Anaquel Austral 
 
 Actas
 Nacional
 Internacional
 Realidad
 
 Publicaciones
 Ensayos
 Crónicas
 Entrevistas
 
 Memorial
 
 Catastro
 Ensayos
 Novelas
 Cuentos
 Entrevistas
 Micrónicas
 Relaciones
 Biografía
 
 Poesías
 Apuntes
 Poemas
 El Poema
 
 Epistolarios

Página Anterior Página Principal Buscar Archivo Correo del lector
Realidad
Secciones
Publicaciones
 
La guerra no tiene rostro de mujer
Vidas truncadas por la dictadura
Un mar de angustias…
Reflexiones sobre el aborto
Santiago era ciudad antes de los españoles
Parra es un corazón con patas
Precursora del aborto en Chile
Allende y la cultura
Gisella Rubilar: Para qué vivir si no es para amar y luchar por la libertad
Carta abierta a la Ministra de Educación

Actas : Realidad

Versión impresora


Parra es un corazón con patas
Virginia Vidal



Hace cien años que el corazón de Nicanor Parra escruta, palpita y camina detectando la esencia de un pueblo y ofreciéndole los frutos de su inagotable imaginación. Cuando dibujó su corazón a modo de dedicatoria en mi caja de “Artefactos”, pensé que tanto los hebreos como Aristóteles concebían el corazón como la sede de la inteligencia; los musulmanes también lo consideran sede del pensamiento, de la voluntad, de deseos, de los sentimientos...

El 5 de septiembre enciendo el televisor y comienzo a ver secuencias surrealistas en escenarios diversos: carabineros, presas en la cárcel, el presidente de la Corte Suprema desde el palacio de justicia, escolares en sus aulas, oficiales del ejército ante el monumento de un prócer, lustrabotas, mujeres mapuches, pirquineros, mineros, la presidente de la república en la Moneda, ministros, comerciantes de la Vega, niñas y niños sordos con lenguaje de señas; el embajador Patricio Hales en París y otros embajadores en distintas ciudades; un ministro en China, todos están recitando “El hombre imaginario”.

Nicanor, en un raro momento de comunicación de algo muy personal, allá en Las Cruces, nos dijo una vez que escribir ese poema lo había librado de la muerte en un momento de máxima desdicha… En “Coloquios del oro y el moro” con Armando Uribe nos referimos a Nicanor Parra y él expresó admiración por “El hombre imaginario”. Lamentó haber omitido nombrarlo en las “Memorias para C”; dijo: “considero que la exacerbación del absurdo plausible y el lenguaje en que lo expresa desde el amplio medio pelo chileno, en sus Antipoemas —y otros posteriores también exasperados—, significan mucho en la gran poesía chilena del siglo XX, y sobre todo en el último medio siglo. Pero la “escuela” que engendró es inferior a él”.

Nicanor Parra, profesor de matemáticas y física, nacido en las tierras de los Pincheira y de Claudio Arrau, liviano de sangre y profundo en reflexiones, sabe escuchar, no es reiterativo, desconoce la vulgaridad y no se le va una. Tiene la rara virtud de no imponer criterios ni proponer caminos. En cada encuentro en su casa austera de Las Cruces, como antes en La Reina, nos brinda su hospitalidad con la elegancia del gran señor que es y transforma el coloquio en un deleite para el intelecto y el espíritu.

Imposible recordar cuándo conversé con él por primera vez. En los tiempos del Pedagógico, íbamos, tratando de acercarnos entremedio de un gentío riente y sonriente, a leer “El Quebrantahuesos” al Restaurante Naturista de la calle Ahumada.

