el mundo a través de la Liga de las Naciones y de las Naciones Unidas, que los judíos causaron las dos guerras mundiales y que el mundo entero está bajo el control del dinero judío. Con todo esto, difícilmente se puede llegar a un compromiso entre Israel y Hamás. Yo siempre me he considerado un hombre de compromisos, pero ni siquiera alguien como yo puede acercarse a Hamás y proponer: “Ni para ti ni para mí. ¿Qué tal si Israel solo existe los lunes, miércoles y viernes?”.

Es probable que Clarisa y mucha gente piense que los 3.200 misiles disparados recientemente por Hamás contra el territorio israelí y palestino (Cisjordania) sean “artesanales” y que pocos dieron en el blanco. Pero ¿acaso los israelíes y los palestinos no tienen derecho a temer que mañana, con los recursos cuantiosos de algún Emirato árabe del petróleo y el apoyo político de los gobernantes de la República Islámica del Irán y de Siria, un poderoso empresario capitalista “democrático, cristiano y occidental” o un potentado oligarca cercano al pequeño zar Putin provea a Hamás de misiles de última generación?

8) La izquierda no debe ser oportunista ni jugar a la realpolitik. En Chile, en particular, con una comunidad de origen palestino que es la más grande de la diáspora, es fácil ignorar los legítimos derechos del pueblo israelí a vivir en paz y con fronteras seguras, y propiciar un enfoque unilateral del conflicto del Medio Oriente. Asimismo, la izquierda debe rechazar el chovinismo israelí de gran potencia y los sueños irracionales de los fanáticos judíos que añoran revivir el gran Israel bíblico. La historia ha demostrado que el pueblo que oprime a otro pueblo se corrompe, destruye su dignidad y sacrifica sus propios derechos humanos.

9) La izquierda israelí tiene dos deberes fundamentales: Por una lado, defender la vida de su pueblo y, por el otro, luchar contra el colonialismo que practica o apoya el gobierno en los territorios palestinos ocupados.

10) Después del fracaso de la humanidad civilizada, que no enfrentó oportunamente al hitlerismo, no se puede hacer oídos sordos a la “teoría” y práctica de Hamás que “ordena a todos los musulmanes matar a todos los judíos en cualquier parte del mundo”. Y ya no se trata tan solo de los judíos: en el Irak otros “discípulos” del Profeta asesinan cristianos, kurdos y yazidíes. Huelga decir que Hamás es terrorista porque no solo apunta sus misiles y túneles contra los militaristas y colonialistas israelíes, sino indiscriminadamente contra proletarios y burgueses, halcones y palomas, judíos y palestinos, miembros de los kibutzim y banqueros. La ideología y los “métodos de lucha” de Hamás condenan a muerte a todas y todos las y los “infieles”: cristianos, musulmanes no yihadistas, masones, liberales, socialistas, comunistas, sindicalistas, femininistas, pacifistas, etc., etc.

11) La lucha contra Hamás no es fácil. En una zona tan densamente poblada como Gaza opera como una guerrila urbana, oculta entre la población civil. Sus lanzaderas de misiles se emplazan incluso en escuelas, mezquitas y hospitales. Inspirados por su fanatismo difunden una cultura de la muerte. De ahí que toda guerra contra Hamás arroja muchas víctimas civiles y sus consecuencias son aún más horrorosas que en las guerras convencionales. Por consiguiente, la “vía militar” no es una solución justa ni eficaz, y lacomunidad internacional tiene el deber de utilizar mecanismos de separación entre los combatientes, como los cascos azules; imponer la desmilitarización de Gaza, condiciones de vida dignas para la población, el levantamiento del bloqueo que ejercen Egipto e Israel, etc. ¿No cree, Clarisa, que el gobierno de Chile debería propiciar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas medidas concretas a favor de una paz justa y duradera en el Medio Oriente?

12) Por último, la izquierda consecuente tiene que apoyar en todo el mundo a la izquierda israelí. Ésta lucha por un Estado realmente democrático para judíos y palestinos, y la restitución de los territorios árabes ocupados en los que se ha de instaurar el Estado de Palestina. Solo dos Estados soberanos, laicos, democráticos y pacíficos, con fronteras seguras, resolverán este largo conflicto.








Subir
 Referencia
Jorin Pilowsky R..  "Sobre el artículo de la compañera Clarisa Hardy."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   12 de Agosto de 2014.
 <   >
© Derechos Reservados