Académico y poeta

Académico del Departamento de Física, Nicanor acogió con el discurso de recepción a Pablo Neruda designado Miembro Académico la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile —se congregaba una masa juvenil en el salón de honor de Macul 774, el año 1962, cuando don Juan Gómez Millas era el rector y don Eugenio González, el decano—. No sólo realizó un erudito análisis de la obra nerudiana, también leyó una poesía que dedicó a Neruda en 1952, a su regreso del destierro. “No sé si voy a pecar de rebuscamiento, pero no puedo dejar de relacionar este acto de recepción a nuestro poeta máximo con el antiacto de desafuero de que fue víctima inocente el senador Pablo Neruda el año 1949, durante la consabida administración de González Videla. Todavía no me explico el derecho que pueda tener un grupo de individuos para arrebatar un fuero que es concedido por el pueblo a través del mecanismo de la votación democrática. Paradojas de la democracia dirán ustedes para consolarme, paradojas de la democracia me digo yo también, apretando con ira los puños y las mandíbulas. Los hechos fueron esos: las puertas del Senado se cerraron para Neruda. Pero he aquí que yo, en el nombre de todos mis colegas, me honro esta noche en abrirle de par en par las puertas de la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile. Mientras el poder temporal lo despoja de su medalla de representante del pueblo, que Neruda conquistó en buena lid, don Andrés Bello lo llama desde la eternidad de su columna de mármol y lo proclama su hijo predilecto”.
En 1965, dirigió un Taller de Poesía en La Habana, alternando con poetas como Roberto Fernández Retamar, Herberto Padilla, Fayad Amis, Lezama Lima, Nicolás Guillén...

Premio Nacional

En 1969, recibió el Premio Nacional de Literatura, felices a llegamos a su casa de La Reina a felicitarlo y entrevistarlo. Me acuerdo que me invitó a almorzar. Me ofrecí para ayudar y en la cocina donde las mujeres estaban muy afanadas. Su hermana Hilda me encomendó picar perejil, para mal de mis pecados, porque nunca he logrado que me quede como Dios manda; de repente ella observa y me dice: “Oye, si no es ná pa’ los pavos… a Nicanor no le va a gustar nadita…”

Tengo viva su imagen el día de los funerales de Neruda en medio del gentío que pasaba por la “Chascona”, mujeres de toda condición, trabajadores, escritores, artistas, periodistas, hombres de ciencia, políticos, diplomáticos, escritores. En esos días un diario mercurial le dedicó un gran elogio a este poeta, mostrándolo como incomprendido o víctima de la Unidad Popular. Nicanor me dijo: “Pretenden convertirme en el poeta oficial del régimen. No lo conseguirán”. Esta frase mesurada sonó como juramento ante el ataúd de Neruda.

No pasaría demasiado tiempo para que su obra teatral "Hojas de Parra", cuyo protagonista sería un poeta, provocara las iras de los fascistas al punto incendiar la carpa del circo en que se había puesto en escena, en Providencia con Marchant Pereira, a 172 días del asesinato de Orlando Letelier, y a 98 de promulgarse el Decreto Ley 1606 de la Junta Militar de Gobierno que grava la cultura con el Impuesto al Valor Agregado, IVA. La obra alcanzó a darse nueve noches.

“Araucaria” cierra las puertas

Hacia el año 1976, integró el Centro de Estudios Humanísticos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile donde también participaron Enrique Lihn y el novelista de categoría superior Jorge Guzmán; allí hubo espacio para respirar, dedicarse al estudio de la filosofía las artes, la literatura.

En 1983, pude abrazarlo a él y a Enrique Lihn en Caracas, alegría amargada por la pequeñez de un fanático que los acusó de “partidarios de Pinochet”. Los entrevisté a ambos y mandé los trabajos a la revista “Araucaria”. Lihn me dijo que estaba perdiendo el tiempo, que no me tomarían en cuenta; muy ufana, respondí que no habría problema, pues yo era miembro del consejo de redacción… Pero el director y el amanuense se negaron a publicarlas. Después, Lihn me mandó una conmovedora carta que no he publicado. También se negaron a publicar mi comentario a dos libros de Borges. Cuando Borges y Lihn murieron, me pidieron sendos artículos (publicados con censuras): convertían la revista en sociedad de los poetas muertos.

Parra me habló con gran entusiasmo de su preocupación por la defensa de la tierra; con la dedicatoria “Qué feliz encuentro casual, amiga y compatriota Virginia”, me escribió entre otros ecopoemas:

El error consistió
que la tierra era nuestra
cuando la verdad de las cosas
es que nosotros somos de la tierra

Individualistas del mundo uníos
antes que sea demasiado tarde

Retirémonos Majestad
hasta las putas saben retirarse a tiempo

Estampilla de la Abdicación
Abdicar Humanum Est
Correos de Chile

Me decepciona Parra
lo tenía x uno de los nuestros
Nada de qué admirarse Excelencia
los golpes militares enseñan a gente

“Araucaria” dejó de existir y Parra siguió viviendo. Cuando lo supo, sin la menor animosidad consideró que fue censurado por “razones ideológicas”. Salió a relucir su legítimo merecimiento del Premio Nobel y comentó que no se lo darían por “razones ginecológicas”…

“El poeta es un pequeño dios”

Un domingo de diciembre de 2002, en su casa de Las Cruces, Huidobro salió a la conversación. Le comenté a Nicanor cuán injustamente se ha tergiversado su afirmación “el poeta es un pequeño dios”, en circunstancias que poeta significa hacedor, creador; por lo demás, ya Rubén Darío había expresado esa idea. Mucho se interesó y me pidió le mandara la cita textual. Anduve entre las obras de Darío buscando la frase (no me podía acordar en cuál de los libros suyos estaba). Se lo comenté a Pedro Lastra y, generoso amigo, me mandó la cita precisa. Darío, en 1888, en su artículo "Catulle Mendés. Parnasianos y decadentes", escribió: ".........Juntar la grandeza o los esplendores de una idea en el cerco burilado de una buena combinación de letras; lograr no escribir como los papagayos hablan, sino hablar como las águilas callan; /.../aprisionar el secreto de la música en la trampa de plata de la retórica, hacer rosas artificiales que huelan a primavera, he ahí el misterio. Y para eso, nada de burgueses literarios, ni de frases de cartón". Lastra señalaba que ese artículo de prensa fue recogido por Raúl Silva Castro en "Obras desconocidas de Rubén Darío escritas en Chile y no recopiladas en ninguno de sus libros" (Santiago, Prensas de la Universidad de Chile, 1934, pág. 170). Se lo mandé a Parra el 28 de diciembre de 2002 diciéndole que iba lo prometido no como engaño de Día de Inocentes sino como pequeño regalo de año nuevo, junto con los mejores augurios y un gran abrazo.

En su casa, muy sobria, con pocos adornos, hay una foto suya junto a Violeta, la hermana adorada a quien comprendió y apoyó hasta el final, ese sábado 4 de febrero de 1967, cuando ella le ofreció la canción “Un domingo en el cielo"… Otra muy buena foto grande de sus compañeros de curso: cincuenta y cinco alumnos del INBA, sexto humanidades, de 1932. Me los fue nombrando y contándome la historia de varios, felices unas, trágicas otras. Esto me impresionó, porque no siempre recordamos a nuestros condiscípulos y olvidamos los nombres de la mayoría.

Comentamos que en una marcha estudiantil, las alumnas del liceo “Carmela Carvajal” tenían un letrero con un poema suyo:

El cobre en el cielo
La educación en el suelo
¿De qué educación estamos hablando?

Entonces escribió:

Education
is the inculcation
of the incomprehensive
to the idiot
by the incompetent
como lo dijo no recuerdo quién

Sin conocer el torrente de su poesía ni el amor que por Nicanor Parra han sentido sucesivas generaciones de jóvenes ni el interés que provoca en poetas de todas partes del mundo, quienes opinan con desparpajo que no es muy de Premio Nobel, porque en otros idiomas “no se percibe la esencia” de su lenguaje por ser “sumamente local” y “súper complejo de traducir” entonces, no sé qué dirán de las traducciones a tantas lenguas del mundo de “Finnegans Wake” (claro que a Joyce no se lo dieron). ¿Y Borges también era “sumamente local”?

Revista Punto Final N° 813. 19.09.2014






Subir
 Referencia
Virginia Vidal.  "Parra es un corazón con patas."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   18 de Septiembre de 2014.
 <   >
© Derechos Reservados